El ciu­da­dano Or­son We­lles

De un jo­ven pro­di­gio del ci­ne y la ra­dio a un pa­ria de Holly­wood. A cien años de su na­ci­mien­to, re­cor­da­mos la vi­da de es­te ar­tis­ta inol­vi­da­ble.

La Voz del Interior - Rumbos - - Daban 45 Años De Vida, Que Pasó Tapado De Trabajo - Víc­tor Laurencena

Por Te­ner un fi­nal fe­liz de­pen­de, por su­pues­to, de en qué mo­men­to de la his­to­ria uno de­ci­de po­ner el pun­to fi­nal”, di­jo Or­son We­lles al­gu­na vez. Y, al me­nos en su ca­so, no po­dría ser más cier­to.

Un ni­ño al­to y ta­len­to­so que con ape­nas 16 años con­si­guió su pri­mer tra­ba­jo co­mo ac­tor adul­to en el Ga­te Thea­tre de Du­blín y que a los 25 coes­cri­bió, pro­du­jo, di­ri­gió y pro­ta­go­ni­zó Ciu­da­dano Ka­ne, una de las pe­lí­cu­las más im­por­tan­tes de la his­to­ria del ci­ne.

Pe­ro así co­mo la fa­ma y el éxi­to lle­ga­ron pron­to, de po­co le sir­vie­ron. Pa­ra ese mo­men­to aún le que- Es­te se­rá un año en el que re­cor­da­re­mos y ho­me­na­jea­re­mos a Or­son We­lles a fuer­za de va­rias efe­mé­ri­des re­don­das: el 6 de ma­yo se cum­plió un si­glo de su na­ci­mien­to, en oc­tu­bre se cum­pli­rán tres dé­ca­das de su muer­te y ha­ce cin­cuen­ta años We­lles es­ta­ba vivo, ro­dan­do Cam­pa­na­das en la me­dia­no­che, su úl­ti­mo lar­go­me­tra­je de fic­ción.

We­lles co­mien­za su ca­rre­ra muy tem­prano gra­cias a un ta­len­to na­to, fue un ver­da­de­ro ni­ño pro­di­gio. A los 13 años, él ga­nó jun­to a su es­cue­la una com­pe­ti­ción dra­má­ti­ca con una adap­ta­ción su­ya de Ju­lio Cé­sar, de Wi­lliam Sha­kes­pea­re. Pe­ro el ju­ra­do ca­si no les en­tre­ga el pre­mio, por­que es­ta­ban con­ven­ci­dos de que ha­bían con­tra­ta­do a dos ac­to­res pro­fe­sio­na­les pa­ra los pa­pe­les de Mar­co An­to­nio y de Ju­lio Cé­sar. Ima­gi­ne­mos su sor­pre­sa al com­pro­bar que no hu­bo tram­pa y que am­bos per­so­na­jes los hi­zo We­lles, un alumno se­cun­da­rio.

A sus 16 años ya ha­bía ter­mi­na­do la es­cue­la, era huér­fano de pa­dre y ma­dre y con la pe­que­ña he­ren­cia que re­ci­bió de­ci­dió via­jar por Eu­ro­pa. De vi­si­ta por Ir­lan­da, una tar­de gol­peó las puer­tas del Ga­te Thea­tre de Du­blín y exi­gió ha­blar con el director del tea­tro. Fin­gió ser una es­tre­lla de Broad­way y con­si­guió que lo con­tra­ta­ran du­ran­te dos años.

Pe­ro la fa­ma re­cién lle­ga­ría co­mo un ca­che­ta­zo el 30 de oc­tu­bre de 1938, el día en que hi­ci­mos con­tac­to con mar­cia­nos. La ra­dio CBS re­la­ta­ba en vivo, mi­nu­to a mi­nu­to, la lle­ga­da de ov­nis a las cos­tas de Nue­va Jér­sey, con mó­vi­les, bo­le­ti­nes in­for­ma­ti­vos y las opi­nio­nes de aca­dé­mi­cos y mi­li­ta­res. Hu­bo pá­ni­co ge­ne­ra­li­za­do. Di­cen las cró­ni­cas de la épo­ca que las co­mi­sa­rías no da­ban abas­to pa­ra con­tes­tar los lla­ma­dos de ve­ci­nos ate­rro­ri­za­dos por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.