Cuan­do yo era Na­po­león

Hay gen­te que in­ven­ta mun­dos y has­ta se los cree. ¿Pe­ro por qué lo ha­cen? En­tre in­se­gu­ri­da­des y an­gus­tias, la ver­dad se abre pa­so co­mo pue­de.

La Voz del Interior - Rumbos - - [ Vida Cotidiana ] - Miryam Bloch •

Por

CI­lus­tra­ción

La­tins­toc­kuan­do Mar­ta se en­te­ró de que a la fies­ta del sá­ba­do iría su ex ma­ri­do con su pa­re­ja, in­me­dia­ta­men­te se co­mu­ni­có con la an­fi­trio­na y muy an­gus­tia­da se ex­cu­só di­cien­do que te­nía que via­jar pa­ra vi­si­tar a su ma­má, que es­ta­ba en­fer­ma, y por eso no asis­ti­ría.

¿Quién no se es­cu­dó de­trás de una pe­que­ña men­ti­ra pa­ra evi­tar un mal ra­to o sim­ple­men­te pa­ra no ha­cer sen­tir mal a otra per­so­na?

En es­te ca­so, Mar­ta usó la men­ti­ra co­mo un re­cur­so, bien po­dría­mos de­cir vá­li­do, pa­ra sa­lir del pa­so. El pro­ble­ma se pre­sen­ta fren­te a aque­llas per­so­nas que sin cau­sa al­gu­na in­ven­tan si­tua­cio­nes, se in­vo­lu­cran en lo­gros que no ob­tu­vie­ron o agran­dan al­gún he­cho, que en reali­dad, no fue exac­ta­men­te así.

Se­gún la psi­co­lo­gía, la ten­den­cia u otra ma­ne­ra, pue­de con­du­cir a la men­ti­ra. ¿Qué ha­cer pa­ra evi­tar­lo? No in­ten­te con­ven­cer a su hi­jo de que sus ami­gos no le con­vie­nen. Só­lo con­se­gui­rá que le mien­ta pa­ra en­con­trar­se con ellos. No ce­le a su pa­re­ja a tal pun­to de obli­gar­la a men­tir. Si su es­po­sa es una com­pra­do­ra com­pul­si­va, no crea que la so­lu­ción es dar­le de ba­ja a la tar­je­ta de cré­di­to. Se­gui­rá des­cu­brien­do co­sas nue­vas en su ca­sa y ella le di­rá que se las re­ga­ló su her­ma­na. Pa­ra to­do, el ca­mino es el diá­lo­go. pa­to­ló­gi­ca a la fa­bu­la­ción es de­no­mi­na­da mi­to­ma­nía. “Es la ne­ce­si­dad com­pul­si­va de ge­ne­rar y sos­te­ner, has­ta la úl­ti­ma con­se­cuen­cia, una cons­truc­ción ima­gi­na­ria. Es­ta fá­bu­la es­ta­rá da­da por un an­da­mia­je co­mo re­cur­so pa­ra evi­tar la irrup­ción de una ver­dad que an­gus­tia de­ses­pe­ra­da­men­te al su­je­to”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go Clau­dio Gos­ci­lo.

Pue­de con­si­de­rar­se que una per­so­na es mi­tó­ma­na cuan­do ha ad­qui­ri­do el há­bi­to de men­tir sin po­der de­jar de ha­cer­lo. El mi­tó­mano ha­lla siem­pre la ma­ne­ra de de­for­mar la reali­dad, ya sea a tra­vés de mentiras y fa­bu­la­cio­nes, co­mo al in­ven­tar que pa­de­ce en­fer­me­da­des men­ta­les o fí­si­cas. Aun­que al prin­ci­pio es cons­cien­te de sus mentiras “al fi­nal ter­mi­na con­ven­cién­do­se de lo que di­ce, por­que tie­ne tan­ta con­sis­ten­cia la fa­bu­la­ción que pa­ra sos­te­ner­la tie­ne que creer­la”, aña­de Gos­ci­lo. Pe­ro, ¿pa­ra qué mien­te –y se mien­te– una per­so­na? De una for­ma u otra, lo que bus­ca es be­ne­fi­ciar­se, lla­mar la aten­ción, no en­fren­tar­se con un po­si­ble fra­ca­so, o bien do­mi­nar una si­tua­ción. Quien mien­te por cos­tum­bre sue­le ser una per­so­na in­se­gu­ra, hui­di­za y con­tra­dic­to­ria.

Men­ti­ri­ta

¿Y qué pa­sa en el ca­so de los ni­ños? Si de chi­cos se tra­ta, no pue­de con­si­de­rar­se que mien­ten, en el sen­ti­do es­tric­to de la pa­la­bra, por­que no dis­tin­guen aún la fron­te­ra en­tre lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.