¿Y aho­ra qué me es­toy per­dien­do?

Si no pa­rás de che­quear lo que pu­bli­can tus con­tac­tos en Twit­ter, Fa­ce­book o Ins­ta­gram y to­do te pa­re­ce más in­te­re­san­te que lo tu­yo, y te frus­trás, es­ta no­ta es pa­ra vos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR NA­TA­LIA CALIFANO ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

La ex­plo­sión de las re­des so­cia­les y el ac­ce­so a to­do ti­po de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les (ce­lu­la­res, ta­ble­tas, compu­tado­ras, re­pro­duc­to­res) per­mi­te que nos co­mu­ni­que­mos a to­da ho­ra, en to­do lu­gar y de for­ma in­me­dia­ta. En Fa­ce­book, Ins­ta­gram y Twit­ter to­do su­ce­de ya, aho­ra.

An­tes po­dían pa­sar me­ses, años o qui­zás una vi­da an­tes de en­te­rar­nos de que un com­pa­ñe­ro de la pri­ma­ria ha­bía si­do pa­dre. Aho­ra no só­lo co­no­ce­mos su ca­sa, sus ami­gos y vi­vi­mos el día a día de su be­bé, sino que tam­bién sa­be­mos có­mo le ca­ye­ron los ra­vio­les de la sue­gra y si le fal­tan ju­ga­do­res pa­ra el fút­bol de la no­che.

Co­mo es de es­pe­rar, es­ta ra­dio­gra­fía de los tiem­pos que co­rren pro­vo­ca dis­tin­tas reac­cio­nes: pa­ra al­gu­nos es al­go re­vo­lu­cio­na­rio, otros la sien­ten pa­té­ti­ca o el fin de la in­ti­mi­dad, y otros tan­tos fran­ca­men­te la pa­de­cen al pun­to de ex­pe­ri­men­tar un tras­torno de épo­ca de­no­mi­na­do FOMO (Fear of Mis­sing Out), que en cas­te­llano ven­dría a ser el “mie­do a per­der­se al­go”. Un au­tén­ti­co sín­dro­me del si­glo XXI.

“Se cree que po­dría es­tar afec­tan­do a ca­si dos ter­cios de la po­bla­ción mun­dial. Lo su­fren so­bre to­do per­so­nas de en­tre 12 y 30 años que ne­ce­si­tan es­tar per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­das. Vi­ven pen­dien­tes del ce­lu­lar y la compu­tado­ra; che­quean el co­rreo elec­tró­ni­co, el what­sApp y las re­des so­cia­les a ca­da ra­to por­que te­men que­dar ex­clui­das de acon­te­ci­mien­tos que su­ce­den a su al­re­de­dor, y de los cua­les quie­ren for­mar par­te co­mo sea. Vi­ven con la sen­sa­ción de que el res­to de las per­so­nas tie­ne una vi­da más in­te­re­san­te, ri­ca, exi­to­sa y emo­cio­nan­te que la de ellos”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Ma­ría Ga­brie­la Fernández Or­te­ga, del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.