ALLÁ LE­JOS Y HA­CE TIEM­PO

La Voz del Interior - Rumbos - - Do Amigo De José Barritta, Líder De La Barra De Bo -

“La vio­len­cia no se va a ter­mi­nar nun­ca”, sen­ten­cia el ba­rra Ra­fa Di Zeo al co­mien­zo del li­bro. “¿Sa­bés por qué? Por­que es­to es una es­cue­la. Es he­ren­cia, he­ren­cia y he­ren­cia”, le es­pe­ta al au­tor, aun­que de pa­so se exo­ne­ra de to­da res­pon­sa­bi­li­dad en el asun­to. “La vio­len­cia no la ge­ne­ra­mos no­so­tros, só­lo su­ce­de. Es­tá ahí, en el fút­bol”, dic­ta­mi­na.

En ri­gor, una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el es­pe­cia­lis­ta Amíl­car Ro­me­ro re­mi­te al 2 de no­viem­bre de 1924 co­mo fe­cha del pri­mer cri­men por vio­len­cia don­de es­tá im­pli­ca­do un ba­rra ar­gen­tino. La Se­lec­ción Ar­gen­ti­na fue a ju­gar a Mon­te­vi­deo la fi­nal del Sud­ame­ri­cano con­tra Uru­guay. El 0 a 0 fi­nal con­sa­gró a los cha­rrúas y a la sa­li­da del es­ta­dio una tri­ful­ca a ti­ros ter­mi­nó con la vi­da del hin­cha Pe­dro Demby. El acu­sa­do fue Jo­sé Lá­za­ro Ro­dri­guez, el se­gun­do en el es­ca­la­fón de la ba­rra xe­nei­ze que li­de­ra­ba Jo­sé Ste­lla, más co­no­ci­do co­mo Pe­pino El Ca­mo­rris­ta. Co­mo pa­ra es­tre­nar las ca­de­nas de com­pli­ci­da­des, bas­ta men­cio­nar que el hom­bre era un pro­te­gi­do del ar­que­ro Amé­ri­co Te­so­rie­ri y via­ja­ba con el equi­po a to­dos la­dos.

Grabia cuen­ta que La Do­ce inau“La

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.