Tie­ne un du­raz­ne­ro que se lle­na de gu­sa­nos to­dos los años y nun­ca pue­de co­mer su fru­ta.

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos Jardín — Por Guillermo Grimoldi Guillermo_g - Die­go Calderón

Die­go, los gu­sa­nos son lar­vas de la mos­ca de la fru­ta, que es atraí­da por el co­lor ama­ri­llo. Si cuel­gas en las ra­mas del ár­bol en pri­ma­ve­ra tro­zos de plás­ti­co de ese co­lor em­be­bi­dos en al­go pe­ga­jo­so co­mo el acei­te de co­ci­na, las mos­cas se po­sa­rán y que­da­rán pe­ga­das, así en dos o tres años ha­brás po­di­do dis­mi­nuir con­si­de­ra­ble­men­te la in­fluen­cia de la pla­ga sin uti­li­zar un mi­li­gra­mo de in­sec­ti­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.