Pa­ra una tar­de de in­vierno

“Me uní al re­cla­mo de pro­bar el pon­che y, a re­ga­ña­dien­tes, mi ma­má acep­tó bus­car una re­ce­ta en el li­bro de Do­ña Pe­tro­na.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Era in­vierno en las sie­rras, ha­bía­mos ido, una no­che he­la­da, al ci­ne de Un­qui­llo a ver una pe­lí­cu­la en blan­co y ne­gro so­bre un li­bro de Dic­kens don­de, en una fies­ta, sir­vie­ron pon­che a los in­vi­ta­dos.

A mis her­ma­nos, por lo que re­cuer­do, les atra­jo ese re­ci­pien­te que humea­ba con una be­bi­da en cu­ya su­per­fi­cie na­da­ban tro­zos de fru­tas y ho­jas; Ca­ro­zo di­jo, mien­tras vol­vía­mos en el vie­jo Ford de pa­pá, que has­ta le ha­bía pa­re­ci­do oler el vino ca­lien­te.

Pa­pá con­vino que, en una no­che co­mo aque­lla, bien nos ven­dría que en ca­sa nos es­pe­ra­ra, ade­más de las chi­me­neas en­cen­di­das, una co­pi­ta de aquel “men­jun­je”.

Co­mo fu­tu­ra no­ve­lis­ta, yo es­ta­ba fas­ci­na­da con la es­ce­na: los can­de­la­bros en­cen­di­dos, las da­mas con ves­ti­dos an­ti­guos −co­fias y mi­to­nes de en­ca­je−, los ele­gan­tes ca­ba­lle­ros con som­bre­ros al­tos que se qui­ta­ban al en­trar al sa­lón… Y so­bre la me­sa de man­tel lar­go, ese enor­me re­ci­pien­te de cris­tal ta­lla­do so­bre un so­por­te de pla­ta que humea­ba, ro­dea­do de co­pas y ta­ci­tas en ca­nas­tas de me­tal do­ra­do.

Me uní al re­cla­mo de pro­bar el pon­che hir­vien­do y, a re­ga­ña­dien­tes, ma­má acep­tó bus­car una re­ce­ta en “Do­ña Pe­tro­na” y pro­bar suer­te. Ter­mi­nó usan­do una de la re­vis­ta Se­lec­ta –me en­can­ta­ba, y has­ta hoy bus­co–, con un re­ce­ta­rio mo­derno y atrac­ti­vo que ella co­lec­cio­na­ba.

Nos reuni­mos la tar­de del domingo en el li­ving; en las bra­sas de la chi­me­nea, so­bre la pa­rri­lla, ma­má pu­so una vie­ja olla don­de agre­gó un vino li­co­ro­so dulce, un po­co de co­ñac, otro de man­za­ni­lla y azú­car. De ahí en más, fue crea­ti­va: aña­dió cás­ca­ra de li­món y de na­ran­ja, dos pe­ras y una man­za­na ver­de en da­di­tos, un cla­vo de olor y una as­ti­lla de ca­ne­la.

Cuan­do el lí­qui­do co­men­zó a ca­len­tar­se y sol­tó un es­tu­pen­do aro­ma a es­pe­cias, fru­tas y li­co­res, le agre­gó un ja­rro gran­de de té –ca­lien­te y os­cu­ro–, re­ga­lo de un in­glés de Un­qui­llo que te­nía pa­rien­tes en la In­dia. En Inglaterra, adu­jo, se pre­pa­ra­ba así.

Mien­tras ella mo­vía sua­ve­men­te la mez­cla con la cu­cha­ra de ma­de­ra más lar­ga que te­nía­mos, no­so­tros la ro­deá­ba­mos, ex­pec­tan­tes, con las ta­zas de lo­za blan­ca –don­de to­má­ba­mos el desa­yuno– en las ma­nos.

Una pi­la de pla­tos de pos­tre que ra­ras ve­ces usá­ba­mos, es­pe­ra­ba en la me­si­ta ra­to­na, pues mi her­ma­na Eu­ge­nia o ma­má ha­bían he­cho un biz­co­chue­lo con nue­ces, pa­sas y fru­ta abri­llan­ta­da que pa­pá ha­bía cor­ta­do con pre­ci­sión en die­ci­séis por­cio­nes.

En si­len­cio, ma­má hi­zo un ges­to pi­dien­do el cu­cha­rón y Ra­mi­ro o Pe­dro se lo al­can­za­ron. Se sir­vió en su ta­za, lo en­frió ha­cién­do­lo ro­dar en ella y fi­nal­men­te, co­mo un som­me­lier, lo pro­bó y dio su ve­re­dic­to:

–Bas­tan­te rico– y lle­nan­do la ta­za, se la pa­só a pa­pá, que de­jó a Ne­nú­far (mi her­ma­na me­nor) so­bre el si­llón, pu­so el pon­che en la me­si­ta y sir­vió a ca­da uno su por­ción de biz­co­cho, del que no que­da­ron más que mi­gas y al­gu­na pa­sa caí­da.

Por un ra­to, so­plan­do pa­ra no que­mar­nos los la­bios, gui­ñan­do y sin­tien­do el dulce y agres­te sa­bor ca­len­tán­do­nos el pe­cho y “la pan­za”, me ol­vi­dé de la pon­che­ra de cris­tal, del ele­gan­te cu­cha­ron­ci­to de es­ti­li­za­do man­go cur­vo, de que te­nía­mos en­tre las ma­nos unos ta­zo­nes de lo­za-pie­dra y no aque­llas pre­cio­sas ta­ci­tas de vi­drio, y sen­ta­da so­bre la al­fom­bra ro­ja, al la­do de mis her­ma­nos y fren­te a mis pa­dres, la es­pal­da so­bre el es­cri­to­rio con la má­qui­na de es­cri­bir que me ha­bía re­ga­la­do pa­pá, me sen­tí un per­so­na­je de una novela de Dic­kens, una de aque­llas que ha­bla­ban de tiem­pos fe­li­ces.

Su­ge­ren­cias: apren­da­mos a ha­cer un de­li­cio­so pon­che y lo dis­fru­te­mos en fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.