Tea­ni­na, se­dan­te na­tu­ral

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DRA. MÓNICA KATZ Di­rec­to­ra de cur­sos de pos­gra­do de Nu­tri­ción en la Uni­ver­si­dad Fa­va­lo­ro. Apren­dé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com.ar

Cuen­ta la le­yen­da que Bu­da, sen­ta­do ba­jo un ár­bol y vien­do las mi­se­rias del mun­do, se en­tris­te­ció tan­to, que una lá­gri­ma bro­tó de sus ojos y ca­yó a la tierra. En ese pre­ci­so lu­gar don­de la lá­gri­ma y la tierra se amal­ga­ma­ron cre­ció una plan­ta: la pri­me­ra plan­ta de té del mun­do. Más tar­de, en el año 2735 an­tes de Cris­to, el em­pe­ra­dor chino Sheng Nung es­ta­ba hir­vien­do agua al pie de un ár­bol cuan­do, de re­pen­te, se que­dó dor­mi­do. Mien­tras el em­pe­ra­dor es­ta­ba su­mi­do en un sue­ño pro­fun­do, va­rias ho­jas del ár­bol ca­ye­ron den­tro del re­ci­pien­te con agua. Al des­per­tar, el em­pe­ra­dor sin­tió sed y be­bió el agua. Así, des­cu­brió el aro­ma y el de­li­cio­so sa­bor de es­ta in­fu­sión que se con­ver­ti­ría en lo que hoy co­no­ce­mos co­mo té.

Re­cién en 1950, se lo­gró ais­lar la tea­ni­na de la ho­ja del Gyo­ku­ro, un té ver­de que se cul­ti­va en Ja­pón. Es­ta plan­ta cre­ce a la som­bra por­que si el Sol se re­fle­ja en sus ho­jas, la tea­ni­na se trans­for­ma en un po­li­fe­nol y pier­de, así, el sa­bor ca­rac­te­rís­ti­co que apor­ta es­te ami­noá­ci­do.

La tea­ni­na o N-Ethyl-L-Glu­ta­mi­na es un ami­noá­ci­do so­lu­ble en agua que se en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te en el té ver­de, aun­que tam­bién es po­si­ble ha­llar­la en el té ne­gro y en al­gu­nos hon­gos. Se ab­sor­be efi­cien­te­men­te en el in­tes­tino del­ga­do por lo que pue­de con­su­mir­se en for­ma de suplemento e in­cluir­se fá­cil­men­te en la die­ta.

Mien­tras el es­trés cre­ce en el mun­do, la tea­ni­na re­pre­sen­ta una he­rra­mien­ta na­tu­ral, se­gu­ra y efi­caz pa­ra afron­tar es­te fenómeno que pa­re­ce ser el inevi­ta­ble cos­to de vi­vir en la so­cie­dad mo­der­na.

Hay es­tu­dios científicos que de­mues­tran los múl­ti­ples be­ne­fi­cios de la tea­ni­na so­bre el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, me­jo­ran­do el es­ta­do de áni­mo y con­tri­bu­yen­do al des­cen­so de la pre­sión ar­te­rial. Ac­túa fren­te al es­trés, dis­mi­nu­ye la an­sie­dad y me­jo­ra la con­cen­tra­ción.

Otras in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que to­mar 200 mg dia­rios de tea­ni­na co­la­bo­ra en dis­mi­nuir las mo­les­tias tan­to fí­si­cas co­mo emo­cio­na­les que se pre­sen­tan ge­ne­ral­men­te an­tes de la mens­trua­ción, el co­no­ci­do sín­dro­me pre­mens­trual.

Ade­más, la tea­ni­na es buen com­ple­men­to de la qui­mio­te­ra­pia, en el ca­so de las per­so­nas con cáncer, y pro­te­ge tam­bién las cé­lu­las sa­nas.

Su­ple­men­tar la die­ta con com­pri­mi­dos de tea­ni­na –dis­po­ni­bles en farmacias y die­té­ti­cas– es una bue­na es­tra­te­gia pa­ra quie­nes desean es­tar re­la­ja­dos de ma­ne­ra na­tu­ral.

Nuestra die­ta no con­tem­pla to­das las ne­ce­si­da­des del or­ga­nis­mo. Si bien el té es una de las be­bi­das más con­su­mi­das en el mun­do, la tea­ni­na se ob­tie­ne del té ver­de que exis­te en la plan­ta de la ca­me­lia si­nen­sis sin fer­men­tar. Da­dos los ín­di­ces iné­di­tos de es­trés a los que es­ta­mos so­me­ti­dos, la su­ple­men­ta­ción con tea­ni­na fun­cio­na co­mo una he­rra­mien­ta na­tu­ral, se­gu­ra y efi­caz. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.