Los sue­ños y la rei­na de los cel­tas

Lue­go de ella, una se­rie de rei­nas gue­rre­ras lle­va­ron, en re­cuer­do su­yo, aquel nom­bre po­de­ro­so: Boa­di­cea.

La Voz del Interior - Rumbos - - Conseguí Sus Libros En Www.tiendarumbos.com.ar Baj - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Siem­pre me han atraí­do las mu­je­res gue­rre­ras, esas que lu­cha­ron por sus pue­blos con in­va­so­res más po­de­ro­sos que ellas. So­lían apa­re­cer en épo­cas crí­ti­cas, cuan­do es­ca­sea­ban los lí­de­res o es­tos ha­bían caí­do en las pri­me­ras ins­tan­cias de la gue­rra.

Cel­tas, pic­tos y bri­to­nes tu­vie­ron, his­tó­ri­ca­men­te, una su­ce­sión de mu­je­res no­ta­bles co­mo es­ta­dis­tas, gue­rre­ras y go­ber­nan­tes. Los pic­tos tu­vie­ron a Her­mu­tru­da de Es­co­cia, pe­ro mi pre­fe­ri­da es Boa­di­cea −muer­ta en el año 62 d. C.−, rei­na de los bri­to­nes.

Al mo­rir su es­po­so, el rey, de­jó sus es­ta­dos ba­jo el pa­tro­naz­go del em­pe­ra­dor ro­mano, pe­ro el pue­blo, har­to de los ex­ce­sos co­me­ti­dos por los sol­da­dos im­pe­ria­les, pro­cla­mó rei­na a Boa­di­cea y se le­van­ta­ron con­tra Ro­ma. Sos­tu­vie­ron una lar­ga lu­cha, muy de­sigual, has­ta que Sue­to­nio Pau­lino, en­via­do por Ro­ma, la ven­ció y Boa­di­cea mu­rió, al pa­re­cer, en­ve­ne­na­da; po­si­ble­men­te por su pro­pia mano.

Lue­go de ella, una se­rie de rei­nas gue­rre­ras de dis­tin­tos paí­ses cel­tas lle­va­ron, en re­cuer­do su­yo, aquel nom­bre. La más fa­mo­sa fue un per­so­na­je le­gen­da­rio del País de Ga­les, otra Boa­di­cea, que cuan­do Gui­ller­mo el Con­quis­ta­dor in­va­dió Inglaterra, ven­ció a los an­glo­sa­jo­nes en 1066 y fue co­ro­na­do rey, lo tu­vo a mal traer. Ella te­nía fa­ma de ma­ga y su pue­blo la se­guía cie­ga­men­te.

Es­ta mu­jer, ex­per­ta en el ar­te de la gue­rra, atra­jo al ejér­ci­to nor­man­do ha­cia los pe­li­gro­sos pan­ta­nos de Ga­les, don­de con­si­guió su­ce­si­vas vic­to­rias so­bre el ejér­ci­to más po­de­ro­so de su épo­ca.

Con su pres­ti­gio en ries­go, Gui­ller­mo tu­vo que com­ba­tir­la en per­so­na y aun­que ter­mi­nó ven­cién­do­la, la re­sis­ten­cia que ella le opu­so ex­ter­mi­nó más gue­rre­ros nor­man­dos que los que ha­bían caí­do en la ba­ta­lla de Has­tings gue­rrean­do con­tra an­glo­sa­jo­nes y da­ne­ses.

El triun­fo de és­te so­bre Boa­di­cea cos­tó mu­chas vi­das nor­man­das (po­cas ga­le­sas), in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro en ar­mas y ca­ba­lle­ría, y años de en­fren­ta­mien­to con aque­lla mu­jer al pa­re­cer in­ven­ci­ble. Tu­vo que se­car con tierra traí­da de otros la­dos los pan­ta­nos don­de, en­tre bos­ques inun­da­dos, pe­lea­ban los hom­bres de Boa­di­cea.

Se­gún la his­to­ria ofi­cial, Gui­ller­mo la ven­ció y la con­de­nó a muer­te jun­to con los ca­be­ci­llas. Se­gún la his­to­ria ga­le­sa, só­lo con­si­guió to­mar a una po­bre vie­ja que prac­ti­ca­ba la he­chi­ce­ría y que, se­gún una ver­sión, mu­rió di­cien­do que era la rei­na pa­ra sal­var­la, y se­gún otra, co­mo só­lo ha­bla­ba el gaé­li­co, ni en­ten­dió qué que­rían aque­llos hom­bres de ella, ni ella pu­do ex­pli­car­se con sus cap­to­res.

Se de­cía tam­bién que Boa­di­cea ha­bía muer­to en ba­ta­lla, pe­ro que sus hi­jas asu­mie­ron su­ce­si­va­men­te el car­go, su­bien­do al ca­rro de gue­rra pa­ra con­ti­nuar la lu­cha, adop­tan­do siem­pre el nom­bre de su ma­dre, des­con­cer­tan­do así a los nor­man­dos, que la ha­cían una mu­jer ma­yor. Es­to ci­men­tó la le­yen­da de que la rei­na era in­mor­tal, y vol­vió lo­cos a los je­fes de Gui­ller­mo, pues la des­crip­ción que ha­cían de ella los ga­le­ses cap­tu­ra­dos y los sol­da­dos que ha­bían pe­lea­do con las su­ce­si­vas rei­nas, siem­pre era di­fe­ren­te.

Por ca­si 1.500 años hu­bo rei­nas Boa­di­ceas en­tre los cel­tas, to­das gue­rre­ras. Se cree que, aun­que tu­vie­ran otro nom­bre, adop­ta­ban, en la pe­lea, és­te, en ho­nor a aque­llas dos mu­je­res le­gen­da­rias, que se­gui­das por la de­vo­ción y la fi­de­li­dad de sus pue­blos −sin po­de­río, ca­si al­deas− en­fren­ta­ron a los ejér­ci­tos más po­de­ro­sos de su épo­ca: el ro­mano y el nor­man­do.

Su­ge­ren­cias: leer Bou­dic­ca, la rei­na gue­rre­ra de Man­da Scott: 4 to­mos so­ña­dos: El sue­ño del Águi­la, el del To­ro Ro­jo, el del Sa­bue­so y el de la Ser­pien­te. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.