Ca­sa­no­vas oto­ñal

La úl­ti­ma novela de Ariel Mag­nus nos po­ne en los ojos de un hom­bre que ama y se­du­ce a “chi­cas” de 80 años. Ca­za­vie­jas

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro Libros Breves - POR XI­ME­NA PAS­CUT­TI In­ter­zo­na $ 175

¿Dón­de es­tá es­cri­to que una an­cia­na ten­ga prohi­bi­do el se­xo? ¿En qué con­tra­to, en qué ley, el amor y la ca­len­tu­ra no pue­den pre­ci­pi­tar­se en las fron­te­ras de la vi­da? En es­te mar de in­quie­tu­des, se­xua­les, car­na­les, es­pi­ri­tua­les, se cons­tru­ye el nue­vo li­bro de Ariel Mag­nus (Bue­nos Ai­res, 1975), don­de un su­pues­to Ca­sa­no­vas -Ca­za­vie­jas en reali­dad, por­que le gus­tan las se­ño­ras, de más de 80 años– se per­mi­te di­va­gar so­bre la vejez y el amor y cues­tio­nes tan sen­sa­tas, pe­ro ve­da­das co­mo el de­seo de una an­cia­na a go­zar con su cuer­po más allá del tiem­po.

En Vil­ca­bam­ba, el pue­blo ecua­to­riano que es fa­mo­so por sus ha­bi­tan­tes lon­ge­vos, co­no­ce a Blan­ca­nie­ves, una cam­pe­si­na con más de cien años, cu­ya po­lle­ra olo­ro­sa de tierra in­vi­ta a su­mer­gir­se aden­tro.

Los ca­pí­tu­los ha­bi­tua­les se cru­zan con otros a mo­do de di­gre­sio­nes que re­fle­xio­nan so­bre el pa­so del tiem­po, las fo­tos fa­mi­lia­res, los ge­riá­tri­cos, la ju­ven­tud y la vir­gi­ni­dad. Su pro­sa en­tre­te­ni­da y pom­po­sa es un can­to a las pa­ren­té­ti­cas y los mo­nó­lo­gos in­te­rio­res (pe­ro qué bien le sa­len). Lo­ren­za, Con­sue­lo, Con­cep­ción Aurora, Ai­deé, Ger­tru­dis, Iris. Blan­ca­nie­ves, Nor­ma, Mir­ta... Pue­den ser nom­bres de abue­las pe­ro tam­bién de aman­tes. Bien di­ce nues­tro pro­ta­go­nis­ta que el ho­nor no es­tá en ser el pri­me­ro en des­co­rrer el te­lón fe­me­nino, sino el úl­ti­mo en ha­cer fe­liz a una mu­jer. Al­go así co­mo un hé­roe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.