Los días acia­gos

En ca­si to­das las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas –y en paí­ses co­mo Chi­le y Bo­li­via– se te­me a al­gu­nos días, me­ses o años.

La Voz del Interior - Rumbos - - Conseguí Sus Libros En Www.tiendarumbos.com.ar Baj - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Bus­can­do en un dic­cio­na­rio de creen­cias y su­pers­ti­cio­nes el sig­ni­fi­ca­do de “desao­ja­do­ra” –la que qui­ta el mal de ojo– me to­pé con un tex­to so­bre “Días acia­gos”.

En él se ex­pli­ca­ba que en ca­si to­das las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas –y aún en paí­ses co­mo Mé­xi­co, Chi­le, Bo­li­via, et­cé­te­ra– se te­me a al­gu­nos días, me­ses o años con­si­de­ra­dos ne­fas­tos.

Mu­chos de ellos es­tán re­la­cio­na­dos con su­pers­ti­cio­nes ju­deo-cris­tia­nas, mez­cla­das con ta­búes in­dí­ge­nas, o con cier­tas reali­da­des tem­po­ra­les: co­mo los me­ses de abril y agos­to, que, por los cam­bios cli­má­ti­cos, sue­len re­sul­tar in­for­tu­na­dos pa­ra an­cia­nos y re­cién na­ci­dos.

En­con­tré fe­chas que me des­con­cer­ta­ron: en Bo­li­via, era mal día el pri­mer lu­nes de abril, por­que en esa fe­cha ar­die­ron So­do­ma y Go­mo­rra; o el pri­mer día de agos­to –por­que na­ció Caín–, y el pri­me­ro de sep­tiem­bre es el cum­plea­ños de Ju­das Is­ca­rio­te, quien en­tre­gó a Je­sús en el Mon­te de los Oli­vos.

Los chi­le­nos con­si­de­ra­ban un pé­si­mo día el de san Bar­to­lo­mé –24 de agos­to– pues cual­quier cris­tiano sa­be que los dia­blos tie­nen per­mi­so de sa­lir del in­fierno pa­ra dar un pa­seí­to por el mun­do y di­ver­tir­se ha­cien­do mal­da­des, ya que los san­tos se v uel­ven sor­dos y mu­dos o se echan a dor­mir.

Mi pre­gun­ta es: ¿en qué ca­len­da­rio –sal­vo la de san Bar­to­lo­mé– fi­gu­ran esas fe­chas?

En el no­roes­te de nues­tro país, no sé si hoy, pe­ro has­ta los años 40 del si­glo pa­sa­do, era de ri­gor que, pa­ra esas fe­chas, es­tu­vie­ra prohi­bi­do sem­brar, he­rrar o co­se­char. Y el via­je­ro que se des­pla­za­ba a ca­ba­llo, ca­rro o ca­rre­ta, no con­se­gui­ría de nin­gún mo­do que los arrie­ros pro­si­guie­ran ese día el ca­mino, por más apu­ra­dos que es­tu­vie­sen.

Tam­po­co –y eso lo pre­sen­cié en La Rio­ja, en los años 70–, les gus­ta­ba ma­tar un ani­mal pa­ra ali­men­tar­se aun­que, an­te el pe­di­do del com­pra­dor, no re­co­no­cían es­ta creen­cia, sino que se ex­cu­sa­ban di­cien­do que la ma­ja­da se les ha­bía es­ca­pa­do al mon­te. Al­guien me ad­vir­tió de eso.

En Ge­ne­ral Paz, Co­rrien­tes, se­gún me con­ta­ron ha­ce va­rias dé­ca­das, el 1º de no­viem­bre se ce­le­bra­ba a los An­ge­lo­nes, o a To­dos los Án­ge­les, pues se creía que ese día vol­vían los pe­que­ños muer­tos a vi­si­tar a sus pa­dres, en los cuer­pos de los ni­ños que pe­dían li­mos­nas por las ca­sas.

Los pe­di­güe­ños, al ama­ne­cer, de­ja­ban su ho­gar con una pe­que­ña cruz en la mano ador­na­da con la­zos y flo­res, y en la otra una cam­pa­ni­ta.

Iban de puer­ta en puer­ta, ha­cién­do­la so­nar y anun­cian­do: “¡Án­ge­les so­mos ba­ja­dos del cie­lo a pe­dir li­mos­na y una ben­di­ción!”

Los due­ños de ca­sa les pe­dían que re­za­ran una ple­ga­ria, lue­go les con­vi­da­ban con co­sas ri­cas, les da­ban unas mo­ne­das y los ni­ños se­guían su ca­mino di­cien­do: “Es­ta es ca­sa de ro­sas, don­de vi­ven las her­mo­sas”. Pe­ro si los tra­ta­ban mal o eran des­cor­te­ses, can­ta­ban: “Es­ta ca­sa es de es­pi­nas, don­de rei­nan las mez­qui­nas”.

En Ca­ta­mar­ca, el 15 de agos­to, día en que se fes­te­ja­ba el Trán­si­to de la Vir­gen Ma­ría, an­ti­gua­men­te las ma­dres dis­fra­za­ban a sus ni­ños de an­ge­li­tos, y los lle­va­ban por las ca­lles can­tan­do: “Án­ge­les so­mos, del cie­lo ve­ni­mos, ros­que­tas traí­mos, pla­ti­ta pe­di­mos”.

De esa ma­ne­ra, con peor o me­jor suer­te, en el pa­sa­do y en el pre­sen­te, to­dos te­ne­mos al­gu­na cá­ba­la pa­ra sor­tear esos días acia­gos, cu­yas fe­chas a ve­ces nos son tan nues­tras que vi­ven si­len­cia­das en nuestra me­mo­ria.

Su­ge­ren­cias: bus­car el “Dic­cio­na­rio de creen­cias y su­pers­ti­cio­nes”, de Fé­lix Co­luc­cio, de don­de to­mé es­tos apuntes, que me lle­va­ron a ha­blar con gen­tes hu­mil­des de las pro­vin­cias. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.