Ser pa­dre post-50

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud Info@halitus.com - POR SERGIO PASQUALINI Di­rec­tor cien­tí­fi­co de Ha­li­tus Ins­ti­tu­to Mé­di­co y pre­si­den­te de Fun­da­ción REPRO Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com.ar

Cuan­do ha­bla­mos de hi­jos, ya sea del de­seo de te­ner­los o de las di­fi­cul­ta­des que pue­den sur­gir con ta­ma­ña de­ci­sión, se sue­le po­ner el fo­co en las mu­je­res. Pe­ro los hom­bres tam­bién pien­san su pa­ter­ni­dad y a ve­ces de­ci­den pos­ter­gar­la por múl­ti­ples ra­zo­nes. Cuan­do el de­seo lle­ga más allá de los 50 años, es fun­da­men­tal que el hom­bre se acer­que al mé­di­co pa­ra con­sul­tar.

Si bien la fun­ción re­pro­duc­ti­va mas­cu­li­na es me­nos vul­ne­ra­ble al pa­so del tiem­po que la fe­me­ni­na, no es nue­va la in­for­ma­ción que re­fie­re que exis­te un des­cen­so cer­ca de la quin­ta dé­ca­da.

Es­ta mo­di­fi­ca­ción se re­la­cio­na, por un la­do, con una pro­gre­si­va dis­mi­nu­ción en los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na (hor­mo­na fun­da­men­tal­men­te mas­cu­li­na) des­de los 30 años, que pue­de in­ci­dir so­bre el de­seo se­xual mas­cu­lino; por otro la­do, tie­ne que ver con la re­duc­ción del vo­lu­men del eya­cu­la­do, en la can­ti­dad y la ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des y el au­men­to del ries­go de al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas.

Al co­mien­zo, cuan­do se acer­ca un hom­bre de más de 50 a la con­sul­ta de fer­ti­li­dad, se lo eva­lúa jun­to a su pa­re­ja te­nien­do en cuen­ta la edad de am­bos. Si jun­tos no su­pe­ran los 100 años, los ex­per­tos con­si­de­ran que se pue­de avan­zar, siem­pre pen­san­do en el bie­nes­tar del hi­jo por ve­nir.

El prin­ci­pal es­tu­dio que se le so­li­ci­ta a los pa­cien­tes es un es­per­mo­gra­ma, un aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio que per­mi­te ob­ser­var la can­ti­dad, mo­vi­li­dad y for­ma de los es­per­ma­to­zoi­des. Con la edad, las más afec­ta­das son la can­ti­dad y la ca­li­dad y, so­bre to­do, el vo­lu­men del eya­cu­la­do. El hom­bre eya­cu­la me­nos y eso pue­de ser un fac­tor de dis­mi­nu­ción de la fer­ti­li­dad sin que ne­ce­sa­ria­men­te es­tén tan afec­ta­dos los es­per­ma­to­zoi­des.

Por otra par­te, cuan­do el hom­bre es ma­yor, se eva­lúa la frag­men­ta­ción del ADN (que es la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca), ya que exis­ten tras­tor­nos que pue­den ser pro­du­ci­dos en la des­cen­den­cia y es­tán re­la­cio­na­dos con el pa­so del tiem­po de los es­per­ma­to­zoi­des.

Por es­ta ra­zón, hay más can­ti­dad de em­brio­nes que de­tie­nen su evo­lu­ción y ma­yor ries­go de al­te­ra­cio­nes que pue­den pro­vo­car pro­ble­mas en la des­cen­den­cia: co­mo es el ca­so de Sín­dro­me de Tur­ner (una en­fer­me­dad ge­né­ti­ca sig­na­da por la pre­sen­cia de un so­lo cro­mo­so­ma x) o cier­tos pro­ble­mas neu­ro­ló­gi­cos y tras­tor­nos del desa­rro­llo que pue­den pre­sen­tar­se des­pués. Las téc­ni­cas de fer­ti­li­za­ción in vi­tro per­mi­ten re­sol­ver es­tos in­con­ve­nien­tes.

Por eso, pa­ra un pa­dre que es­tá pos­ter­gan­do la fer­ti­li­dad, el con­ge­la­mien­to de es­per­ma­to­zoi­des es una so­lu­ción exi­to­sa, ya que pue­den es­tar crio­pre­ser­va­dos du­ran­te mu­chos años y lue­go ser usa­dos cuan­do lle­guen el de­seo y las con­di- c;o3es 3eces.ü;.s p.ü. seü p.pás. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.