La ho­ra de la ta­rea

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR DI­NA LAUFER Lic. en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca, es­pe­cia­lis­ta en Fa­mi­lia. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com.ar

En la es­cue­la pa­san co­sas im­por­tan­tes. Allí nues­tros ni­ños cre­cen en va­rios as­pec­tos de la vi­da. Por eso es fun­da­men­tal que los pa­dres nos in­vo­lu­cre­mos e in­tere­se­mos por los maes­tros y com­pa­ñe­ros y tam­bién por las ta­reas en el ho­gar.

To­dos los pa­dres que­re­mos que a nues­tros hi­jos les va­ya bien, sa­quen bue­nas no­tas y apren­dan con fa­ci­li­dad. Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, po­dría­mos pre­gun­tar­nos: ¿Ten­go que ayu­dar a mi hi­jo con la ta­rea? ¿Qué ha­go cuan­do no la quie­re ha­cer? ¿La ha­go yo? ¿Has­ta dón­de me im­pli­co en las co­sas del co­le­gio?

Al­gu­nas sen­sa­cio­nes que los in­va­den son: “Es­toy ha­cien­do el co­le­gio de nue­vo”, “si no ha­go la ta­rea yo, mi hi­jo no la ha­ce”, “me­jor lo ayu­do pa­ra que no se atra­se”. Es­tas cues­tio­nes aca­rrean mo­men­tos de ten­sión en­tre pa­dres e hi­jos e in­se­gu­ri­dad en los ni­ños, ya que sien­ten que no son ca­pa­ces de re­sol­ver los de­be­res por sí mis­mos.

Pa­ra evi­tar­lo, es ne­ce­sa­rio que los pa­dres to­le­re­mos el ma­les­tar que pro­vo­ca que nues­tros hi­jos con­cu­rran al co­le­gio sin re­sol­ver las ta­reas y afron­ten esa si­tua­ción en el au­la con la maes­tra, que re­gre­sen a ca­sa con una ma­la no­ta o un lla­ma­do de aten­ción. De­be­mos es­tar con­ven­ci­dos de que es­tas cir­cuns­tan­cias los ha­cen más au­tó­no­mos y los be­ne­fi­cia­rán en un fu­tu­ro. Es pro­ba­ble que así co­mien­cen a asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des con más con­fian­za en ellos mis­mos.

Por su­pues­to, a ve­ces sue­len pre­sen­tar­se si­tua­cio­nes en las que la in­ter­ven­ción de los pa­dres es fun­da­men­tal, co­mo por ejem­plo: —Cuan­do el chi­co tie­ne al­gún pro­ble­ma de apren­di­za­je y es ne­ce­sa­rio que un pro­fe­sor o los pa­dres ayu­den con las ta­reas. —Cuan­do al­gún pro­yec­to pun­tual su­po­ne el tra­ba­jo en fa­mi­lia. —Cuan­do le es­tá cos­tan­do mu­cho or­ga­ni­zar­se y pa­sa mu­cho tiem­po pa­ra ha­cer po­cas co­sas y no le que­da tiem­po pa­ra ju­gar y dis­traer­se.

En es­tos ca­sos se re­co­mien­da di­vi­dir­le la ta­rea en va­rios días e ir ayu­dán­do­lo a que se or­ga­ni­ce pa­ra cum­plir con to­do. ¿Qué más po­de­mos ha­cer? —Ayu­dar­lo a que él se res­pon­sa­bi­li­ce por sus ta­reas: es­to no sig­ni­fi­ca una pér­di­da de in­te­rés por par­te de los pa­dres, pe­ro el in­te­rés se lo po­de­mos mos­trar de mu­chos mo­dos, por ejem­plo, pre­gun­tan­do so­bre lo que es­tá apren­dien­do, si quie­re que uno le ha­ga pre­gun­tas so­bre lo que es­tu­dia así lo re­fuer­za, et­cé­te­ra. —Es­ta­ble­cer una ru­ti­na de ho­ra­rios, ayu­dar­lo a que bus­que lo que ne­ce­si­ta en las di­ver­sas fuen­tes de in­for­ma­ción, ma­nua­les, In­ter­net. —Va­lo­rar las ve­ces que pue­de or­ga­ni­zar­se y ha­cer los de­be­res so­lo.

Pa­ra los chi­cos es un apren­di­za­je en sí mis­mo ser ca­da vez más res­pon­sa­bles e in­de­pen­dien­tes. Pa­ra es­to y pa­ra otros tan­tos as­pec­tos de la vi­da, de­ben con­tar con nues­tro apo­yo y en­tu­sias­mo. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.