¿Che­queas­te que la puer­ta es­té ce­rra­da?

Una co­sa es ser or­de­na­do, pro­li­jo, y otra muy dis­tin­ta, que­rer con­tro­lar­lo to­do. Acá te con­ta­mos qué pa­sa cuan­do un tras­torno ob­se­si­vo-com­pul­si­vo (TOC) se adue­ña de tu vi­da.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR MIR­YAM BLOCH ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

Cuan­do Jack Ni­chol­son re­pi­tió por enési­ma vez su ri­tual de abrir y ce­rrar cien ve­ces la cerradura de su puer­ta, has­ta el es­pec­ta­dor me­nos des­pier­to com­pren­dió que al­go no fun­cio­na­ba bien. Y cuan­do lo vio ca­mi­nar, es­qui­van­do es­cru­pu­lo­sa­men­te las unio­nes de las bal­do­sas, lo con­fir­mó. Por aquel per­so­na­je de Me­jor Im­po­si­ble, Holly­wood le dio un Os­car a quien mos­tró al mun­do un pro­ble­ma que, aun­que di­fun­di­do, no era tan co­no­ci­do por la ma­yo­ría de la gen­te: los tras­tor­nos ob­se­si­vos com­pul­si­vos (TOC).

Es cier­to. Uno lle­ga a cier­ta edad y pre­ten­de que ca­da co­sa ten­ga su si­tio de­ter­mi­na­do. Has­ta sue­na ló­gi­co, ¿no? Al fin y al ca­bo, es na­tu­ral que­rer te­ner ba­jo con­trol la ca­sa y el tra­ba­jo y no sentirse en un cam­po de ba­ta­lla. Pe­ro cuan­do es­tos ejem­plos de con­trol se ha­cen in­go­ber­na­bles, es pro­ba­ble que ne­ce­si­te­mos con­sul­tar al es­pe­cia­lis­ta y pre­gun­tar­nos qué nos es­tá pa­san­do. ex­pre­sa a tra­vés de ideas ob­se­si­vas, re­cu­rren­tes y la com­pul­sión a rea­li­zar ri­tua­les pa­ra ca­da ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na e in­clu­so ac­tos in­de­sea­bles. La per­so­na desa­rro­lla un ti­po de pen­sa­mien­to que la lle­va a pen­sar siem­pre en lo mis­mo. Y es­to pue­de vol­ver­se real­men­te ex­te­nuan­te pa­ra quien lo pa­de­ce.

Las com­pul­sio­nes, en cam­bio, tie­nen que ver con ac­tos reite­ra­ti­vos que pue­den pro­vo­car pér­di­das de tiem­po sig­ni­fi­ca­ti­vas. Las com­pul­sio­nes y ob­se­sio­nes se ma­ni­fies­tan de muy di­ver­sas for­mas. De acuer­do con los es­pe­cia­lis­tas, las más di­fun­di­das son: —Te­mor a con­ta­mi­nar­se: mu­chas ve­ces, la per­so­na se nie­ga a dar la mano, in­clu­so a un ami­go, por te­mor a con­ta­giar­se. La lim­pie­za ex­ce­si­va re­sul­ta una ma­ne­ra de evi­tar el con­ta­gio. —Ma­les­tar in­ten­so an­te la fal­ta de si­me­trías. Quien pa­de­ce es­te TOC, ne­ce­si­ta un or­den ex­ce­si­vo en la dis­po­si­ción de los ob­je­tos, que se or­ga­ni­zan de una ma­ne­ra pun­tual. —Du­da re­pe­ti­ti­va. Sue­le ma­ni­fes­tar­se en los ac­tos co­ti­dia­nos. Una muy co­mún es la de ase­gu­rar­se de ce­rrar la puer­ta dan­do cier­to nú­me­ro de vuel­tas a la lla­ve, por si aca­so. —Imá­ge­nes se­xua­les. Apa­re­cen ideas por­no­grá­fi­cas reite­ra­das, que la per­so­na con­si­de­ra “su­cias”. Fren­te a es­to sur­gen com­pul­sio­nes pa­ra ta­par­las.

La ca­rac­te­rís­ti­ca ge­ne­ral del TOC es la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de con­tro­lar las ideas que ha­bi­tan en la ca­be­za. De es­te mo­do, las per­so­nas que lo pa­de­cen ra­ra vez se re­la­cio­nan con he­chos de la vi­da real: sus preo­cu­pa­cio­nes po­cas ve­ces tie­nen que ver con lo la­bo­ral, la po­lí­ti­ca. La vi­da real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.