PO­NE­LE PI­LAS

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

Cuan­do ha­bla­mos de ob­se­sio­nes, lo pri­me­ro que vie­ne a la men­te son los pro­ble­mas se­ve­ros que re­quie­ren aten­ción y tra­ta­mien­to. Sin em­bar­go, hay un cos­ta­do po­si­ti­vo en las ob­se­sio­nes, que es el de di­na­mi­zar en ca­da per­so­na aque­llos pro­yec­tos que apa­sio­nan. En es­tos ca­sos, la per­so­na ex­pe­ri­mien­ta esa an­sie­dad con to­tal fe­li­ci­dad, aun­que ten­ga que sor­tear di­fi­cul­ta­des y res­tar­le tiem­po a su des­can­so.

Pen­sé­mos­lo así: us­ted pue­de lle­var una vi­da po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, don­de to­do res­pe­te cier­to or­den y ar­mo­nía. Pe­ro pa­ra te­ner una vi­da sig­ni­fi­ca­ti­va, hay que su­bir la apues­ta y ob­se­sio­nar­se un po­co. Por­que tam­bién es cier­to que hay ac­ti­vi­da­des y pro­fe­sio­nes que re­quie­ren cier­to gra­do de ob­se­sión pa­ra ex­pre­sar sus ma­ra­vi­llas: bas­ta pen­sar en el pa­so eté­reo y per­fec­to de la bai­la­ri­na de ba­llet o en el de­ta­lle mi­nu­cio­so con el que un gran chef ter­mi­na sus pla­tos, pa­ra dar­se cuen­ta de que es allí don­de la ob­se­sión ha­ce la di­fe­ren­cia.

Las ob­se­sio­nes pro­duc­ti­vas no son do­mi­nio de unos po­cos, sino que re­sul­tan ac­ce­si­bles a cual­quier per­so­na. Tam­po­co de­be tra­tar­se de una pro­fe­sión a la que se con­sa­gre la vi­da; pue­de ser un hobby o un in­te­rés per­so­nal que se vuel­va sig­ni­fi­ca­ti­vo y trans­for­ma­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.