CHI­NA ATA­CA KAMCHATKA

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

El pro­ble­ma es mu­cho más fre­cuen­te de lo que se cree. Lla­ma­do por los psi­có­lo­gos sín­dro­me de alie­na­ción pa­ren­tal, se ma­ni­fies­ta cuan­do uno de los pro­ge­ni­to­res di­se­ña, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, es­tra­te­gias que lle­van a des­truir el víncu­lo con los hi­jos. El fa­mo­so “lavado de ca­be­za” no es só­lo una fra­se he­cha, sino una reali­dad que tie­ne con­se­cuen­cias gra­ves pa­ra el desa­rro­llo psí­qui­co de los ni­ños que, in­fluen­cia­dos por la pa­la­bra de uno de sus pa­dres, ge­ne­ran una ima­gen pé­si­ma del otro.

Si bien se tra­ta de una for­ma de mal­tra­to in­fan­til, es di­fí­cil de diag­nos­ti­car, ya que pa­ra que exis­ta es­te sín­dro­me, no de­be ha­ber vio­len­cia pre­via. Es de­cir: si un hom­bre le pe­ga a su mu­jer y a sus hi­jos, lue­go se di­vor­cia y ella po­ne tra­bas en la re­la­ción en­tre los chi­cos y el pa­dre, no se tra­ta de alie­na­ción pa­ren­tal. El sín­dro­me se da cuan­do el pro­ge­ni­tor cri­ti­ca­do no es res­pon­sa­ble de abu­sos ni mal­tra­tos reales, sino que la acu­sa­ción es­tá im­pul­sa­da en el fon­do por ven­gan­za y rencor.

Se tra­ta de un te­ma com­ple­jo que hay que abor­dar con cui­da­do; por­que así co­mo exis­ten ma­dres y pa­dres ma­ni­pu­la­do­res, tam­bién hay per­so­nas que acu­san de SAP a su ex pa­re­ja pa­ra des­li­gar­se de res­pon­sa­bi­li­da­des e in­clu­so ne­gar epi­so­dios reales de abu­sos ba­jo la ex­cu­sa de “a mi hi­jo le lle­na­ron la ca­be­za”.

Por eso es fun­da­men­tal ana­li­zar ca­da ca­so en con­cre­to, es­cu­chan­do sobre to­do a los chi­cos pa­ra ver qué sien­ten y por qué re­cha­zan a uno de sus pa­dres.

Ga­briel Ta­vip, juez de Fa­mi­lia de la Ciu­dad de Cór­do­ba, se­ña­la: “Exis­ten im­pe­di­men­tos de con­tac­to y ni­ños que se nie­gan de ma­ne­ra muy mar­ca­da a te­ner víncu­los con uno de sus pa­dres por­que son ma­ni­pu­la­dos. Se ve más cla­ro cuan­do hay her­ma­nos que re­pi­ten por se­pa­ra­do las mis­mas fra­ses. Pe­ro tam­bién hay pa­dres psi­có­pa­tas que usan el SAP con­tra el otro pro­ge­ni­tor. Hay que ser muy cau­tos, en ca­da ca­so se ha­cen pe­ri­cias que de­tec­tan cuán­do los chi­cos re­pi­ten un dis­cur­so”.

Fren­te a una se­pa­ra­ción, lo prin­ci­pal es ser sin­ce­ro, pe­ro no ha­blar de más. Aun­que odies pro­fun­da­men­te a tu ex y pien­ses que hi­zo to­do mal y que no me­re­ce el ca­ri­ño de na­die, no des­car­gues esa ira con tus hi­jos, por­que lo úni­co que vas a ha­cer es las­ti­mar­los.

Tam­po­co es cues­tión de in­ven­tar un pa­dre o ma­dre per­fec­tos. “Si ne­ga­mos la reali­dad, ge­ne­ra­mos un al­to ni­vel de con­fu­sión en los chi­cos, y si le ex­pli­ca­mos co­sas in­ne­ce­sa­rias o les ha­bla­mos an­tes de tiem­po, ge­ne­ra­mos un monto ele­va­do de an­gus­tia que po­dría­mos evi­tar”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga in­fan­to-ju­ve­nil Lu­ci­la Do­no­van, del Ins­ti­tu­to Sin­cro­nía.

“Es im­por­tan­te ha­blar y es­cu­char a los ni­ños pa­ra com­pren­der qué es lo que ellos en­tien­den y pien­san acer­ca del te­ma, pe­ro no en­trar en de­ta­lles. Los ni­ños no tie­nen por qué co­no­cer las ver­da­de­ras ra­zo­nes de un di­vor­cio o una se­pa­ra­ción con­flic­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.