¿PRE­JUI­CIO­SA YO?

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

El pro­ble­ma de bus­car pa­re­ja o amistad a tra­vés de una compu­tado­ra es el lu­gar que ocu­pa el pre­jui­cio. Ve­mos una foto, lee­mos una mí­ni­ma des­crip­ción y de­ci­di­mos en unos po­cos se­gun­dos si esa per­so­na nos in­tere­sa o si, al con­tra­rio, con­vie­ne pa­sar a la si­guien­te. No hay lu­gar pa­ra se­gun­das opor­tu­ni­da­des; tam­po­co pa­ra com­pro­bar si exis­te eso lla­ma­do quí­mi­ca que flu­ye den­tro de nues­tro cuer­po de ma­ne­ra ca­si mis­te­rio­sa cuan­do te­ne­mos sin­to­nía con otro. En el afán de no per­der el tiem­po, ni si­quie­ra nos de­te­ne­mos a pen­sar qué pue­de te­ner en co­mún con no­so­tros ese des­co­no­ci­do que aso­ma en la pan­ta­lla. En­ton­ces ele­gi­mos a sim­ple vis­ta, re­pi­tien­do es­te­reo­ti­pos y res­trin­gien­do la bús­que­da a los pa­rá­me­tros que su­po­ne­mos acep­ta­bles.

“Es in­tere­san­te por­que cam­bia mu­cho la di­ná­mi­ca a la ho­ra de re­la­cio­nar­se”, di­ce la psi­coa­na­lis­ta Patricia Ote­ro. “Por un la­do, co­no­cer a al­guien con una pan­ta­lla de por me­dio re­sul­ta más fá­cil por­que no con­lle­va el ries­go emo­cio­nal que im­pli­ca po­ner el cuer­po. Mu­cha gen­te con pro­ble­mas de ti­mi­dez uti­li­za las re­des so­cia­les co­mo he­rra­mien­ta de se­duc­ción por­que no se atre­ve o le cues­ta mu­cho pa- sar al plano de la reali­dad. Su­ce­de tam­bién que las per­so­nas bus­can a su can­di­da­to se­gún lo que creen que ne­ce­si­tan, por ejem­plo: hom­bre de 40 años, pro­fe­sio­nal, de pe­lo cas­ta­ño. Eso li­mi­ta mu­cho los en­cuen­tros, por­que tal vez si co­no­cie­ra a una per­so­na ru­bia de 50 años o a un es­tu­dian­te de 30, se­ría más fe­liz. La bús­que­da pre­me­di­ta­da y se­lec­ti­va del amor y de las re­la­cio­nes ter­mi­na ge­ne­ran­do frus­ta­ción. Nun­ca es lo que se es­pe­ra, por­que na­die coin­ci­de en la vi­da real con los ítems del bus­ca­dor. A pe­sar de es­to, es una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra mu­cha gen­te que es­tá so­la y no tie­ne tiem­po o le cues­ta re­la­cio­nar­se con des­co­no­ci­dos; in­ter­net les per­mi­te ha­blar y co­no­cer­se an­tes de te­ner un en­cuen­tro y eso re­sul­ta tran­qui­li­za­dor”.

Así co­mo los tiem­pos cam­bian, el amor y las re­la­cio­nes hu­ma­nas tam­bién se mo­di­fi­can al rit­mo de los avances tec­no­ló­gi­cos. Si an­tes ha­bía que es­pe­rar días, se­ma­nas y has­ta me­ses pa­ra re­ci­bir una car­ta del ser amado, lue­go las dis­tan­cias se acor­ta­ron con el te­lé­fono. Aho­ra ni si­quie­ra hay que mo­ver­se de ca­sa pa­ra co­no­cer, char­lar y mi­rar al ena­mo­ra­do por me­dio de pro­gra­mas es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos con el ob­je­ti­vo de unir me­dias na­ran­jas. ¿Ha­cia dón­de va­mos? ¿La evo­lu­ción nos lle­va­rá ha­cia el fin de los cuer­pos? ¿De­ja­re­mos de enamo­rar­nos de per­so­nas pa­ra amar un per­fil de­trás de la pan­ta­lla ne­gra? ¿Ha­brá res­pues­tas des­pués del pró­xi­mo clic? •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.