SI­GO SIEN­DO YO

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

Cuan­do so­bre­vie­ne la ter­ce­ra edad, has­ta a las per­so­nas que no han su­fri­do pro­ble­mas de sa­lud ni due­los, se sien­ten pa­ra­das so­bre un te­rre­mo­to. “No es fá­cil pa­sar de la hi­per­ac­ti­vi­dad a la ju­bi­la­ción, a los nue­vos há­bi­tos. Mu­chos sien­ten que pier­den pro­ta­go­nis­mo: ya no son los je­fes de fa­mi­lia que eran, ni tie­nen el des­ta­que so­cial que su­pie­ron te­ner. Ahí la cla­ve es en­con­trar, den­tro del mo­men­to ac­tual, los ele­men­tos que dan con­ti­nui­dad a lo que fue­ron. Pue­den se­guir sien­do exi­to­sos, de otra ma­ne­ra, ya que si­guen sien­do vi­ta­les. Pe­ro no hay que com­pa­rar­se con lo que fui­mos a los 30 o 40 años por­que es ló­gi­co que no sea­mos igua­les”. ser­vi­cio de Psi­quia­tría de Adul­tos del Hos­pi­tal Ale­mán.

Otro dis­pa­ra­dor fre­cuen­te de an­gus­tia sur­ge cuan­do un adul­to ma­yor de­be en­fren­tar­se a una ci­ru­gía: "Es­to le pro­vo­ca un com­pren­si­ble mie­do a no po­der re­cu­pe­rar­se, a no vol­ver a ser el mis­mo o in­clu­so a mo­rir”, co­men­ta Nas­tri. Tan­to es así, que es ha­bi­tual que mu­chos adul­tos ma­yo­res sien­tan la ne­ce­si­dad de ha­blar con in­sis­ten­cia so­bre en­fer­me­da­des y la muer­te. Asun­tos que, por otra par­te, sue­len ser desoí­dos por sus hi­jos. Por­que “la muer­te es, en de­fi­ni­ti­va, un pro­ble­ma pa­ra to­dos”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta. Por eso, en­con­trar un es­pa­cio te­ra­péu­ti­co en el que sea po­si­ble des­en­tra­ñar los fan­tas­mas al­re­de­dor de es­tas cues­tio­nes exis­ten­cia­les, es tan fun­da­men­tal co­mo re­pa­ra­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.