HA­BLAR ES SA­LUD

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

No exis­te el mo­men­to per­fec­to, tam­po­co hay que es­pe­rar a que ha­ga una pre­gun­ta cla­ve o pla­ni­fi­car el día con se­ma­nas de an­ti­ci­pa­ción. Char­lar sobre se­xo de­be­ría ser par­te de la vi­da co­ti­dia­na y no tie­ne por qué sen­tir­se co­mo un ta­bú. Du­ran­te una ce­na, mien­tras sa­len a ca­mi­nar con el pe­rro o cuan­do es­tán en el su­per­mer­ca­do ha­cien­do las com­pras, siem­pre es buen mo­men­to pa­ra des­pe­jar una du­da o com­par­tir in­quie­tu­des, es só­lo cues­tión de rom­per el hie­lo y ani­mar­se.

“Char­lar sobre se­xo pue­de re­sul­tar in­có­mo­do al prin­ci­pio, pe­ro con el tiem­po y la prác­ti­ca re­sul­ta más fá­cil, y exis­ten mu­chas y di­fe­ren­tes for­mas de ini­ciar la con­ver­sa­ción”, ex­pre­sa Cris­ti­na Inés Pa­pa­zian. “Ana­li­zar nues­tros pro­pios ta­búes, mie­dos o fa­llos por ex­pe­rien­cias vi­vi­das pue­de otor­gar­nos el mar­co pa­ra tra­tar es­tos te­mas. Hay que te­ner en cuen­ta que una educación se­xual sa­na co­mien­za con el diá­lo­go sano en ca­sa, cuan­do po­de­mos cons­truir­la abrien­do el jue­go de la pa­la­bra e in­ter­cam­bian­do ideas”.

En nues­tro país, el de­but se­xual se da al­re­de­dor de los 15 años, se­gún la Pri­me­ra En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud Se­xual y Re­pro­duc­ti­va, rea­li­za­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción y el INDEC. El 44 % de las chi­cas de en­tre 14 y 19 años ya tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les, y el pro­me­dio de ini­cio fue a los 15,5 años. En­tre los va­ro­nes, tu­vie­ron re­la­cio­nes el 53,2 % y se ini­cia­ron a los 14,9.

Si bien las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tie­nen más con­cien­cia sobre las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual y tam­bién po­seen ma­yor ac­ce­so a mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, el ín­di­ce de em­ba­ra­zo ado­les­cen­te si­gue sien­do al­to: ca­da 5 mi­nu­tos, en la Ar­gen­ti­na, una chi­ca me­nor de 20 años es ma­má.

Por eso es im­por­tan­te que se char­le en el ho­gar y se ha­ga hin­ca­pié sobre la ne­ce­si­dad de cui­dar­se, tan­to pa­ra evi­tar un em­ba­ra­zo no desea­do co­mo de con­traer en­fer­me­da­des co­mo el VIH, el her­pes y el HPV, en­tre otras.

“A los ado­les­cen­tes hay que es­cu­char­los de for­ma ac­ti­va, sin juz­gar ni sus pro­pias ex­pe­rien­cias ni las que pue­dan co­men­tar de sus ami­gos", aco­ta Pa­pa­zian, de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Consultores Psi­co­ló­gi­cos. "Per­mi­tir­les ex­pre­sar sus du­das y brin­dar la me­jor in­for­ma­ción que ten­ga­mos sobre los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual y la in­ci­den­cia del con­su­mo de dro­gas y al­cohol, pa­ra que apren­dan a cui­dar su pro­pia sa­lud. Pa­ra eso es ne­ce­sa­rio que los pa­dres nos ha­ya­mos in­for­ma­do bien y no te­ma­mos ha­blar”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.