Tran­co­so Las va­ca­cio­nes de Leo Mes­si

La Voz del Interior - Rumbos - - Escapadas -

Pe­que­ña, so­ña­da... se­lec­ta. La zo­na más ex­clu­si­va de Bahía. Así es Tran­co­so, es­ta vi­lla fun­da­da por un co­lo­ni­za­dor por­tu­gués en 1586 y que aho­ra es re­fu­gio pa­ra des­can­sos fu­ga­ces de Mes­si y de­ce­nas de ri­cos bra­si­le­ños y ex­tran­je­ros. Du­ran­te ca­si cua­tro si­glos, Tran­co­so fue un apa­ci­ble pue­bli­to de ca­sas de ado­be co­lo­nial que que­da­ron aban­do­na­das, pe­ro en los años 70 fue­ron re­des­cu­bier­tas por hip­pies y el lu­gar ya no pa­só des­aper­ci­bi­do. Hoy, aquel ca­se­río es­tá pin­ta­do de co­lo­res y al­ber­ga un pu­ña­do ex­clu­si­vo de po­sa­das, ga­le­rías de ar­tes y tien­das de ro­pa in­ter­na­cio­nal, res­tós y bar­ci­tos con jar­dín al fren­te, don­de po­de­mos be­ber un tra­go mien­tras con­tem­pla­mos co­co­te­ros cen­te­na­rios y dis­fru­ta­mos del si­len­cio (una mar­ca dis­tin­ti­va del lu­gar). El va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co de la an­ti­gua Igle­sia de Sao Joao dos In­dios y de es­tas cons­truc­cio­nes les va­lió ser de­cla­ra­das Patrimonio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. ¿Y las pla­yas? Otro paraíso, co­mo to­das en la re­gión. Des­de Tran­co­so se pue­de to­mar una ex­cur­sión en el día a una pla­ya se­mi­es­con­di­da en la mata atlán­ti­ca lla­ma­da Es­pel­ho. En sus ín­ti­mos y con­ta­dos res­tós pa­san jazz y bos­sa nova, y el me­nú se im­pro­vi­sa se­gún la pes­ca del día. Si uno se an­to­ja y quie­re be­ber agua de co­co, al­guien pro­cu­ra­rá su­bir­se y trae­rá el fres­co eli­xir en un abrir y ce­rrar de ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.