La som­bra ro­ba­da

En las sa­la­man­cas, ubi­ca­das en gru­tas de mon­ta­ña, se da­ban ci­ta bru­jas y he­chi­ce­ros pa­ra prac­ti­car sus ri­tos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Con la pa­la­bra sa­la­man­ca, nues­tros pai­sa­nos nom­bra­ban a la sa­la­man­dra au­tóc­to­na, rep­til que ha­bi­ta en cue­vas, es an­fi­bio pe­ro pue­de vi­vir en la tie­rra.

Es­ta pa­la­bra tam­bién de­sig­na gru­tas en las mon­ta­ñas −o po­zos en el llano− don­de se prac­ti­ca­ban an­ti­gua­men­te cul­tos mal­va­dos: la cue­va y el ani­mal es­tán re­la­cio­na­dos en nues­tro fol­clo­re con el Dia­blo, y se su­po­ne que es en es­te an­tro don­de bru­jas y he­chi­ce­ros acu­dían a prac­ti­car sus ri­tos.

Ha­bía sa­la­man­cas en ca­si to­do el te­rri­to­rio ar­gen­tino. En Achi­ras (Cór­do­ba) exis­tía una, lo mis­mo que en Al­bi­gas­ta, Tus­ca Po­zo, Fi­gue­roa, Sau­ce Es­pi­na (San­tia­go del Es­te­ro); en el de­par­ta­men­to de Ti­no­gas­ta (Ca­ta­mar­ca) ha­bía va­rias. Y tam­bién eran co­mu­nes en Bra­sil, Uru­guay, Chi­le y otros paí­ses de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la.

Los po­bla­do­res de esas re­gio­nes creían que las cue­vas es­ta­ban ha­bi­ta­das por se­res fan­tás­ti­cos, hu­ma­nos y so­bre­na­tu­ra­les, ade­más de ali­ma­ñas que se em­plea­ban en ator­men­tar o asus­tar a la apren­di­za, ya que es­ta prác­ti­ca atraía más mu­je­res que va­ro­nes, aun­que aque­llos tam­bién par­ti­ci­pa­ran.

Cons­ta en vie­jos do­cu­men­tos que mu­chos es­tu­dian­tes de bru­jos iban a es­tos aque­la­rres pa­ra ad­qui­rir la po­tes­tad de ha­cer da­ño. Fé­lix Co­luc­cio di­ce en su Dic­cio­na­rio de creen­cias y cos­tum­bres ar­gen­ti­nas y ame­ ri­ca­nas que la pri­me­ra con­di­ción que se les exi­gía era re­ne­gar de la fe cris­tia­na.

Al ini­ciar­se el ri­to, un pá­ja­ro ne­gro guia­ba al vi­si­tan­te, que de­bía des­nu­dar­se y es­cu­pir so­bre un cru­ci­fi­jo o una hos­tia con­sa­gra­da, a ve­ces pi­san­do el ros­tro de Je­sús.

Des­pués, le sa­lía al en­cuen­tro una enor­me ser­pien­te –una am­pa­la­gua– que se le en­ros­ca­ba en el cuer­po des­de los to­bi­llos has­ta el cue­llo. Es­ta ser­pien­te adi­vi­na­ba si la o el pro­me­san­te ha­bían re­nun­cia­do ver­da­de­ra­men­te a Dios: si no lo ha­bían he­cho, la ser­pien­te los ma­ta­ba por cons­tric­ción; si lo ha­bían he­cho, los li­be­ra­ba y des­apa­re­cía en las som­bras.

Ac­to se­gui­do, de­bían ca­mi­nar en­tre ani­ma­les te­rro­rí­fi­cos –es­cuer­zos enor­mes, mur­cié­la­gos ti­ño­sos, sa­ban­di­jas re­pug­nan­tes– has­ta una enor­me ha­bi­ta­ción don­de mu­chas per­so­nas des­co­no­ci­das bai­la­ban ale­gre­men­te. Al ama­ne­cer, arras­trán­do­se de can­san­cio, re­gre­sa­ban a su ca­sa.

Se­gún Co­luc­cio, en al­gu­nas re­gio­nes obli­ga­ban a las mu­je­res a mon­tar des­nu­das en un chi­vo in­fer­nal, a tre­par en ár­bo­les mo­ve­di­zos, a na­dar se­pa­ran­do la ca­be­za de su cuer­po.

En Ju­juy, el ri­to era muy pa­re­ci­do, aun­que el as­pi­ran­te a he­chi­ce­ro se iba car­ga­do de ri­que­zas. Sin em­bar­go, en aque­lla pro­vin­cia, uno po­día de­tec­tar si al­guien ha­bía caí­do en el mal pues a la luz del día, esas per­so­nas no pro­yec­ta­ban som­bra: les ha­bían ro­ba­do el al­ma, que se ma­ni­fes­ta­ba en la som­bra so­bre el sue­lo.

Joa­quín V. Gon­zá­lez y Juan Car­los Dá­va­los cuen­tan que es­tos lu­ga­res so­lían ser grie­tas en las al­tu­ras de la mon­ta­ña, don­de los cón­do­res anida­ban pa­ra pro­te­ger a sus pi­cho­nes. Los graz­ni­dos, al de­for­mar­se por los co­rre­do­res, da­ban pie a mu­chas le­yen­das.

A tra­vés de fá­bu­las traí­das por los es­pa­ño­les del Nor­te, que se mez­cla­ron con creen­cias de nues­tros in­dí­ge­nas, es­tas cu­rio­sas his­to­rias per­du­ran en lo pro­fun­do de la cul­tu­ra po­pu­lar y aún pue­den plan­tear­nos enig­mas que re­sul­tan in­quie­tan­tes. Su­ge­ren­cias: bus­car por in­ter­net o com­prar Fá­bu­las na­ti­vas, de Joa­quín V. Gon­zá­lez; re­ga­lar a los ni­ños de la fa­mi­lia la ma­ra­vi­llo­sa sa­ga de Se­res mi­to­ló­gi­cos ar­gen­ti­nos, her­mo­sa­men­te ilus­tra­da, de Leo Ba­tic. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.