Atra­pa­dos por el es­trés

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro: ¿Se­rás lo que de­bas ser? (Edi­cio­nes Urano) Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Un mal de nues­tro tiem­po es lo que to­dos co­no­ce­mos co­mo es­trés. Y por cier­to, hay mu­cha con­fu­sión so­bre es­te tér­mino y no siempre se em­plea de ma­ne­ra acer­ta­da. ¿Qué es en reali­dad? ¿Pue­de a ve­ces ser bueno y otras ve­ces ma­lo?

Par­tien­do de la ba­se de que ca­da uno de no­so­tros es una uni­dad que in­te­gra as­pec­tos psí­qui­cos, bio­ló­gi­cos y so­cia­les, di­re­mos que el es­trés es la res­pues­ta ge­ne­ra­li­za­da de un or­ga­nis­mo an­te un es­tí­mu­lo que es vi­ven­cia­do co­mo alar­man­te. Di­cha res­pues­ta pre­pa­ra al or­ga­nis­mo pa­ra que lle­ve a ca­bo la ac­ción ade­cua­da, de ma­ne­ra rá­pi­da y con el fin de lo­grar cier­ta adap­ta­ción al me­dio. Sin em­bar­go, co­mo to­dos so­mos dis­tin­tos, no reac­cio­na­re­mos de igual for­ma an­te el mis­mo es­tí­mu­lo.

Quien ca­mi­na de no­che por la ciu­dad y de re­pen­te es sor­pren­di­do por un gru­po de ma­lean­tes que pro­cu­ra asal­tar­lo, ob­via­men­te vi­vi­rá una si­tua­ción es­tre­san­te. An­te el in­mi­nen­te pe­li­gro, se al­te­ra­rá el rit­mo car­día­co y su­birá la pre­sión ar­te­rial, a la vez que el hi­po­tá­la­mo pro­du­ci­rá más adre­na­li­na y las glán­du­las su­pra­rre­na­les li­be­ra­rán ma­yor can­ti­dad de cor­ti­sol. La si­tua­ción de ten­sión emo­cio­nal ge­ne­ra­rá cam­bios a ni­vel fi­sio­ló­gi­co que nos de­ja­rán lis­tos pa­ra de­fen­der­nos o huir. ¿Se pue­de pen­sar en­ton­ces que el es­trés es ma­lo? Cla­ro que no. De he­cho, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra que po­da­mos sub­sis­tir.

El pro­ble­ma re­si­de en lo que ocu­rre cuan­do al­guien es­tá su­je­to a una si­tua­ción de es­trés por un pe­río­do pro­lon­ga­do. Es ahí cuan­do los cam­bios fi­sio­ló­gi­cos pro­vo­ca­dos de­jan de au­xi­liar­nos y empiezan a per­ju­di­car­nos. Es­tar ex­pues­tos du­ran­te lar­go tiem­po a una si­tua­ción de es­trés es lo que pue­de de­ri­var, más tar­de, en una pro­fun­da de­pre­sión. Tam­bién hay quie­nes aso­cian, in­clu­so, lar­gos pe­río­dos de es­trés con en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res u on­co­ló­gi­cas. Lo que es se­gu­ro es que nues­tro or­ga­nis­mo no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra pa­de­cer es­trés de ma­ne­ra cons­tan­te. Y es es­ta for­ma de es­trés pro­lon­ga­da, que de­ja de ser be­ne­fi­cio­sa y se trans­for­ma en pa­to­ló­gi­ca, la que de­no­mi­na­mos dis­trés.

Des­de un pun­to de vis­ta mé­di­co, sue­le re­co­men­dar­se que quien pa­de­ce dis­trés pro­cu­re me­jo­rar su ali­men­ta­ción, rea­li­zar ejer­ci­cio, des­can­sar más... Pe­ro di­chas re­co­men­da­cio­nes, aun­que bue­nas, no son su­fi­cien­tes. Des­de una mi­ra­da psi­co­te­ra­péu­ti­ca, es fun­da­men­tal que el pa­cien­te iden­ti­fi­que la cau­sa de su dis­trés y la eli­mi­ne. Ya lue­go ha­brá que rea­li­zar un aná­li­sis más pro­fun­do pa­ra iden­ti­fi­car si hu­bo al­gu­na ra­zón, a ni­vel in­cons­cien­te, que pre­dis­pu­sie­ra a la per­so­na a ubi­car­se de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra fren­te a los otros. La re­le­van­cia de es­to úl­ti­mo re­si­de, bá­si­ca­men­te, en lle­var a ca­bo una la­bor pre­ven­ti­va que ten­ga por fin im­pe­dir la po­si­ble re­pe­ti­ción y lo­grar un cam­bio en la po­si­ción de ese su­je­to fren­te a la vi­da. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.