Mi­ra­mar, la Ba­bel atlán­ti­ca

In­fi­ni­ta, di­ver­ti­da, fa­mi­li­era. Con ocho ki­ló­me­tros de pla­yas, bos­ques, pa­seos y una gas­tro­no­mía don­de se abra­zan los sabores de la in­mi­gra­ción, la be­lla lo­ca­li­dad bal­nea­ria he­chi­za a los vi­si­tan­tes con pro­pues­tas re­la­ja­das, le­jos de la dispu­ta te­rri­to­ria

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos Escapadas -

Fren­te al cir­cui­to clá­si­co del li­to­ral con mul­ti­tu­des, Mi­ra­mar con­tra­po­ne una apues­ta de en­tre­ca­sa, le­jos de la aren­ga y la dispu­ta te­rri­to­rial por grano de are­na. Es­to no ha­ce me­lla en su ofer­ta: tie­ne to­do lo que pre­su­me un des­tino de cos­ta: pla­yas per­la­das por el sol, al­ta gas­tro­no­mía, surf pa­ra pri­me­ri­zos y vie­jos lo­bos de mar y ex­cur­sio­nes por un vi­ve­ro con­tra el que nin­gu­na lo­ca­li­dad ve­ci­na po­dría com­pe­tir por ca­li­dad de tra­ve­sía y des­me­su­ra de ve­ge­ta­ción. La ciu­dad na­ció co­mo “es­ta­ción de ba­ños” a fi­na­les del si­glo XIX con los pri­me­ros po­bla­do­res arri­ba­dos des­de Mar del Pla­ta e in­cor­po­ró en su ver­gel los co­lo­res de la in­mi­gra­ción. Un to­tum re­vo­lo­tum con el ADN de la ar­gen­ti­ni­dad: ita­lia­nos, es­pa­ño­les, yu­gos­la­vos y ju­díos que la re­bau­ti­zan Mi­ra­mois­he. To­dos la adop­ta­ron co­mo si­tio pa­ra con­fra­ter­ni­zar en un pe­lo­ta pa­le­ta o un bu­ra­ko que pro­me­te con­ti­nuar al ve­rano si­guien­te. A la mis­ma ho­ra y en el mis­mo lu­gar. Ade­más, Mi­ra­mar mo­to­ri­zó una política de ser­vi­cios de ca­li­dad en gas­tro­no­mía y en áreas de re­crea­ción. El cir­cui­to Sa­bo­reá Mi­ra­mar con­gre­ga una vein­te­na de res­tau­ran­tes, ca­fés, al­ma­ce­nes y pro­vee­du­rías, im­pul­so­res del uso de pro­duc­tos y ma­te­rias pri­mas de la zo­na. Tam­bién des­ta­ca la Fe­ria Ver­de, con su ofer­ta se­ma­nal de mi­cro­em­pren­di­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.