Las lá­gri­mas de Koo­nek II

El pichón Shehuen se re­cos­tó en el pe­cho de la an­cia­na, que le ofre­ció una go­ti­ta de agua en la pun­ta del de­do.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Cuan­do las ma­nos, he­la­das, co­men­za­ron a do­ler­le, de­ci­dió reavi­var el fue­go, su úni­ca com­pa­ñía en la temprana no­che in­ver­nal de la Pa­ta­go­nia. De pron­to, so­bre­sal­ta­da, oyó ba­jar de las nu­bes un ale­teo mez­cla­do con un piar es­can­da­lo­so. Era Shehuen que vol­vía, tan asus­ta­do y can­sa­do que ca­yó so­bre su fal­da. El pichón le con­tó, tem­blan­do, que se ha­bía per­di­do cuan­do ba­ja­ron a to­mar agua en una la­gu­na; él se de­mo­ró y la ban­da­da al­zó vue­lo sin re­pa­rar en que lo de­ja­ban atrás.

Koo­nek se re­fu­gió con él en su kau y tra­tó de con­so­lar­lo por la pér­di­da de sus pa­dres, le dio de co­mer en la pal­ma de la mano y le ofre­ció una go­ti­ta de agua en la pun­ta del de­do. Shehuen se acos­tó en el pe­cho de ella, ba­jo su abri­go, sin sa­ber que la an­cia­na su­fría pen­san­do en có­mo iba a ali­men­tar­lo pues, con la nie­ve, los in­sec­tos des­apa­re­ce­rían.

“¿No di­cen que soy he­chi­ce­ra?”, se pre­gun­tó ella, des­ve­la­da. “Se­gu­ra­men­te po­dré ha­cer al­go de ma­gia”, y se dur­mió pen­san­do que por amor a su pe­que­ño ami­go en­con­tra­ría la for­ma de que so­bre­vi­vie­ra.

A la ma­ña­na si­guien­te ca­yó la pri­me­ra ne­va­da. La an­cia­na mi­ró al­re­de­dor del tol­do bus­can­do qué co­mer, pe­ro só­lo vio ar­bus­tos con es­pi­nas, los úni­cos ca­pa­ces de so­bre­vi­vir en aquel cli­ma.

Mien­tras ca­mi­na­ba pre­gun­tán­do­se có­mo po­día la Tie­rra ser tan cruel con sus hi­jos, no­tó, asom­bra­da, que sus lá­gri­mas, al to­car una plan­ta de es­pi­ni­llo, se iban con­vir­tien­do en pe­que­ños fru­tos de un azul-mo­ra­do. Y al mi­rar al­re­de­dor, vio que, co­mo se en­cien­den las es­tre­llas al lle­gar la no­che, to­dos los ar­bus­tos se iban car­gan­do de ba­yas.

Lla­mó a su pe­que­ño ami­go, que re­vo­lo­teó so­bre ellas, ham­brien­to, mien­tras de­cía: “¡Oja­lá mis pa­dres lo su­pie­ran, no ten­drían que ir­se tan le­jos en bus­ca de co­mi­da!” De pron­to, oye­ron un in­creí­ble ba­tir de alas, y Koo­nek vio ve­nir, des­de el nor­te, la ban­da­da de pá­ja­ros que re­gre­sa­ba por Shehuen. Al ver tan­tos fru­tos, rom­pie­ron a can­tar y aun­que ago­ta­dos por el lar­go via­je, se po­sa­ron en las ra­mas y pi­co­tea­ron las de­li­cio­sas bo­li­tas, com­pren­dien­do que ya no era ne­ce­sa­rio emi­grar pa­ra con­se­guir ali­men­to.

A par­tir de aquel día, po­drían per­ma­ne­cer to­do el año en esa tie­rra a la que con­si­de­ra­ban su­ya, fe­li­ces y pro­te­gi­dos por el ca­ri­ño de la an­cia­na.

Me­ses des­pués, cuan­do la nie­ve se des­hi­zo en arro­yue­los, Koo­nek vio lle­gar al res­to de la tri­bu. Es­tos, al ver­la con­ten­ta y sa­lu­da­ble, pen­sa­ron que, ver­da­de­ra­men­te, de­bía ser una “ma­chi”: ha­bían te­mi­do en­con­trar­la muer­ta de frío o de ham­bre. Koo­nek es­ta­ba muy con­ten­ta y, con sor­pre­sa, no­ta­ron que los pá­ja­ros del ai­ke bus­ca­ban co­mi­da pa­ra ella. Pe­ro lo que ver­da­de­ra­men­te los ma­ra­vi­lló fue­ron aque­llos ar­bus­tos es­pi­no­sos car­ga­dos con sus bo­ni­tas ba­yas mo­ra­das.

Pa­sa­ron mu­chí­si­mos años, y co­mo nun­ca les fal­tó aquel fru­to, los pa­ta­go­nes apren­die­ron a ob­te­ner de él un dul­ce sa­bro­so y una be­bi­da que les qui­ta­ba el frío en in­vierno. Has­ta la raíz del arbolito les brin­da­ba al­go: de ella con­si­guie­ron un tó­ni­co que cu­ra­ba la de­bi­li­dad de los en­fer­mos, y con los res­tos, fa­bri­ca­ban tin­tu­ras pa­ra te­ñir sus te­ji­dos.

Es­te arbolito se lla­ma ca­la­fa­te, y cre­ce por to­do el sur de nues­tro país. Di­ce la tra­di­ción que el que prue­ba su fru­ta se que­da en la Pa­ta­go­nia pa­ra siem­pre y, si por ca­sua­li­dad de­be ir­se, con el tiem­po re­gre­sa­rá co­mo re­gre­sa­ron los pá­ja­ros pa­ra que Koo­nek hi­cie­ra el mi­la­gro de crear el fru­to azul del siem­pre re­gre­sar.

Glo­sa­rio: ai­ke: tol­de­ría; choi­que: ñan­dú; ma­ra: lie­bre pa­ta­gó­ni­ca; kau: tol­do; ma­chi: bru­jo, he­chi­ce­ra; pa­ta­go­nes: in­dí­ge­nas de la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na; Shehuen: Sol. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.