¿Nos va­mos a vi­vir so­los o en pa­re­ja?

Tar­de o tem­prano, el ben­di­to día de la in­de­pen­den­cia nos lle­ga a to­dos. ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos? ¿Me­jor con ami­gos, pri­me­ro? Un sal­to al fu­tu­ro lleno de vér­ti­go, ale­gría y un mar de pre­gun­tas.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR JE­SI­CA MA­TEU ILUSTRACIÓN TONY GANEM

¿Me voy a vi­vir so­lo o en pa­re­ja? Tar­de o tem­prano, la dis­yun­ti­va siem­pre apa­re­ce en­tre quie­nes te­nien­do una re­la­ción de no­viaz­go, pa­re­ja o amis­tad pla­nean dar el tan an­sia­do –y ca­da vez más pos­ter­ga­do– sal­to en­tre la ca­sa fa­mi­liar y una nue­va vi­da de a dos.

Am­bas al­ter­na­ti­vas son apues­tas vá­li­das que ge­ne­ran mu­chas ex­pec­ta­ti­vas y desafíos. Pe­ro ¿cuál se­rá la más ade­cua­da? “Es una pre­gun­ta que no tie­ne res­pues­ta. No se pue­den ha­cer ge­ne­ra­li­za­cio­nes por­que las re­la­cio­nes de pa­dres e hi­jos di­fie­ren en ca­da fa­mi­lia”, re­fle­xio­na la psi­có­lo­ga Bea­triz Levy, miem­bro del Ate­neo Psi­coa­na­lis­ta y es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia de pa­re­ja.

La de­ci­sión, di­ce, de­pen­de­rá de las ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad y de los de­seos, pe­ro tam­bién del víncu­lo que ca­da per­so­na tie­ne con el nú­cleo fa­mi­liar del cual in­ten­ta des­pe­gar. La me­jor op­ción se­rá aque­lla que no sea for­za­da, apre­su­ra­da o trau­má­ti­ca.

Es que si bien la teo­ría po­pu­lar in­di­ca que lo ideal es lle­gar a la con­vi­ven­cia sa­bien­do lo que im­pli­ca au­to­ges­tio­nar­se y lle­var ade­lan­te las mi­nu­cias de una ca­sa, tam­po­co hay que afe­rrar­se a los ma­nua­les. “Hay fa­mi­lias que crean la­zos de mu­cha de­pen­den­cia y otras que tien­den a la au­to­no­mía. A ve­ces, más allá de las cir­cuns­tan­cias, la di­fe­ren­cia pa­sa por la ne­ce­si­dad de ca­da uno de ha­cer una ex­pe­rien­cia en so­le­dad o sim­ple­men­te ir­se de la ca­sa de los pa­dres en pa­re­ja. Hay jó­ve­nes, ade­más, que no so­por­tan la idea de la so­le­dad”, acla­ra Lev y. idea en la me­di­da en que sea po­si­ble y no for­za­do. Si la per­so­na es­tá en con­di­cio­nes de ha­cer ese trán­si­to pre­vio, va a es­tar en me­jo­res con­di­cio­nes de jun­tar­se con al­guien más ade­lan­te”.

Pe­ro ir­se a vi­vir so­lo no sig­ni­fi­ca úni­ca­men­te des­per­tar­se o re­gre­sar a ca­sa a la ho­ra en que uno quie­ra sin dar ex­pli­ca­cio­nes. Tam­bién con­lle­va or­de­nar, lim­piar, ha­cer las com­pras y ocu­par­se de pa­gar las ex­pen­sas y el al­qui­ler; in­clu­so de­jar de la­do co­mo­di­da­des que siem­pre es­tu­vie­ron más o me­nos ga­ran­ti­za­das en la ca­sa fa­mi­liar.

No obs­tan­te, tam­po­co hay que caer en el re­duc­cio­nis­mo de de­cir que los jó­ve­nes no ha­cen na­da en el ho­gar de ori­gen: mu­chos asu­men res­pon­sa­bi­li­da­des e in­clu­so se ha­cen car­go de al­gu­nos gas­tos, lo que los de­ja me­jor pa­ra­dos fren­te al cam­bio. Co­mo bien di­cen los es­pe­cia­lis­tas, hay dis­tin­tas mo­da­li­da­des en ese “es­tar en la ca­sa pa­ter­na”.

Pe­ro pa­ra quie­nes aso­man por pri­me­ra vez a las res­pon­sa­bi­li­da­des, sin du­da, la vi­da en pa­re­ja su­po­ne un in­men­so cam­bio de vi­da: Quie­nes eli­gen es­to, “de­be­rían sa­ber que con­vi­vir im­pli­ca to­mar el desafío de que dos his­to­rias y dos fa­mi­lias di­fe­ren­tes se unan” y, en con­se­cuen­cia, “te­ner que to­le­rar las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.