CON­VI­VIR ES UN AR­TE

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

No es un re­to sen­ci­llo, pe­ro sí po­si­ble y di­ver­ti­do el que pro­po­ne la con­vi­ven­cia amo­ro­sa. De­man­da -siem­pre- un pe­río­do de adap­ta­ción y una cons­tan­te de­di­ca­ción pa­ra que la ar­mo­nía pre­do­mi­ne. Ade­más, so­bre to­do al co­mien­zo, pue­den exis­tir “pu­jas de po­der que mu­chas ve­ces se en­ta­blan sin dar­se cuen­ta”, ad­vier­te Dru­ca­roff.

Un clá­si­co: cuan­do uno de los dos miem­bros de la pa­re­ja se mu­da a la ca­sa del otro, se ha­ce vi­si­ble la di­fi­cul­tad del que ya es­ta­ba ins­ta­la­do de ha­cer­le lu­gar al con­vi­vien­te. Y el pla­card se vuel­ve to­do un sím­bo­lo. Pa­ra re­sol­ver­lo es esen­cial “te­ner en cuen­ta que la vi­da es muy di­ná­mi­ca y an­te el cam­bio de escenario se re­quie­ren res­pues­tas in­no­va­do­ras y ac­ti­tu­des nue­vas”, pro­po­ne el psi­coa­na­lis­ta.

Lev y tam­bién re­co­no­ce di­fi­cul­ta­des en to­do lo que im­pli­ca “re­nun­ciar a cier­tas cos­tum­bres y mo­da­li­da­des de vi­da y, so­bre to­do, a los es­pa­cios que se te­nía en so­le­dad”. Sin em­bar­go, es sa­lu­da­ble con­ser­var­los. In­clu­so en un mis­mo am­bien­te. Uno pue­de es­tar le­yen­do mien­tras el otro se en­tre­tie­ne con la con­so­la de vi­deo­jue­gos. La idea es com­par­tir pro­yec­tos y mo­men­tos, pe­ro tam­bién te­ner lu­gar pa­ra in­tere­ses in­di­vi­dua­les. “Se pue­de es­tar jun­tos pe­ro no amon­to­na­dos. La con­ser­va­ción de los es­pa­cios in­di­vi­dua­les es una con­di­ción pa­ra sos­te­ner la con­vi­ven­cia”. Aun­que ad­vier­te so­bre el ex­ce­so de es­tos es­pa­cios per­so­na­les por­que cuan­do eso su­ce­de, “cues­ta ar­mar el no­so­tros”. “Otra ame­na­za es la pre­ten­sión exa­cer­ba­da de pa­ri­dad que a ve­ces bo­rra las di­fe­ren­cias na­tu­ra­les en­tre dos per­so­nas”, di­ce el es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.