El en­can­to de lo vie­jo

Uso mis ha­llaz­gos a dia­rio, aun­que los más frá­gi­les los guar­do en un ar­cón que ca­da tan­to abro pa­ra dar una ojea­da.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Co­mo sa­brán, me gus­ta co­lec­cio­nar co­sas vie­jas. Las de la fa­mi­lia son mis pre­fe­ri­das, pe­ro en ca­so de no con­se­guir­las −van des­apa­re­cien­do de a po­co−, tra­to de en­con­trar al­gún ar­tícu­lo se­me­jan­te.

Me gus­tan es­pe­cial­men­te los de­lan­ta­les de co­ci­na “con pe­to”, co­mo de­cía ma­má, que los de­tes­ta­ba so­bre­ma­ne­ra. Aho­ra cues­ta con­se­guir­los, sal­vo de plás­ti­co, que me re­sul­tan in­có­mo­dos: pre­fie­ro las fi­bras na­tu­ra­les. Ten­go varios de­lan­ta­les, pe­ro son nue­vos y de­ma­sia­do li­viano el gé­ne­ro; cuan­do quie­ro en­car­gar­me de los pla­tos, ter­mino con la pan­za mo­ja­da.

He te­ni­do más suer­te con los man­te­les; de a po­co he con­se­gui­do que mis her­ma­nas me los ce­die­ran, y a ve­ces, en la fe­ria del ba­rrio o en el Pa­seo de las Ar­tes, he en­con­tra­do unos bor­da­dos con pre­cio­sos ramos o pe­que­ñas flo­res en ro­co­có, her­mo­sa­men­te con­ser­va­dos. Mis alum­nas, pa­ra mi cum­plea­ños, sue­len ob­se­quiar­me man­te­li­tos que han pin­ta­do a mano, o ador­na­dos con cin­tas, pun­ti­llas y en­ca­je. Los guar­do pa­ra ocasiones es­pe­cia­les.

Ade­más, ten­go de­bi­li­dad por co­lec­cio­nar pa­ñue­los de mano bor­da­dos por las mon­jas de clau­su­ra, co­lec­ción a la que cons­tan­te­men­te agre­go una pie­za nue­va.

El lien­zo cru­do me en­can­ta, pues re­sis­te ser la­va­do mil ve­ces y tie­ne una dig­na ve­jez: aun po­drás ha­cer de él re­pa­sa­do­res, y, fi­nal­men­te, usar­los pa­ra sa­car lus­tre. Tam­bién me atrae la ba­tis­ta y el bom­ba­sí con flo­res de co­lo­res te­nues.

Sé que pa­re­ce­rá una ri­di­cu­lez, pe­ro es­tas co­sas me re­cuer­dan los ca­tá­lo­gos que ma­má re­ci­bía de Es­ta­dos Uni­dos, don­de nos de­ja­ba ele­gir los mol­des que lue­go nos en­via­rían por co­rreo.

Ha­ce años, en al­gún via­je por las pro­vin­cias del no­roes­te, lle­gá­ba­mos a un pue­blo don­de el ne­go­cio más im­por­tan­te era el de “Ramos Ge­ne­ra­les”; en­trar en ellos era co­mo un via­je al pa­sa­do: allí con­vi­vían ollas de ace­ro inoxi­da­ble con otras en­lo­za­das, mon­tu­ras y arreos pa­ra el ca­ba­llo, jau­las pa­ra guar­dar car­ne jun­to con he­la­de­ras eléc­tri­cas, bra­se­ros de hie­rro y gran­des pie­zas de te­las, a ve­ces des­vaí­das, de una ca­li­dad in­creí­ble. Nun­ca sa­lía con las ma­nos va­cías, ten­tán­do­me con ese re­vi­val de cua­ren­ta años atrás.

Sue­lo usar dia­ria­men­te es­tos ha­llaz­gos, pe­ro lo más frá­gil lo guar­do en ca­jas, en un ar­cón y de vez en cuan­do, lle­va­da por un im­pul­so, los sa­co sim­ple­men­te pa­ra dar­les una ojea­da. Pe­ro las pren­das que usa­ron mis pa­dres son, pa­ra mí, ben­di­tas: un vie­jo pe­rra­mus −pa­la­bra ga­le­sa− de pa­pá, que aún uso en los días de llu­via pa­ra sa­lir al pa­tio y res­ca­tar un ga­to de la ta­pia o qui­tar el gra­ni­zo de la alcantarilla. A pe­sar de sus pu­ños des­hi­la­cha­dos, de los bo­to­nes que le fal­tan, me re­sis­to a des­ha­cer­me de él.

Tam­bién de pa­pá guar­do una vie­ja man­ta de vi­cu­ña con la que se abri­ga­ba en sus úl­ti­mos años. Lo re­cuer­do sen­ta­do en una me­ce­do­ra − que con­ser­vo en mi dor­mi­to­rio− cer­ca del ven­ta­nal del pa­tio de la ca­sa de Ba­rrio Güemes, con la te­le­vi­sión al fren­te (le en­can­ta­ban las se­ries de cow­boys), con ella so­bre los hom­bros, el dia­rio en la cin­tu­ra y los anteojos en la mano. Aho­ra, cuan­do ha­ce fres­co, la uso en mi ca­ma so­bre sá­ba­nas de al­go­dón. En pleno in­vierno, la cu­bro con dos man­tas po­la­res pa­ra que me res­guar­de de las fi­bras de po­liés­ter, re­cor­dán­do­me que aun en la ve­jez, uno si­gue sien­do un ni­ño en los afec­tos.

Su­ge­ren­cias: co­mo la­bor­te­ra­pia, con­se­guir re­vis­tas fe­me­ni­nas con cua­der­ni­llo de mol­des –la vie­ja La­bo­res, o la más re­cien­te Bur­da– e in­ten­tar al­gu­na ma­nua­li­dad mien­tras mi­ra­mos la te­le­vi­sión. En In­ter­net se en­cuen­tran bue­nas ofer­tas de te­las de fi­bras na­tu­ra­les. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.