Per­so­nas con­fun­di­das

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR LIC. RAÚL G. KOFFMAN Psi­có­lo­go, Ro­sa­rio, San­ta Fe. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rumbosdigital.com

Hay mo­men­tos en que las per­so­nas se sien­ten con­fun­di­das, los fa­mo­sos “mo­men­tos de con­fu­sión” en que al­go ra­ro su­ce­de. Si in­ves­ti­ga­mos en de­ta­lle qué ocu­rre du­ran­te es­tos tran­ces, des­cu­bri­mos que las per­so­nas fu­sio­nan una idea con otra, de allí la Fon­Iu­siyn. Co­mo cuan­do le de­ci­mos a al­gún co­no­ci­do “es­tás mez­clan­do las co­sas”.

Con­fu­sio­nes hay mu­chas. Es­tán las más gra­ves (las que re­quie­ren me­di­ca­ción psi­quiá­tri­ca) y las otras: las dia­rias, las co­ti­dia­nas, de las que se sa­le más o me­nos con fa­ci­li­dad, y con ma­yor o me­nor ayu­da. Es­tas úl­ti­mas son jus­ta­men­te las más ne­ce­sa­rias de en­ten­der e iden­ti­fi­car.

Por ejem­plo: si us­ted cree que la bon­dad su­po­ne ne­ce­sa­ria­men­te so­me­ti­mien­to, us­ted es­tá con­fun­di­da o con­fun­di­do. Al fu­sio­nar bon­dad con so­me­ti­mien­to (o aguan­tar lo que sea pa­ra no sen­tir­se ma­la per­so­na), es po­si­ble que no com­pren­da por qué los de­más tie­nen ac­ti­tu­des man­do­nas o pre­po­ten­tes con us­ted. Si us­ted “se­pa­ra” bon­dad de so­me­ti­mien­to, qui­zá po­drá se­guir sien­do bue­na per­so­na, pe­ro po­nien­do lí­mi­tes pre­ci­sos a aque­llos que quie­ran de­ci­dir so­bre su vi­da.

Lo mis­mo su­ce­de en el ca­so in­ver­so: si us­ted quie­re po­ner lí­mi­tes pre­ci­sos a los de­más, pe­ro cuan­do lo ha­ce, la ac­ción le sur­ge de ma­ne­ra agre­si­va, ha­brá fu­sio­na­do su ne­ce­si­dad de po­ner lí­mi­tes con la agre­si­vi­dad o con el mie­do a las­ti­mar a los de­más. Si lo­gra se­pa­rar­los, po­drá po­ner esos lí­mi­tes tran­qui­la­men­te y con se­gu­ri­dad. Sin llan­tos ni mie­dos ni cul­pas.

Veá­mos­lo en otro escenario: al­guien in­ten­ta ven­der­le al­go y le ex­pli­ca cier­ta cues­tión va­rias ve­ces sin que us­ted lo­gre en­ten­der­la bien. Pue­de su­ce­der que us­ted no es­té en con­di­cio­nes de com­pren­der­lo o que la otra per­so­na no sea muy cla­ra en su ex­po­si­ción por­que hay ga­to en­ce­rra­do. En es­te con­tex­to, esa fal­ta de cla­ri­dad −esa Fon­Iu­siyn− es ne­ce­sa­ria pa­ra la ven­ta que es­tá en jue­go.

¿Otro ejem­plo? Cuan­do se con­vier­te a una sus­tan­cia en ob­je­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad co­mo si fue­se agua o ai­re (al­go que le ha traí­do gra­ví­si­mos pro­ble­mas a mu­chas per­so­nas). ¿Es el te­lé­fono ce­lu­lar un ob­je­to im­pres­cin­di­ble? En si­tua­cio­nes lí­mi­tes, de vi­da o muer­te, se­gu­ra­men­te sí. Fue­ra de ellas, ob­via­men­te no. Pe­ro ya sa­be­mos: siem­pre hay gen­te in­tere­sa­da en que las con­fu­sio­nes se per­pe­túen.

Pa­san­do en lim­pio: las con­fu­sio­nes son las que lle­van a obrar des­or­ga­ni­za­da­men­te. Por­que quien pue­de di­fe­ren­ciar si­tua­cio­nes e in­ten­cio­nes, pro­ba­ble­men­te es­té me­jor pa­ra­do pa­ra ha­cer­se en­ten­der, pue­da de­fi­nir qué quie­re pa­ra su vi­da y se­pa adón­de quie­re lle­gar... He­cho hu­mano que, co­mo to­dos los he­chos hu­ma­nos, son com­ple­jos de en­ten­der. Pe­ro lo com­ple­jo es te­ma pa­ra otro ar­tícu­lo. Por­que no hay que con-fun­dir com­ple­jo y com­pli­ca­do. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.