Los car­na­va­les I

En el Nue­vo Mun­do era ca­rac­te­rís­ti­co el uso de agua, ri­to pu­ri­fi­ca­dor que ba­rría con de­mo­nios y hu­mo­res ma­lig­nos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

El fol­clo­ris­ta Raúl Cor­tá­zar de­cía que el car­na­val era la fies­ta que pa­re­ce sa­ciar una ape­ten­cia in­na­ta del hom­bre, pues con di­fe­ren­tes nom­bres y dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, apa­re­ce du­ran­te el pa­ga­nis­mo eu­ro­peo y se man­tie­ne has­ta la ac­tua­li­dad.

El car­na­val, des­de siem­pre, fue la fies­ta po­pu­lar por ex­ce­len­cia, don­de se mez­cla­ban las cla­ses so­cia­les en el des­bor­de de las pa­sio­nes, la em­bria­guez, las más­ca­ras, los jue­gos, la dan­za y el can­to.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del car­na­val, en los pue­blos del Nue­vo Mun­do, era el uso del agua, a la que mu­chos es­tu­dio­sos se­ña­lan co­mo un ri­to “pu­ri­fi­ca­dor” que ba­rría con de­mo­nios y hu­mo­res ma­lig­nos.

A los bal­da­zos se unían el pa­pel pi­ca­do, las ser­pen­ti­nas, la ha­ri­na o el al­mi­dón y, en nues­tras pro­vin­cias del No­roes­te, los gol­pes con ramos de al­baha­ca, de ro­me­ro y otras hier­bas aro­má­ti­cas; en Cór­do­ba, al­gu­nos se­rra­nos re­cuer­dan ha­ber­lo he­cho con pe­pe­ri­na o mis­tol.

Es­pe­ra­do por ri­cos y des­he­re­da­dos, el car­na­val era un jue­go pe­li­gro­so pa­ra el cuer­po y el al­ma: siem­pre se pro­du­cían des­ma­nes, ase­si­na­tos por ce­los o in­fi­de­li­dad, in­to­xi­ca­dos por ex­ce­so de be­bi­das, ac­ci­den­tes, vio­la­cio­nes y mal­tra­to.

A mi­tad del si­glo XVIII, era co­mún que se in­va­die­ran ca­sas, don­de no só­lo arro­ja­ban agua y se gol­pea­ban con ve­ji­gas de va­ca in­fla­das, sino que rom­pían mue­bles y ro­ba­ban a dis­cre­ción, por lo que al­gu­nos vi­rre­yes pu­sie­ron res­tric­cio­nes.

Cris­tó­bal de Agui­lar –el pri­mer dra­ma­tur­go ar­gen­tino–, que re­si­día en Cór­do­ba por en­ton­ces, es­cri­bió unas gra­cio­sas obras de tea­tro don­de se bur­la­ba de los de­fec­tos de los cor­do­be­ses.

En El Car­na­val, pre­sen­ta a do­ña Se­gun­da Cas­ca­bel, “viu­da que gus­ta de las car­nes­to­len­das”, con un ojo mo­ra­do por an­dar ti­ran­do y re­ci­bien­do huevos po­dri­dos.

Otro per­so­na­je, don Fa­dri­que, re­fie­re que le echa­ron “un cuerno lleno de ce­ni­za y agua, car­bón y afre­cho” y él les ha­bía res­pon­di­do con una olla de ce­bo y ho­llín.

Se­ten­ta años des­pués, el go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res, don Juan Ma­nuel de Ro­sas, im­pu­so fuer­tes mul­tas y cas­ti­gos a es­tos des­ma­nes.

Co­mo mu­chas de las ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res, era co­mún que par­te de la di­ver­sión es­tu­vie­ra di­ri­gi­da, am­pa­rán­do­se en el dis­fraz, a mo­les­tar a fun­cio­na­rios an­ti­pá­ti­cos o gen­te po­de­ro­sa po­co apre­cia­da.

Siem­pre ha­bía he­ri­dos y con­tu­sos, y una vez que el vino se subía a la ca­be­za, los he­chos eran más gra­ves.

En el cam­po de las pro­vin­cias del cen­tro –tal el ca­so de Cór­do­ba– el car­na­val pa­sa­ba des­aper­ci­bi­do, pe­ro no en las zo­nas mar­gi­na­les de la ciu­dad, es­pe­cial­men­te los ba­rrios de ne­gros; allí, el jol­go­rio era ma­yor, con mur­gas, can­dom­bes, can­tos, mas­ca­ri­tas y “le­chu­gui­nos” de tra­je y cor­ba­ta que desea­ban al­ter­nar con las des­pre­jui­cia­das mo­re­nas.

Azor Gri­maut, que re­se­ñó her­mo­sa­men­te nues­tro fol­clo­re ur­bano cuen­ta que, a ve­ces, aque­llos jó­ve­nes eran en­ga­ña­dos, asal­ta­dos y ro­ba­dos en com­pli­ci­dad con las mis­mas mu­cha­chas, lo cual no pa­re­cía es­car­men­tar­los.

Es­ta fies­ta sub­sis­te aún hoy en Bra­sil; o en Co­rrien­tes y En­tre Ríos, en nues­tro país, atra­yen­do a tu­ris­tas de to­do el mun­do.

En los pue­blos cal­cha­quíes, to­da­vía po­de­mos pre­sen­ciar el “to­pa­mien­to de las co­ma­dres” o el Tin­cu­na­co.

En la pró­xi­ma no­ta, ha­bla­ré de la “ca­char­pa­ya” y de “el puj­llay”.

Su­ge­ren­cias: En usa­dos, bus­car Fol­klo­re y Tra­di­ción (1953). Es­cri­to por los maes­tros del te­ma, con lin­das vi­ñe­tas, es un via­je a tra­vés de nues­tras cos­tum­bres an­ces­tra­les. Más re­cien­te, In­fan­cia, pi­qui­llín y mis­tol, de Azor Gri­maut (Bue­na Vis­ta). •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.