¡Hon­gos en mi piel!

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DRA. NA­TA­LIA MU­ÑOZ BALESTRA Der­ma­tó­lo­ga, Clí­ni­ca Za­ba­la, Bue­nos Ai­res. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bo­sdi­gi­tal.com

Con la lle­ga­da del ca­lor y el ve­rano, se des­pier­tan las ga­nas de pa­sar el día en la pi­le­ta. Y evi­tar el con­ta­gio de hon­gos es al­go in­dis­pen­sa­ble pa­ra dis­fru­tar­la ple­na­men­te. Los hon­gos son pe­que­ños mi­cro­or­ga­nis­mos que pue­den per­ma­ne­cer du­ran­te me­ses en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo (es­po­ras), y al dar­se las cir­cuns­tan­cias óp­ti­mas de hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra (en­tre 20/ 28°) ini­cian su cre­ci­mien­to y pro­li­fe­ra­ción. Es­tas con­di­cio­nes se dan es­pe­cial­men­te en pi­le­tas, por lo que es im­pres­cin­di­ble que pon­ga­mos es­pe­cial aten­ción cuan­do con­cu­rri­mos a ellas, pa­ra no con­traer­los. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta los si­guien­tes con­se­jos: 1) No ca­mi­nar des­cal­zo por el bor­de de la pis­ci­na, du­cha o ves­tua­rios. Uti­li­zar un cal­za­do abier­to ti­po ojo­tas. Al­gu­nos hon­gos so­bre­vi­ven en los res­tos de cé­lu­las des­ca­ma­das de la piel, por lo que el con­tac­to di­rec­to con es­tas es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de in­fec­ción. El con­ta­gio se evi­ta usan­do cal­za­do pro­pio, sin com­par­tir­lo, ya que po­drían que­dar res­tos de otra per­so­na in­fec­ta­da. 2) Du­char­se an­tes y des­pués de en­trar a la pi­le­ta. Al du­char­nos, ba­rre­mos las es­ca­mas (cé­lu­las muer­tas), pro­ba­bles por­ta­do­ras de hon­gos. De es­ta ma­ne­ra, evi­ta­mos que se si­gan pro­pa­gan­do y con­ta­gian­do a otras per­so­nas del na­ta­to­rio. 3) Se­car­se bien el cuer­po. La hu­me­dad es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res que ha­ce po­si­ble la pro­li­fe­ra­ción de hon­gos. Por es­te mo­ti­vo se­car bien las zo­nas que ha­bi­tual­men­te que­dan hú­me­das, co­mo los plie­gues en­tre los de­dos de los pies, las axi­las y la en­tre­pier­na. Es im­por­tan­te que re­cor­de­mos no uti­li­zar la mis­ma toa­lla con otra per­so­na, ya que fun­cio­na de la mis­ma ma­ne­ra que con el cal­za­do, y así evi­ta­mos con­ta­giar­nos. 4) Evi­tar el su­dor ex­ce­si­vo. Los hon­gos vi­ven y cre­cen en zo­nas hú­me­das y ca­lien­tes, en los días de ma­yo­res tem­pe­ra­tu­ras, la su­do­ra­ción ex­ce­si­va fa­vo­re­ce la pro­li­fe­ra­ción de los mis­mos. Pa­ra pre­ve­nir que es­to su­ce­da, se re­co­mien­da to­mar du­chas a lo lar­go del día lim­pian­do las zo­nas que pue­den ser pro­pen­sas a desa­rro­llar hon­gos. Asi­mis­mo, exis­ten pol­vos se­ca­ti­vos que man­tie­nen las zo­nas de las axi­las, pies, ma­nos y en­tre­pier­nas se­cos im­pi­dien­do que di­chos mi­cro­or­ga­nis­mos se pro­pa­guen.

Más allá de la pre­ven­ción, quie­nes con­cu­rran a un na­ta­to­rio es­tán ex­pues­tos al con­ta­gio. Si te­ne­mos sín­to­mas de pi­ca­zón, ar­dor, des­ca­ma­ción o fi­su­ras en el lu­gar de la in­fec­ción, es pro­ba­ble que ten­ga­mos hon­gos. Lo más im­por­tan­te es re­cu­rrir a un mé­di­co y no com­prar cre­mas de ven­ta li­bre sin sa­ber de qué hon­go se tra­ta. El der­ma­tó­lo­go nos re­co­men­da­rá el tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co, acon­se­ján­do­nos que no con­cu­rra­mos al na­ta­to­rio has­ta cu­rar los hon­gos. Así, evi­ta­mos el con­ta­gio a otros y el nues­tro pro­pio. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.