RO­SA­RIO ES CO­MO CIU­DAD GÓ­TI­CA

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR

Gra­cias al éxi­to del fes­ti­val Crack Bang Boom, la ciu­dad san­ta­fe­si­na se ha con­ver­ti­do en la ca­pi­tal de la his­to­rie­ta de la Ar­gen­ti­na (y mu­chos di­cen que tam­bién de La­ti­noa­mé­ri­ca). LEANDRO CERUTI

Lle­ga­rá un día en que ha­blar del cos­play, o ver­lo en la ca­lle a ple­na luz de un día cual­quie­ra, se­rá sen­ci­lla­men­te al­go na­tu­ral. En To­kio su­ce­de, de he­cho. Pro­li­fe­ran los res­tau­ran­tes don­de mo­zos de am­bos se­xos atien­den a la clien­te­la por­tan­do dig­nas ca­rac­te­ri­za­cio­nes de to­do ti­po de per­so­na­jes. El cos­play es un dis­fraz, ni más ni me­nos, y el cos­pla­yer el dis­fra­za­do. Ocu­rre que es un ti­po de dis­fraz que emu­la a al­gún per­so­na­je de his­to­rie­ta o ci­ne de cien­cia fic­ción, un su­per­hé­roe -o su­per­vi­llano, por qué no- de su có­mic pre­di­lec­to. A di­fe­ren­cia de Ja­pón, en Ar­gen­ti­na hay que es­pe­rar a que la agen­da mar­que un even­to co­mo el es­treno de una nue­va Star Wars o la sa­li­da de otro vo­lu­men de Harry Pot­ter pa­ra ver cos­pla­yers or­gu­llo­sos fi­gu­ran­do sus per­so­na­jes. Ter­mi­nan por con­ver­tir­se en la atrac­ción prin­ci­pal, en el pun­to más al­to de esos en­cuen­tros. Y si hay una vi­drie­ra pre­cia­da por es­tos do­bles de ex­hi­bi­ción en el país, ésa es “la Crack”, co­mo les gus­ta lla­mar­la a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.