¿Ve­mos lo que nos pa­sa?

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DRA. GI­SE­LLE RI­CUR Mé­di­ca of­tal­mó­lo­ga del Ins­ti­tu­to Zal­di­var, Men­do­za. Co­no­cé más so­bre la sa­lud de tus hi­jos en www.rumbosdigital.com

Mi­ra­das ex­per­tas coin­ci­den en afir­mar que ca­si to­do el mun­do tie­ne cier­to gra­do de as­tig­ma­tis­mo, con fre­cuen­cia con­gé­ni­to, que per­sis­te in­va­ria­ble a lo lar­go de la vi­da. Más allá de su con­di­ción co­mún, si­gue sien­do pa­ra mu­chas per­so­nas un tér­mino in­de­fi­ni­do, tan di­fu­so co­mo sus efec­tos en la vi­sión. Las es­ta­dís­ti­cas del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Ojo de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca (NEI) re­ve­lan que 1 de ca­da 3 per­so­nas lo pa­de­ce.

La opi­nión es­pe­cia­li­za­da es una fuen­te in­fran­quea­ble a la que se de­be re­cu­rrir pa­ra en­ten­der as­pec­tos de la sa­lud que no se co­no­cen en pro­fun­di­dad. La gran ma­yo­ría ha te­ni­do la ne­ce­si­dad de dar­le sen­ti­do a al­gu­nos in­di­cios que re­ve­lan tras­tor­nos de vi­sión y que afec­tan las ac­ti­vi­da­des dia­rias. Sin em­bar­go, por fal­ta de tiem­po o la sen­sa­ción de que no re­vis­ten gra­ve­dad, no han si­do co­rrec­ta­men­te aten­di­dos.

Pues bien, es im­por­tan­te con­sul­tar al of­tal­mó­lo­go an­te cual­quier se­ñal. In­clu­so, es pre­ci­so que to­mes el há­bi­to de re­vi­sar tu vi­sión, al me­nos una vez al año, aun si no se pre­sen­ta nin­gún signo de alar­ma. ¡Los exá­me­nes ocu­la­res in­te­gra­les de ru­ti­na son esen­cia­les pa­ra man­te­ner la vi­sión sa­lu­da­ble!

Mu­chas de las per­so­nas que lle­gan a nues­tro cen­tro of­tal­mo­ló­gi­co re­fie­ren a si­tua­cio­nes que pue­den re­sul­tar­te cer­ca­nas. Al­gu­nas ex­po­nen que ven imá­ge­nes dis­tor­sio­na­das o bo­rro­sas a cor­ta y lar­ga dis­tan­cia; y en otras, el mo­ti­vo de con­sul­ta son los cons­tan­tes do­lo­res de ca­be­za, acom­pa­ña­dos de fatiga e in­co­mo­di­dad en los ojos. Si pre­sen­tás es­tos sín­to­mas, es im­pres­cin­di­ble que des­pe­jes to­das tus du­das con un es­pe­cia­lis­ta. Una de las afec­cio­nes po­si­bles fren­te a un cua­dro de si­tua­ción de es­te ti­po es el as­tig­ma­tis­mo, ¡y se pue­de co­rre­gir!

Así se diag­nos­ti­ca: por lo ge­ne­ral, se efec­túa un es­tu­dio com­ple­to, que in­clu­ye una se­rie de prue­bas mé­di­cas pa­ra me­dir la gra­dua­ción de tu vis­ta. El ob­je­ti­vo es co­no­cer los po­si­bles de­fec­tos vi­sua­les o erro­res re­frac­ti­vos en tu sa­lud ocu­lar y me­dir­los en diop­trías. Ade­más, se pue­den rea­li­zar otras eva­lua­cio­nes com­ple­men­ta­rias co­mo el con­trol de la ten­sión del ojo o la va­lo­ra­ción de la es­truc­tu­ra y el es­pe­sor de la cór­nea con el fin de iden­ti­fi­car po­si­bles en­fer­me­da­des del ojo.

Qui­zá la ru­ti­na of­tal­mo­ló­gi­ca más co­no­ci­da es la to­ma de la agu­de­za vi­sual, con el uso de la ta­bla de Sne­llen. El mé­di­co te pe­di­rá que leas de un cua­dro dis­tan­te le­tras al azar (que se vuel­ven más pe­que­ñas lí­nea por lí­nea mien­tras tu mi­ra­da se des­pla­za ha­cia aba­jo) pa­ra cuan­ti­fi­car tu ca­pa­ci­dad vi­sual. Lue­go, co­lo­ca­rá varios len­tes al fren­te del ojo, uno a la vez, y te pre­gun­ta­rá cuán­do te re­sul­ta más fá­cil dis­tin­guir­las. Es­te exa­men es, sin du­da, la prue­ba por ex­ce­len­cia pa­ra dis­tin­guir los vi­cios de re­frac­ción, en­tre ellos el as­tig­ma­tis­mo. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.