El hi­jo pre­fe­ri­do: una ba­lan­za que pe­sa mal

De­trás de un ni­ño idea­li­za­do pa­sa de to­do. Pa­dres con ba­ja au­toes­ti­ma y hermanos dis­cri­mi­na­dos, ce­los, hi­pe­re­xi­gen­cia y un mun­do que se va es­cri­bien­do con po­ca li­ber­tad.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR JE­SI­CA MA­TEU ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

Ser pa­dres es un desafío tan com­ple­jo co­mo ma­ra­vi­llo­so. Ca­da hi­jo es una nue­va vi­da a la que acom­pa­ñar y alum­brar en un ca­mino si­nuo­so en el que, inevi­ta­ble­men­te, los adul­tos co­me­te­mos erro­res, aun ba­jo el pa­ra­guas del amor. Por ejem­plo, al ex­po­ner cier­tas pre­fe­ren­cias por uno u otro hi­jo, in­cu­rrien­do en un desa­cier­to que mu­chos con­si­de­ran sin im­por­tan­cia.

La re­co­no­ci­da psi­có­lo­ga y orien­ta­do­ra de pa­dres Ma­rit­chu Sei­tun ex­pli­ca a Rum­bos que “ya no es tan co­mún co­mo en otras épo­cas que los pa­dres pre­fie­ran abier­ta­men­te a un ni­ño en par­ti­cu­lar. Sue­len es­tar más in­for­ma­dos y sa­ben que es per­ju­di­cial pa­ra sus hi­jos, por lo que tra­tan de que no ocu­rra o no se no­te. Aun­que a ve­ces no es tan sen­ci­llo por­que los pa­dres no lo re­gis­tran. ¿Có­mo ta­par aque­llo de lo que no se tie­ne tan­ta con­cien­cia?”.

Las ra­zo­nes por las que es­to su­ce­de son mu­chas: la la­bor des­ta­ca­da de un hi­jo en el co­le­gio o un de­por­te o la for­ma de com­por­tar­se; cuan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.