"Ca­da hi­jo es úni­co y se cría a su ma­ne­ra. Co­mo pa­dres no de­be­mos ge­ne­ra­li­zar”.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

al be­bé pa­ra lle­var a to­mar un he­la­do al más gran­de. Por­que si bien es lin­do es­tar en fa­mi­lia y com­par­tir mo­men­tos en­tre to­dos, tam­bién ca­da ni­ño ne­ce­si­ta ser mi­ra­do en for­ma in­di­vi­dual”, sub­ra­ya.

Tam­bién es cier­to que a mu­chos pa­dres les cues­ta de­ma­sia­do vi­vir su rol de esa ma­ne­ra. La ma­la cos­tum­bre de ha­cer di­fe­ren­cias en­tre los hi­jos sue­le es­tar mo­ti­va­da por las ca­ren­cias pro­pias que, de al­gu­na ma­ne­ra, "ese hi­jo vie­ne a sa­tis­fa­cer o a aten­der”. De he­cho, la au­toes­ti­ma ba­ja de al­gu­nos adul­tos “sue­le con­di­cio­nar los víncu­los por­que es­pe­ran que sus hi­jos lo­gren ha­cer­los sen­tir va­lio­sos y, por eso, se en­can­di­lan con aquel que lo lo­gra”, ad­vier­te Sei­tun.

Por eso, hay que re­fle­xio­nar so­bre las pa­la­bras y ac­ti­tu­des arrai­ga­das en los pa­dres que pue­dan so­ca­var la cons­truc­ción sa­na de la per­so­na­li­dad de ca­da uno de sus ni­ños. La ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra en­ten­der­los y dis­fru­tar­los re­si­de en la in­ca­pa­ci­dad de “ha­cer el due­lo por el hi­jo desea­do o ima­gi­na­do, de mo­do de po­der acep­tar al real y des­lum­brar­nos an­te su es­ti­lo pro­pio y úni­co. Si te­ne­mos po­cos mo­de­los −o uno so­lo− que con­si­de­ra­mos vá­li­dos o va­lio­sos, más de uno de nues­tros hi­jos pue­de ge­ne­rar­nos de­silu­sión al no es­tar a la al­tu­ra de esas ex­pec­ta­ti­vas”, ana­li­za Sei­tun, quien ade­más ad­vier­te acer­ca de la im­por­tan­cia de “des­cu­brir aque­llo que ca­da uno de nues­tros chi­cos vie­ne a mos­trar­nos y a en­se­ñar­nos”. Pe­ro tam­bién se tra­ta de pen­sar aque­llo que nos mo­les­ta de ellos por­que sue­le vin­cu­lar­se con cues­tio­nes que co­mo adul­tos “no te­ne­mos re­suel­tas”.

“Ca­da hi­jo se va a criar de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Es cla­ve no ge­ne­ra­li­zar”, ase­gu­ra Vi­na­cur, y des­ta­ca que con el na­ci­mien­to de ca­da ni­ño se po­ne en jue­go tan­to el pa­sa­do co­mo la per­so­na­li­dad y las ex­pec­ta­ti­vas de ca­da uno de sus pa­dres. El pro­ble­ma re­si­de en que mu­chas ve­ces és­tos “no son cons­cien­tes de que ge­ne­ran di­fe­ren­cias en­tre sus hi­jos”. Y si bien “ca­da si­tua­ción es úni­ca y res­pon­de a ca­da fa­mi­lia, la reali­dad es que des­de el pun­to de la sa­lud men­tal, va a es­tar me­jor un chi­co que pue­da ser li­bre y no de­ba adap­tar­se a lo que sus pa­dres es­pe­ran de él”, afir­ma Vi­na­cur. “El pre­fe­ri­do no es el me­jor sino el más so­bre­adap­ta­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.