Alum­bran­do el ca­mino

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro: ¿Se­rás lo que de­bas ser? (Edi­cio­nes Urano). Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

No hay du­da de que to­das las épo­cas han te­ni­do su pro­pia di­fi­cul­tad, que siempre hu­bo cri­sis, pro­ble­mas y due­los. Pe­ro tam­bién su­ce­de que la era que nos to­ca a no­so­tros tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des y que so­mos su­je­tos in­ser­tos en es­ta so­cie­dad, por lo cual nos ve­mos afec­ta­dos por cues­tio­nes pun­tua­les. En tal sen­ti­do, tam­bién po­de­mos pen­sar el con­cep­to de de­pre­sión en re­la­ción con es­ta pos­mo­der­ni­dad que atra­ve­sa­mos.

Si hay al­go que ca­rac­te­ri­za nues­tra era es el in­di­vi­dua­lis­mo, la caí­da de los va­lo­res, ha­ber otor­ga­do al di­ne­ro y a lo ma­te­rial la je­rar­quía de un va­lor, la cul­tu­ra del aquí y aho­ra, el cul­to de la ima­gen, la fri­vo­li­dad y la con­se­cuen­te bús­que­da de la eter­na ju­ven­tud, la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en las ins­ti­tu­cio­nes, et­cé­te­ra.

To­dos quie­ren mostrarse y es­tar en vi­drie­ra, va­li­dán­do­se a sí mis­mos a par­tir de lo que tie­nen y no de quié­nes son. Hay per­so­nas que in­clu­so bus­can la fa­ma por la fa­ma mis­ma, sin mé­ri­to al­guno. De ahí el sur­gi­mien­to de tan­to reality show te­le­vi­si­vo a ni­vel mun­dial. Co­mo si la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en el fu­tu­ro in­cre­men­ta­ra el va­cío existencial del in­di­vi­duo, quien con­de­na­do a un eterno pre­sen­te pro­cu­ra­se sa­tis­fa­cer su va­cío a tra­vés del con­su­mo de­sen­fre­na­do. Y, des­de lue­go, es­te no re­sul­ta­rá su­fi­cien­te, y es así có­mo la an­gus­tia siempre vuel­ve.

La an­gus­tia existencial es un con­di­men­to que alimenta mu­chas ve­ces la de­pre­sión de un su­je­to. Quien desea en­con­trar un fu­tu­ro, un pro­yec­to de vi­da, den­tro de una so­cie­dad don­de to­do el tiem­po se di­ce que no hay fu­tu­ro, pue­de que bus­que al­go que lo sa­tis­fa­ga ya. Tal vez por eso, pro­cu­ran­do ta­par aquel va­cío del que bro­ta la an­gus­tia, mu­chos cai­gan en con­duc­tas adic­ti­vas con dro­gas, al­cohol y otros ex­ce­sos.

Po­dría­mos con­si­de­rar que es­ta pos­mo­der­ni­dad dis­pa­ra a ve­ces pro­ce­sos de­pre­si­vos o acre­cien­ta la de­pre­sión que ya pa­de­ce una per­so­na. El fi­ló­so­fo y so­ció­lo­go fran­cés Gi­lles Li­po­vetsky, quien de­fi­nie­ra a es­ta épo­ca co­mo “la era del va­cío”, ad­vir­tió en una en­tre­vis­ta que mien­tras la so­cie­dad se di­ri­ja más ha­cia lo frí­vo­lo, se vol­ve­rá más an­sio­sa, lo cual se ma­ni­fies­ta en un au­men­to de la de­pre­sión.

¿Qué ha­cer en­ton­ces an­te es­ta pos­mo­der­ni­dad y sus exi­gen­cias de be­lle­za, ju­ven­tud y éxito? En prin­ci­pio, de­jar de com­pa­rar­nos con los su­pues­tos mo­de­los que im­po­ne la so­cie­dad, y co­men­zar a cues­tio­nar sus pa­rá­me­tros, asu­mien­do nues­tro va­cío existencial y en­ten­dien­do que no po­drá sa­ciar­se con ob­je­tos o pla­ce­res tran­si­to­rios. Di­cho va­cío per­sis­ti­rá a me­nos que le en­con­tre­mos un sen­ti­do real a nues­tra exis­ten­cia. Sen­ti­do que ha­brá de va­riar en ca­da uno y que co­rres­pon­de, por lo tan­to, a una bús­que­da in­di­vi­dual. Pe­ro se­me­jan­te bús­que­da no se­rá fruc­tí­fe­ra si so­mos do­mi­na­dos por el pa­ra­dig­ma de es­ta era y no apar­ta­mos la mi­ra­da de nues­tro pro­pio om­bli­go. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.