La lan­za del cen­tu­rión

“Sin sa­ber­lo, con su ges­to ha­bía he­cho cum­plir una de las Es­cri­tu­ras: ‘Ni uno so­lo de sus hue­sos se­rá que­bran­ta­do’.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Co­mo se acer­ca­ba la ho­ra del cre­púscu­lo en el Gól­go­ta y, se­gún la tra­di­ción de Ju­dea, no po­dían de­jar­se los cuer­pos de los cru­ci­fi­ca­dos to­da la no­che sin en­te­rrar, quien pre­si­día la eje­cu­ción or­de­nó que se les que­bra­ran las pier­nas pa­ra ter­mi­nar con la ago­nía.

Así se hi­zo con los de­lin­cuen­tes que aún da­ban se­ña­les de vi­da pe­ro el cen­tu­rión que que­da­ba al man­do se en­car­gó del ter­cer cru­ci­fi­ca­do y le atra­ve­só lim­pia­men­te el co­ra­zón de un lan­za­zo.

Nun­ca pu­do ex­pli­car si fue por cum­plir con su de­ber –el reo de­bía ser ba­ja­do muer­to de la cruz– o si ha­bía ac­tua­do por el sen­ti­mien­to de res­pe­to que des­per­ta­ba aquel hom­bre; de to­dos mo­dos, sin sa­ber­lo, con su ges­to ha­bía he­cho cum­plir una de las Es­cri­tu­ras, la que de­cía: “Ni uno so­lo de sus hue­sos se­rá que­bran­ta­do.”

Di­ce la le­yen­da que es­ta­ba a ca­ba­llo y que el ani­mal, al com­pren­der lo que iba a ha­cer, se en­ca­bri­tó co­mo que­rien­do des­viar el gol­pe y a cau­sa de es­to, el ji­ne­te re­ci­bió en los ojos unas go­tas de san­gre y al­go más de agua, to­do cuan­to que­da­ba en el cuer­po tor­tu­ra­do, azo­ta­do y des­hi­dra­ta­do de aquél a quien al­gu­nos lla­ma­ban el Me­sías.

El nom­bre del cen­tu­rión era Ca­yo Ca­sio Lon­gino y sus hom­bres ates­ti­gua­ron des­pués que pa­de­cía una en­fer­me­dad de los ojos que lo te­nía muy mo­les­to y por la cual po­día per­der –si em­peo­ra­ba– su car­go.

Y mien­tras se se­ca­ba el ros­tro y pro­ba­ble­men­te mal­de­cía al ca­ba­llo, le­van­tó la vis­ta y se dio cuen­ta de que po­día con­tem­plar con to­da cla­ri­dad cuan­to lo ro­dea­ba: ha­bía si­do cu­ra­do.

En aquel mo­men­to, una creciente os­cu­ri­dad ca­yó so­bre la ciu­dad, tem­bló la tie­rra y la Lu­na se ti­ñó de ro­jo. Im­pre­sio­na­do, Lon­gi­nos ex­cla­mó: “¡És­te era, ver­da­de­ra­men­te, el Hi­jo de Dios!”

Al ba­jar del Cal­va­rio, ya no era el mis­mo. Re­nun­ció a su car­go y a las ar­mas, se acer­có a los se­gui­do­res del Cru­ci­fi­ca­do, que des­pués de un tiem­po co­men­za­ron a con­fiar en él, pa­ra es­cu­char el nue­vo men­sa­je que ex­pre­sa­ba que to­dos eran igua­les an­te Jeho­vá, su pa­dre; que de­bía­mos com­par­tir la co­mi­da con el ham­brien­to, amar al enemi­go, res­pe­tar a la mu­jer, pro­te­ger a los dé­bi­les, no acu­mu­lar ri­que­zas y cul­ti­var la cle­men­cia.

Se­gu­ro de su fe, pi­dió ser bau­ti­za­do. Por en­ton­ces, no es­ta­ba so­lo: ade­más de aque­llos que lo acom­pa­ña­ban ese vier­nes de por­ten­tos, va­rios sol­da­dos de­ja­ron las ar­mas y se con­vir­tie­ron a la nue­va Pa­la­bra.

Con al­gu­nos de ellos pa­só a Ca­pa­do­cia, donde se de­di­ca­ron a orar, a re­ca­pa­ci­tar so­bre lo que les ha­bía su­ce­di­do, a ahon­dar en sus creen­cias y a ha­cer ayuno pa­ra pur­gar el cuer­po y el alma.

Mien­tras se di­ri­gía de re­gre­so a ca­sa de su pa­dre, pre­ce­di­do por su historia, mu­chos in­cré­du­los se acer­ca­ban pa­ra es­cu­char so­bre el mar­ti­ri­za­do al que lla­ma­ban “hi­jo de Dios”, so­bre sus dis­cí­pu­los y so­bre su ma­dre, María.

Con el tiem­po, su per­so­na se hi­zo tan no­to­ria que las au­to­ri­da­des ro­ma­nas or­de­na­ron que fue­ra apre­sa­do y muer­to. Jun­to con al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros, fue lle­va­do a Jerusalén y mu­rió de­ca­pi­ta­do, ne­gán­do­se a re­ne­gar de su fe y con­vir­tién­do­se en San Lon­gino de Ce­sá­rea.

Des­de en­ton­ces, él y su lan­za que, se di­ce, aún exis­te y ha mo­ti­va­do in­ves­ti­ga­cio­nes y tam­bién con­ju­ras, pa­sa­ron a ser un hi­lo más en la tra­ma de la historia del cris­tia­nis­mo.

Su­ge­ren­cias: Si per­te­ne­ce­mos a la fe cris­tia­na, de­di­que­mos unas ho­ras, en Se­ma­na San­ta, a re­fle­xio­nar so­bre las en­se­ñan­zas de Je­sús.

Pa­ra los que no lo son, in­ves­ti­guen en In­ter­net las in­tri­gas del Ter­cer Reich pa­ra dar con la lan­za del Lon­gino, lla­ma­da tam­bién “del des­tino”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.