Den­gue y em­ba­ra­zo

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. SER­GIO PASQUALINI Mé­di­co gi­ne­có­lo­go, di­rec­tor de Ha­li­tus Ins­ti­tu­to Mé­di­co y presidente de Fun­da­ción REPRO. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

A co­mien­zos de marzo, los re­le­va­mien­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción da­ban cuen­ta de 20.000 ca­sos de den­gue en la Ar­gen­ti­na y los números han ido au­men­tan­do con los días. El den­gue es una en­fer­me­dad vi­ral trans­mi­ti­da por un ti­po es­pe­cí­fi­co de mos­qui­to, prin­ci­pal­men­te el Ae­des aegy­pti, que se ma­ni­fies­ta con sín­to­mas pa­re­ci­dos a la gri­pe: de­cai­mien­to, do­lo­res de ca­be­za, mus­cu­la­res y de­trás de los ojos. No se trans­mi­te de per­so­na a per­so­na, sino al ser pi­ca­do por un mos­qui­to que antes pi­có a al­guien in­fec­ta­do. Tie­ne un pe­río­do de in­cu­ba­ción de 5 a 7 días, y lue­go de ese pe­río­do apa­re­cen los sín­to­mas.

An­te la ausencia de va­cu­nas efec­ti­vas que nos pro­te­jan del den­gue, ni me­di­ca­men­tos que lo cu­ren, la me­di­da más im­por­tan­te de pre­ven­ción es la eli­mi­na­ción de to­dos los cria­de­ros de mos­qui­tos. Pa­ra eso, es ne­ce­sa­rio des­car­tar to­dos los re­ci­pien­tes que con­tie­nen agua tan­to en el in­te­rior de las casas co­mo en sus al­re­de­do­res, lim­piar ca­na­le­tas con re­gu­la­ri­dad, y cam­biar asi­dua­men­te el agua de flo­re­ros y re­ci­pien­tes donde be­ben las mas­co­tas.

Las em­ba­ra­za­das que desa­rro­llan den­gue pre­sen­tan con ma­yor fre­cuen­cia con­trac­cio­nes des­en­ca­de­na­das por la in­fec­ción en cual­quier tri­mes­tre del em­ba­ra­zo y, por lo tan­to, pue­de au­men­tar el ries­go de par­to pre­ma­tu­ro y de abor­to.

Al ser una en­fer­me­dad vi­ral, no exis­te tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co; el mis­mo se ba­sa en me­di­das de sos­tén tan­to pa­ra la ma­dre co­mo pa­ra el bebé, pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes ma­yo­res. Aun­que es po­co co­mún, las mu­je­res em­ba­ra­za­das pue­den trans­mi­tir­la a sus be­bés du­ran­te la ges­ta­ción. El den­gue no se con­ta­gia a tra­vés de la le­che ma­ter­na.

No exis­te evi­den­cia que prue­be que el vi­rus del den­gue cau­se de­fec­tos con­gé­ni­tos (te­ra­to­ge­ni­ci­dad) ni ba­jo pe­so al na­cer ni ma­yor in­ci­den­cia de ro­tu­ra pre­ma­tu­ra de mem­bra­nas pe­ro, de acuer­do a la se­ve­ri­dad de la en­fer­me­dad, el de­sa­rro­llo de den­gue he­mo­rrá­gi­co pue­de des­en­ca­de­nar el na­ci­mien­to de re­cién na­ci­dos de­pri­mi­dos.

¿Qué pre­cau­cio­nes y cui­da­dos po­de­mos en­ton­ces to­mar? • Evi­tar aque­llos lu­ga­res donde la en­fer­me­dad es pre­va­len­te. • Evi­tar el con­tac­to con las per­so­nas que lo pa­de­cen. • To­mar me­di­das pa­ra con­tro­lar las pi­ca­du­ras de mos­qui­to: re­pe­len­tes, cu­brir­se bra­zos y pier­nas con ro­pa, mos­qui­te­ros en las ven­ta­nas. • Con­sul­tar in­me­dia­ta­men­te al mé­di­co an­te la apa­ri­ción de los sín­to­mas men­cio­na­dos. • Ex­tre­mar los re­cau­dos si se via­ja a lu­ga­res de cli­ma tro­pi­cal. • Re­for­zar la hi­gie­ne de pa­tios y evi­tar la acu­mu­la­ción de agua es­tan­ca­da en re­ci­pien­tes. • En ca­so de uti­li­zar anal­gé­si­cos y/o an­ti­tér­mi­cos no re­cu­rrir a sa­li­ci­la­tos (as­pi­ri­na), usar pa­ra­ce­ta­mol o di­pi­ro­na. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.