De­jo pa­ra ma­ña­na lo que de­bía ha­cer ayer

¿Te la pa­sás pos­ter­gan­do un trá­mi­te o el turno del mé­di­co? Esa di­fi­cul­tad tan co­mún se lla­ma pro­cras­ti­nar. Un há­bi­to que ha­bla, en lo pro­fun­do, de nues­tras exi­gen­cias y del te­mor a no po­der.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEILA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

No so­mos chi­nos. Aquel famoso pro­ver­bio que re­za­ba “no de­jes pa­ra ma­ña­na lo que pue­das ha­cer hoy”, en nues­tra cul­tu­ra se trans­for­ma en “de­já pa­ra ma­ña­na to­do lo que de­bías ha­cer ayer”. Siempre en­con­tra­mos bue­nas ex­cu­sas: o ha­ce de­ma­sia­do ca­lor, o mu­cho frío, o te­ne­mos co­sas más im­por­tan­tes que aten­der o ne­ce­si­ta­mos des­can­sar. La ca­ni­lla del ba­ño si­gue go­tean­do, la vi­si­ta al odon­tó­lo­go no se con­cre­ta, la te­sis pa­ra re­ci­bir­te no pa­sa del pri­mer pá­rra­fo y la lla­ma­da al elec­tri­cis­ta nun­ca se ha­ce reali­dad. La cos­tum­bre de pa­tear to­do lo que nos fas­ti­dia pa­ra otro día tie­ne un nom­bre: pro­cras­ti­nar.

Se tra­ta de pos­ter­gar las res­pon­sa­bi­li­da­des y, en su lu­gar, ha­cer co­sas irre­le­van­tes que nos cau­sen pla­cer. ¿Quién no pre­fie­re que­dar­se una tar­de mi­ran­do se­ries y co­mien­do po­cho­clo en vez de ir a pa­gar las deudas del au­to? “El pro­ble­ma es cuan­do es­ta ac­ti­tud se vuelve un há­bi­to”, di­ce la psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Ote­ro. “La per­so­na no pue­de de­jar de apla­zar lo que de­be ha­cer y eso es un tras­torno de com­por­ta­mien­to con efec­tos que son de­vas­ta­do­res pa­ra la au­to­es­ti­ma y la ca­li­dad de vi­da. En una pri­me­ra ins­tan­cia ge­ne­ra sa­tis­fac­ción pe­ro, al mis­mo tiem­po, lo que te­ne­mos pen­dien­te pro­vo­ca una fuer­te an­sie­dad, cul­pa y un es­ta­do cons­tan­te de es­trés”.

Aun­que se dis­fra­ce de pe­re­za, la cau­sa de apla­zar las ta­reas sue­le ser más pro­fun­da y tie­ne que ver con el te­mor de no po­der re­sol­ver al­go: el mie­do al fra­ca­so. Los pro­cras­ti­na­do­res sue­len ser per­so­nas per­fec­cio­nis­tas o muy in­se­gu­ras, y la fal­ta de de­ci­sión es­con­de la exi­gen­cia de te­ner que ha­cer­lo de ma­ne­ra im­pe­ca­ble o la sen­sa­ción de “no voy a po­der”. Por eso, en vez de or­ga­ni­zar­se y cum­plir en tiem­po y for­ma, di­la­tan el tra­ba­jo, el trá­mi­te o el es­tu­dio, aun­que eso sig­ni­fi­que car­gar con una mo­chi­la ca­da vez más pe­sa­da.

“He lle­ga­do a pa­sar me­ses acu­mu­lan­do trá­mi­tes y pa­pe­les del tra­ba­jo”, cuen­ta Na­ta­lia, em­plea­da ad­mi­nis­tra­ti­va. “No po­día con­cre­tar na­da, no me de­ci­día por qué era lo más im­por­tan­te y al fi­nal lo pa­sa­ba pa­ra otro día. A la no­che re­pa­sa­ba en mi ca­be­za las ta­reas pen­dien­tes y me an­gus­tia­ba mu­cho, sin em­bar­go a la ma­ña­na si­guien­te vol­vía a ha­cer lo mis­mo. Era un círcu­lo vi­cio­so. Mi je­fe un día me pu­so un ul­ti­má­tum y ahí no me que­dó al­ter­na­ti­va: me hi­ce una lis­ta y me pu­se al día con to­do. La sen­sa­ción de ir ta­chan­do los ítems has­ta no de­ber na­da fue li­be­ra­do­ra. A par­tir de ese mo­men­to, em­pe­cé a or­ga­ni­zar­me me­jor, aun­que con el es­tu­dio siempre de­jo to­do pa­ra la no­che an­te­rior, y las cuen­tas de mi ca­sa mu­chas ve­ces las pa­go una vez que ya ven­cie­ron. Es mi ta­lón de Aqui­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.