Un re­fu­gio pa­ra el Dan­te

Bue­nos Ai­res es de esas ciu­da­des que po­de­mos des­cu­brir mi­ran­do ha­cia arriba, por sus añe­jas cú­pu­las y dis­tin­gui­dos edi­fi­cios. El Barolo −de los más cu­rio­sos, e ins­pi­ra­do en la Di­vi­na Co­me­dia− nos in­vi­ta a otear des­de las al­tu­ras una ur­be que pa­re­ce en­cend

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos Escapadas -

En 1890, el po­de­ro­so pro­duc­tor agro­pe­cua­rio Luis Barolo hi­zo pie en la Ar­gen­ti­na. Fue el pri­me­ro en traer má­qui­nas pa­ra hi­lar el al­go­dón y se de­di­có a la im­por­ta­ción de te­ji­dos. En las fies­tas del cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo co­no­ció al ar­qui­tec­to Ma­rio Pa­lan­ti y lo con­tra­tó pa­ra que die­ra for­ma a un edi­fi­cio ma­jes­tuo­so con el que so­ña­ba. Co­mo tan­tos eu­ro­peos en aque­llos años, Barolo creía que Eu­ro­pa iba a su­frir gue­rras que des­trui­rían to­do el con­ti­nen­te, y des­ve­la­do por con­ser­var las ce­ni­zas de Dan­te Alig­hie­ri, man­dó a cons­truir un pa­la­cio ins­pi­ra­do en la Di­vi­na Co­me­dia, la gran obra del poe­ta. El te­rreno ele­gi­do es­ta­ba ubi­ca­do en el 1370 de la por­te­ñí­si­ma Ave­ni­da de Ma­yo. En 1919 co­men­zó la edi­fi­ca­ción del pa­la­cio, que pron­to se con­vir­tió en el más alto de La­ti­noa­mé­ri­ca y en uno de los ma­yo­res del mun­do en hor­mi­gón armado, con un to­tal de 22 pi­sos y dos sub­sue­los. Has­ta el punto más alto de la cú­pu­la mi­de 90 me­tros, lle­gan­do a los 100 con un gran faro gi­ra­to­rio de 300 mil bu­jías que lo ha­cía vi­si­ble des­de Uru­guay, donde es­tá em­pla­za­do el Pa­la­cio Sal­vo, me­lli­zo del Barolo. Hoy, es­te im­pac­tan­te edi­fi­cio cons­trui­do por Pa­lan­ti pue­de des­cu­brir­se en va­rios re­co­rri­dos que recuperan su fas­ci­nan­te historia lle­na de cu­rio­si­da­des e ín­ti­ma­men­te li­ga­da al Dan­te y su eter­na Di­vi­na Co­me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.