Un pos­tre mi­le­na­rio

Ela­bo­ra­do por las mon­jas, el blanc man­ger o blan­co­ma­gia­re re­co­rrió Eu­ro­pa y tu­vo su au­ge en el pe­río­do Ba­rro­co.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

La Se­ma­na San­ta siem­pre apa­re­ce en­tre el fi­nal del ve­rano y el prin­ci­pio del oto­ño, o sea, en­tre mar­zo y abril. En esos días, pa­ra cre­yen­tes o no tan­to, el pes­ca­do es una gra­ta cos­tum­bre y a ve­ces les he pa­sa­do al­gu­nas re­ce­tas de mis abue­las o de mi ma­dre.

Pe­ro no ol­vi­de­mos que tam­bién hay una dul­ce­ría, traí­da por los es­pa­ño­les y los in­mi­gran­tes ita­lia­nos, que es ha­bi­tual­men­te po­co co­no­ci­da, pe­ro que, si nos de­ci­di­mos a pre­pa­rar­la du­ran­te es­tas pas­cuas, ale­gra­re­mos el co­ra­zón de nues­tros ma­yo­res ve­ni­dos de aque­llas tie­rras. Sin ol­vi­dar que nos re­ga­la­re­mos el pa­la­dar con pla­tos que nun­ca ha­bía­mos pro­ba­do.

De un li­bro del que siem­pre res­ca­to re­ce­tas –La co­ci­na del cie­lo, de Car­me­la Mi­ce­li– en­con­tré un pos­tre que pro­vie­ne de la Or­den de las mon­jas Cla­ri­sas, del mo­nas­te­rio de Atri (Ita­lia), que sue­le pre­pa­rar­se pa­ra el día de la Pas­cua de Re­su­rrec­ción.

MAN­JAR BLAN­CO

In­gre­dien­tes pa­ra 4 por­cio­nes: 500 g de arroz blan­co co­mún; 250 g de al­men­dras mo­li­das; un po­co de ca­ne­la en pol­vo; azú­car (a pa­la­dar).

Pre­pa­ra­ción:

Se echan en una olla me­dia­na 2 li­tros y ½ de agua hir­vien­do (re­cor­dar que es­ta can­ti­dad pue­de va­riar un po­co se­gún el ti­po de arroz que use­mos, pues de­be que­dar hú­me­do y no se­co.) Cuan­do es­té a me­dia coc­ción, aña­dir las al­men­dras mo­li­das, la ca­ne­la en pol­vo y en­dul­zar con azú­car a nues­tro gus­to. De­jar her­vir has­ta que es­té en su pun­to.

Se pue­de co­mer frío o ca­lien­te, y es muy ri­co. Yo sue­lo agre­gar­le un pu­ña­do de pa­sas sul­ta­nas, o de arán­da­nos se­cos, re­mo­ja­dos en un vino dul­ce ca­lien­te du­ran­te una ho­ra.

Ge­ne­ral­men­te, se lo co­me co­mo pos­tre. En in­vierno, ca­lien­te, y en ve­rano, frío.

Se­gún nos cuen­ta la au­to­ra, es una an­ti­gua re­ce­ta lla­ma­da la bra­man­ge­re que se re­pe­tía en to­dos los con­ven­tos de cla­ri­sas, en Ita­lia lla­ma­do Blan­co­ma­gia­re, en Fran­cia blanc man­ger. Las ma­yús­cu­las y mi­nús­cu­las co­rren por cuen­ta de la au­to­ra.

Es­ta re­ce­ta se ha man­te­ni­do por si­glos en la co­ci­na de Eu­ro­pa, aun­que Car­me­la Mi­ce­li des­cu­brió que tu­vo un au­ge im­por­tan­te du­ran­te el pe­río­do Ba­rro­co. Por en­ton­ces se pre­sen­ta­ba en los li­bros co­mo “man­jar de cu­cha­ra”.

A ve­ces, la re­ce­ta se vol­vía sa­la­da y en­ton­ces se le agre­ga­ban tro­ci­tos de pe­chu­ga o de otras aves, y pan tos­ta­do. En la ver­sión dul­ce, más cer­ca de nues­tro tiem­po, se la “bau­ti­za­ba” con un al­mí­bar es­pe­so con al­gún ti­po de li­cor.

Es po­si­ble que, cuan­do lo sir­va­mos en la me­sa, con­ten­te­mos no só­lo a nues­tros an­ces­tros eu­ro­peos, sino tam­bién a los ára­bes, pues di­ce la au­to­ra que los in­gre­dien­tes bá­si­cos de­la­tan la co­ci­na de Orien­te Me­dio.

Qui­zá lle­gó en el re­ce­ta­rio de un co­ci­ne­ro de aque­llos con­quis­ta­do­res que in­va­die­ron Es­pa­ña, y des­de allí se ex­ten­dió, co­mo quien re­gre­sa a su tie­rra na­tal, di­ri­gién­do­se ha­cia el Es­te, de don­de pro­ve­nía.

Era tan po­pu­lar, que lle­gó a ven­der­se en las ca­lles du­ran­te el me­dioe­vo y aún si­glos des­pués, y sus ex­pen­de­do­res, que lo pre­pa­ra­ban a la vis­ta de to­dos, te­nían un nom­bre: “man­jar­blan­que­ros”.

Di­ce la au­to­ra: “Era muy co­mún en los mo­nas­te­rios, don­de se co­mía y se si­gue co­mien­do, pre­fe­ren­te­men­te en las gran­des vi­gi­lias: Na­vi­dad, Epi­fa­nía, Pas­cua, Pen­te­cos­tés, y las ce­le­bra­cio­nes de la Vir­gen María.”

Su­ge­ren­cias: pre­pa­rar es­te de­li­cio­so pos­tre y con­tar­les a los ni­ños de la fa­mi­lia su in­tere­san­te his­to­ria. Bus­car una re­ce­ta de oto­ño, co­mo el li­cor de man­da­ri­nas, y pre­pa­rar­lo. Se en­cuen­tra fá­cil­men­te en In­ter­net y en Cór­do­ba, en los li­bros de Te­re­sa Fas­si de Apa­ri­cio: Las re­ce­tas de la abue­la. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.