Ver­da­des de car­tón

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR RAÚL G. KOFFMAN Psi­có­lo­go, Ro­sa­rio, San­ta Fe. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rumbosdigital.com

A ve­ces al­gu­nas ideas con­fun­den cuan­do fun­cio­nan co­mo su­pues­tos o im­plí­ci­tos que de ver­da­de­ros no tie­nen na­da. Pe­ro por su mis­ma con­di­ción de im­plí­ci­tos, go­zan del pri­vi­le­gio de ser creí­bles. Al­gu­nos po­cos ejem­plos. Una co­sa es que el ser hu­mano sea un ser so­cial, y otra es que vi­vir en so­cie­dad sea una pa­na­cea. Co­mo es­pe­cie, des­de el co­mien­zo de la evo­lu­ción, fun­cio­na­mos en ma­na­das. Lue­go lle­gó la Re­vo­lu­ción Neo­lí­ti­ca y con ella la agri­cul­tu­ra y el se­den­ta­ris­mo. Y con él los pro­ble­mas de los pri­vi­le­gios y de la dis­tri­bu­ción. Y de allí a las ac­tua­les ciu­da­des mo­der­nas y los pro­ble­mas de con-vi­ven­cia (vi­vir con los otros), que son mu­chos y de di­fí­cil re­so­lu­ción. Los gran­des con­glo­me­ra­dos hu­ma­nos son cal­do de cul­ti­vo pa­ra los ba­jos ni­ve­les de to­le­ran­cia y las dis­cri­mi­na­cio­nes.

Una co­sa es que el ser hu­mano cuen­te con el len­gua­je pa­ra co­mu­ni­car(se), y otra es que el len­gua­je sea lo que ga­ran­ti­ce la co­mu­ni­ca­ción. El len­gua­je co­mo lo­gro evo­lu­ti­vo es al­go in­ne­ga­ble. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ne­ce­sa­ria­men­te ha­blan­do la gen­te se en­tien­da. Ha­blar más, no es ga­ran­tía de en­ten­der­se más. A ve­ces se ha­ce rui­do con las pa­la­bras. A ve­ces se ava­sa­lla con ellas. Tam­bién se mien­te co­mo par­te de la co­mu­ni­ca­ción mis­ma.

¿Otro ejem­plo? Una co­sa es que el amor sea un co­no­ci­do pe­ga­men­to uni­ver­sal, y otra que sea una ga­ran­tía. El amor en to­das sus for­mas une, ha­ce to­le­ra­ble lo in­to­le­ra­ble y ha­ce so­por­ta­ble la vi­da mis­ma. Pe­ro no es ga­ran­tía de unio­nes eter­nas ni de to­le­ran­cias sos­te­ni­das. El amor es mas frá­gil que el odio y que la in­di­fe­ren­cia. Su po­der exis­te en tan­to se crea en él, y su du­ra­ción es du­do­sa. El odio y la in­di­fe­ren­cia des­tru­ye­ron ci­vi­li­za­cio­nes en­te­ras, ase­gu­ra­ron ex­ter­mi­nios y su lar­ga du­ra­ción es­tá con­fir­ma­da en la te­vé.

Hay im­plí­ci­tos in­di­vi­dua­les, fa­mi­lia­res, so­cia­les y has­ta na­cio­na­les. Us­ted pue­de es­tar con­ven­ci­do o con­ven­ci­da de que si no lo/la mi­ran por la ca­lle es por­que es feo o fea. Pe­ro des­pués des­cu­bri­mos que us­ted por la ca­lle no mi­ra a na­die. Y cuan­do lo ha­ce, su­po­ne que la mi­ra­da re­ci­bi­da es des­ca­li­fi­ca­do­ra. En las fa­mi­lias hay lu­ga­res de­sig­na­dos: los in­te­li­gen­tes y los la­bo­rio­sos son pa­pe­les co­no­ci­dos y go­zan de po­pu­la­ri­dad. Pe­ro se ter­mi­na des­cu­brien­do, que ca­da una/o ac­túa el pa­pel asig­na­do, pe­ro que no tie­ne ne­ce­sa­ria­men­te que ver con ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les. Que ha­ya ra­zas o se­xos más in­te­li­gen­tes que otras es al­go que se sue­le es­cu­char con fre­cuen­cia. Pe­ro re­sul­ta que no hay una so­la in­te­li­gen­cia y que hay for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des de­mo­crá­ti­ca­men­te dis­tri­bui­das. En el in­te­rior de un te­rri­to­rio na­cio­nal sue­len afir­mar­se ver­da­des que en otros te­rri­to­rios no se tie­nen en cuen­ta, por ab­sur­dos, por ca­du­cos o por inexis­ten­tes. Y se de­ci­de con ellos. Im­plí­ci­ta­men­te, por su­pues­to. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.