Un poe­ma en do­min­go

“Aquí es­tá su re­loj, es­tá su ar­ma­rio, su ves­ti­do de la­na pa­ra el frío; aquí so­bra un de­dal, so­bra un ro­sa­rio”.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Me gus­ta la poe­sía y qui­zá por­que ma­má so­lía leér­nos­la cuan­do éra­mos ni­ños, si­go bus­can­do en ella his­to­rias, co­mo la de la prin­ce­sa tris­te o la de Francisco y el lo­bo, de Ru­bén Da­río.

Re­cuer­do tam­bién una de Lu­go­nes que con­ta­ba un he­cho en­tre trá­gi­co y có­mi­co: el de aquel sol­da­do de La­va­lle que, con­de­na­do a ser fu­si­la­do, desis­te de con­ser­var la vi­da por­que la que lo pi­de en ma­tri­mo­nio –ar­gu­cia le­gal pa­ra sal­var­lo de la muer­te– es una mu­jer muy fea.

En ca­si to­dos los poe­tas en­con­tra­mos al­gún re­la­to ver­si­fi­ca­do. No me re­fie­ro a los lar­gos poe­mas que sus­ti­tuían an­ti­gua­men­te la no­ve­la, co­mo La Ilía­da o La Odi­sea o, un po­co más cer­ca de nues­tro tiem­po, “Un cas­te­llano leal”, del du­que de Rivas (1791-1865), que nos en­can­ta­ba cuan­do éra­mos ni­ños.

A ve­ces, mien­tras to­mo ma­te “con yu­yos”, me en­tre­ten­go ojean­do las de­te­rio­ra­das antologías de poe­sía uni­ver­sal que ten­go en mi bi­blio­te­ca, don­de sue­lo en­con­trar poe­tas de nues­tra Amé­ri­ca.

Co­mo el de Ca­ril­da Oli­ver La­bra ti­tu­la­do “Ele­gía por Mer­ce­des”. No es ex­tra­ño que sea des­co­no­ci­da pa­ra el co­mún de los lec­to­res, pues­to que nos he­mos dis­tan­cia­do de mu­chos au­to­res ame­ri­ca­nos, y só­lo lee­mos los más ac­tua­les, es­pe­cial­men­te en na­rra­ti­va.

Oli­ver La­bra es cu­ba­na y na­ció al­re­de­dor de 1923. Aun­que an­cia­na, creo que aún vi­ve. Ha te­ni­do una enor­me tras­cen­den­cia en la cul­tu­ra de su país y sus mé­ri­tos son mun­dial­men­te re­co­no­ci­dos. El que en­con­tré en el li­bro que es­toy le­yen­do –An­to­lo­gía de la poe­sía his­pano-ame­ri­ca­na (1959) de Al­ber­to Baeza Flo­res– es el que nom­bro más arri­ba: “Ele­gía pa­ra Mer­ce­des”, en el que co­mien­za di­cien­do: Se lla­ma­ba Mer­ce­des. Y era bue­na. Di­cen que to­do el mun­do la que­ría. Con su son­ri­sa aje­na Una es­ta­tua de nie­bla pa­re­cía. En la se­gun­da es­tro­fa con­fie­sa que “no exis­te sin su sol un ca­pu­llo de ale­gría” y se­ña­la: Has­ta el llan­to que ba­ja a mis me­ji­llas es ca­si ne­ce­sa­rio… Tú sa­bes: he cre­ci­do en sus ro­di­llas Y tam­bién me en­se­ñó el abe­ce­da­rio… El pró­xi­mo ver­so me re­cuer­da al­go que siem­pre me per­tur­bó: pen­sar en los que amé y ya no es­tán con­mi­go con­vir­tién­do­se en pol­vo: Lo que due­le qui­zá en es­ta au­ro­ra, Lo que san­gra mi voz, lo que

me ate­rra, ¡es es­to de sen­tir que a ca­da ho­ra Se es­tá vol­vien­do un po­co más

de tie­rra! Leer hoy es­te poe­ma me emo­cio­nó, va­ya a sa­ber­se por qué al­qui­mia de los re­cuer­dos o de la san­gre, pe­ro aun así, co­mo es­cri­to­ra, me ad­mi­ran sus imá­ge­nes poé­ti­cas, co­mo cuan­do ima­gi­na ver a Mer­ce­des el úl­ti­mo ve­rano de su vi­da, ya muy an­cia­na, dor­mi­tan­do en una me­ce­do­ra: “to­da­vía te­nía co­ra­zón y a ve­ces sus­pi­ra­ba con la mano”.

Sus re­cuer­dos van des­de su ca­be­llo –“era pu­ra co­mo el blan­co can­sa­do de su pe­lo”–, a su mi­ra­da, que pa­re­cía ve­ni­da del mar.

Y fi­na­li­za des­cri­bien­do la tris­te­za que se ha­ce som­bra en los rin­co­nes cuan­do re­cor­da­mos a to­dos los que, en al­gún mo­men­to, de­ja­ron nues­tra ca­sa: “Aquí es­tá su re­loj, es­tá su ar­ma­rio, su ves­ti­do de la­na pa­ra el frío; aquí so­bra un de­dal, so­bra un

ro­sa­rio.” ¡Se­ñor, el ter­cer cuar­to es­tá va­cío! ¿Era su abue­la, una tía qui­zás? ¿Su ni­ñe­ra? Yo, que re­cuer­do con tan­to ca­ri­ño a la mía, pien­so que de ella ha­bla­ba.

Su­ge­ren­cias: Te­ner un pen­sa­mien­to o una ora­ción pa­ra aque­llos que nos cui­da­ron; bus­car en la ca­sa de nues­tros ma­yo­res esos li­bros de poe­sía que nun­ca fal­ta­ban. Se en­con­tra­rán dis­fru­tan­do su lec­tu­ra. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.