¿Cuán­to sa­bés de dia­be­tes?

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR EL DR. MARIO PE­RAL­TA Mé­di­co clí­ni­co del staff de Gru­po Me­diho­me. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rumbosdigital.com

La dia­be­tes es una en­fer­me­dad cró­ni­ca con un gru­po de tras­tor­nos me­ta­bó­li­cos que afec­ta di­fe­ren­tes ór­ga­nos y te­ji­dos y se ca­rac­te­ri­za por un au­men­to en los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre (hi­per­glu­ce­mia). De acuer­do a pro­yec­cio­nes rea­li­za­das por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, la en­fer­me­dad se­rá la sép­ti­ma cau­sa de mor­ta­li­dad pa­ra 2030.

De to­das for­mas, no es cues­tión de asus­tar­nos sino de vi­si­tar al mé­di­co e in­cor­po­rar nue­vos há­bi­tos más sa­lu­da­bles. La dia­be­tes es cau­sa­da por varios tras­tor­nos que in­clu­yen la ba­ja pro­duc­ción de la hor­mo­na in­su­li­na, que es se­cre­ta­da por las cé­lu­las ß del pán­creas, o cuan­do ha­bien­do se­cre­ción su­fi­cien­te el or­ga­nis­mo no lo­gra uti­li­zar efi­caz­men­te la mis­ma. Por es­te mo­ti­vo, es im­pres­cin­di­ble un diag­nós­ti­co tem­prano y un con­trol pos­te­rior ri­gu­ro­so y per­ma­nen­te a fin de evi­tar ni­ve­les ele­va­dos de glu­ce­mia en san­gre, lo cual con el tiem­po da­ña gra­ve­men­te mu­chos ór­ga­nos y sis­te­mas, es­pe­cial­men­te los ner­vios y los va­sos san­guí­neos.

Exis­ten dis­tin­tos ti­pos de dia­be­tes: ti­po 1, 2 y ges­ta­cio­nal. La pri­me­ra −tam­bién lla­ma­da in­su­li­no­de­pen­dien­te, ju­ve­nil o de ini­cio en la in­fan­cia− se ca­rac­te­ri­za por una pro­duc­ción nu­la de in­su­li­na de­bi­do a una des­truc­ción au­to­in­mu­ne de las men­cio­na­das cé­lu­las ß y re­quie­re la ad­mi­nis­tra­ción diaria de es­ta hor­mo­na. La dia­be­tes ti­po 2 se de­be a una uti­li­za­ción in­efi­caz de la in­su­li­na (lla­ma­da re­sis­ten­cia). Re­pre­sen­ta el 90% de los ca­sos mun­dia­les, se desa­rro­lla en adul­tos y es­tá muy aso­cia­da con la obe­si­dad y la inac­ti­vi­dad fí­si­ca. En con­se­cuen­cia, la en­fer­me­dad sue­le diag­nos­ti­car­se cuan­do ya tie­ne varios años de evo­lu­ción y se han ma­ni­fes­ta­do com­pli­ca­cio­nes. La dia­be­tes ges­ta­cio­nal se ca­rac­te­ri­za por hi­per­glu­ce­mia, que apa­re­ce du­ran­te el pe­río­do del em­ba­ra­zo.

Se ha de­mos­tra­do que me­di­das sim­ples re­la­cio­na­das con el es­ti­lo de vi­da son efi­ca­ces pa­ra pre­ve­nir la dia­be­tes de ti­po 2 o re­tra­sar su apa­ri­ción. Por es­te mo­ti­vo, re­co­men­da­mos a nues­tros pa­cien­tes al­can­zar un pe­so cor­po­ral sa­lu­da­ble, man­te­ner­se ac­ti­vo fí­si­ca­men­te −al me­nos 45 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad re­gu­lar de in­ten­si­dad mo­de­ra­da la ma­yo­ría de los días de la se­ma­na−, con­su­mir una die­ta sa­lu­da­ble que con­ten­ga en­tre tres y cin­co ra­cio­nes dia­rias de fru­tas y hor­ta­li­zas y una can­ti­dad re­du­ci­da de azú­car y gra­sas sa­tu­ra­das. Asi­mis­mo, evi­tar el con­su­mo de ta­ba­co, de­bi­do a que au­men­ta el ries­go de su­frir en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

En és­te, co­mo en mu­chos otros pro­ce­sos, lo im­por­tan­te es el diag­nós­ti­co pre­coz y el tra­ta­mien­to opor­tuno con se­gui­mien­to per­ma­nen­te pa­ra lo­grar la ma­yor ca­li­dad de vi­da po­si­ble y así mi­ni­mi­zar los efec­tos a lar­go pla­zo de la en­fer­me­dad. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.