His­to­rias im­pro­ba­bles II

Cuan­do la po­li­cía los al­can­zó y los in­ti­mó a en­tre­gar­se, el pa­dre se qui­tó el pa­ñue­lo del cue­llo, le cu­brió los ojos a su ca­ba­llo y se lan­zó al va­cío, an­te el asom­bro de to­dos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Tiem­po des­pués de la ex­pe­rien­cia del va­lle de los ta­las, cuan­do te­nía do­ce años, uno de los hi­jos de don Ba­rre­ra, que so­lía lle­var­nos los ca­ba­llos, nos con­tó, mien­tras ca­bal­gá­ba­mos por las tie­rras de los Ca­ba­ni­llas, una his­to­ria de cua­tre­ros.

Se­ña­lan­do las sie­rras, nos di­jo que por allí hu­bo un sen­de­ro ya des­apa­re­ci­do, que se vol­vía que­bra­da mien­tras subía ha­cia el Pan de Azú­car, ce­rro que tie­ne fa­ma de vol­cán dor­mi­do.

Se­gún su re­la­to, ha­cia prin­ci­pios del 1900 me­ro­dea­ban por la zo­na unos cua­tre­ros que ro­ba­ban ga­na­do, asal­ta­ban ca­sas ais­la­das y a ve­ces de­te­nían a los via­je­ros. Al pa­re­cer, el pa­so del tiem­po los to­mó des­pre­ve­ni­dos, y con la crea­ción de pos­tas po­li­cia­les y el go­bierno de Cór­do­ba apun­tan­do a desa­rro­llar el tu­ris­mo, la ban­da se en­con­tró con los días con­ta­dos.

Era un gru­po com­pues­to por los hom­bres de una fa­mi­lia; quien los di­ri­gía era el pa­dre, que ha­bía si­do en­te­na­do de Pe­ña­lo­za, y que cuan­do el Chacho fue ase­si­na­do en Ol­ta, es­ca­pó ha­cia Cór­do­ba y se que­dó por las Sie­rras Chi­cas, siem­pre con el te­mor de que die­ran con él. Se ca­só con una cor­do­be­sa y, al cre­cer, sus hi­jos se fue­ron unien­do a las co­rre­rías.

Har­to ya de las de­nun­cias, el co­mi­sa­rio pa­gó a un de­la­tor y cuan­do su­po con cer­te­za dón­de ata­ca­rían, dis­pu­so to­do pa­ra caer so­bre ellos; no tu­vie­ron suer­te en prin­ci­pio, pues los cua­tre­ros eran real­men­te du­chos con el cu­chi­llo, la ca­ra­bi­na y los ca­ba­llos; se les es­ca­pa­ron, ga­nan­do cier­ta ven­ta­ja, y con­si­guie­ron to­mar aque­lla cor­ni­sa en que se con­ver­tía la que­bra­da, pen­san­do pa­sar a las Sie­rras Gran­des.

Pe­ro ha­bía llo­vi­do to­rren­cial­men­te por esos días, y, aun­que lle­va­ban ven­ta­ja a la pa­tru­lla, se die­ron con que un des­pren­di­mien­to de ro­cas –tan co­mún en nues­tras sie­rras– ha­bía cor­ta­do la sa­li­da. ¿Adón­de ir en­ton­ces? In­ten­ta­ron tre­par a pie la mon­ta­ña, pe­ro les fue im­po­si­ble a cau­sa del mal es­ta­do del te­rreno, y no po­dían ba­jar, pues la caí­da era a pi­que y de mu­chos me­tros.

Cuan­do la po­li­cía los al­can­zó, los in­ti­mó a en­tre­gar­se y lue­go de un si­len­cio en que se los vio dis­cu­tir en­tre ellos, el pa­dre se qui­tó el pa­ñue­lo del cue­llo, le cu­brió los ojos a su ca­ba­llo y se lan­zó al va­cío. Lue­go de un mo­men­to de du­da, sus hi­jos lo si­guie­ron, de­jan­do asom­bra­dos a los hom­bres de la pa­tru­lla.

Du­ran­te años creí­mos a pie jun­ti­llas aque­lla his­to­ria, pe­ro cuan­do cre­ci­mos, con Eduardo co­men­za­mos a pre­gun­tar­nos cuán­to ha­bía de ver­dad en ella. No pu­di­mos con­fir­mar los he­chos, aun­que al­gu­nos creían re­cor­dar el epi­so­dio. Lle­ga­mos a la con­clu­sión de que de­bía ser una de esas le­yen­das que pa­san de fa­mi­lia en fa­mi­lia, de pue­blo en pue­blo, re­cor­da­da pe­ro nun­ca ve­ri­fi­ca­da.

Sin em­bar­go, tiem­po des­pués, un ami­go con quien com­par­tía el gus­to por las re­vis­tas vie­jas, en­con­tró un pe­rió­di­co de Cór­do­ba don­de el su­ce­so era no­ti­cia. Sien­do muy jo­ven, me de­lei­té en la lec­tu­ra, le con­té cuán­tos años es­tu­vi­mos bus­can­do con mi her­mano la con­fir­ma­ción de aquel he­cho, pe­ro no to­mé no­ta del nom­bre de la pu­bli­ca­ción, ni de la fe­cha, tam­po­co del ape­lli­do de los im­pli­ca­dos. O qui­zá la to­mé y que­dó per­di­da en esos cua­der­nos que lle­na­ba des­or­de­na­da­men­te de da­tos y tí­tu­los de li­bros que se me tras­pa­pe­la­ron cuan­do nos mu­da­mos a la ciu­dad.

Su­ge­ren­cias: Con­se­guir el li­bro Chi­rino y los gau­chos del 900 de­trás de las Sie­rras Gran­des, de Car­men Iris de León: tie­ne varios “re­la­tos de hom­bres bra­vos”. Re­leer a Eduardo Gu­tié­rrez. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.