La prin­ce­sa de Po­me­ra­nia I

El ves­ti­do de Ca­ta­li­na era de bro­ca­do con hi­los de oro y pla­ta y bor­da­do con pie­dras pre­cio­sas. La bo­da du­ró diez días.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Ca­ta­li­na la Gran­de, em­pe­ra­triz de Ru­sia, fue una de esas mu­je­res que ha­cen his­to­ria. Era cul­ta, po­lí­glo­ta y au­daz. Tu­vo amis­tad con los gran­des pen­sa­do­res de su épo­ca y en­fren­tó al pa­pa­do y al rey de Es­pa­ña, aco­gien­do a los je­sui­tas en la épo­ca de su ex­pul­sión.

Pe­ro an­tes de eso, fue aman­te de prín­ci­pes y cons­pi­ra­do­res y de­rro­có al zar, su ma­ri­do.

Na­ció en Po­me­ra­nia (Po­lo­nia) el 2 de ma­yo de 1729 y la bau­ti­za­ron So­fía. Era hi­ja de un prín­ci­pe ale­mán y no fue bien re­ci­bi­da, pues se es­pe­ra­ba un va­rón, así que la de­ja­ron en ma­nos de ser­vi­do­res has­ta los ocho años, cuan­do con­tra­ta­ron a una ins­ti­tu­triz fran­ce­sa.

La ins­ti­tu­triz −Ba­bet− era bo­ni­ta, in­te­li­gen­te y cul­ta; cap­tó la fal­ta de afec­to que su­fría la ni­ña y asu­mió el pa­pel de edu­ca­do­ra y de ma­dre. Cuan­do So­fía era ado­les­cen­te, una sir­vien­ta de­la­tó el ca­ri­ño que te­nía la prin­ce­sa por Ba­bet, y su ma­dre la des­pi­dió de in­me­dia­to.

La ven­gan­za de So­fía fue se­du­cir al jo­ven prín­ci­pe Luis, her­mano me­nor de su ma­dre, que pro­fun­da­men­te enamo­ra­do de ella, le pi­dió ma­tri­mo­nio, con­tra­rian­do los pla­nes de la fa­mi­lia, que que­ría ca­sar­la con el he­re­de­ro de la za­ri­na Isa­bel de Ru­sia: su so­brino Pe­dro.

La jovencita se ven­gó de los pa­dres di­cién­do­les lo que ha­bía su­ce­di­do con su tío, pe­ro su ma­dre de­ci­dió ade­lan­tar el com­pro­mi­so.

El via­je a Ru­sia fue lar­go y ac­ci­den­ta­do: el tri­neo en que via­ja­ban ca­yó a un la­go con­ge­la­do y fue­ron res­ca­ta­das por un ofi­cial de la es­col­ta, un jo­ven apues­to y va­lien­te lla­ma­do Or­lov, quien años des­pués ten­dría un pa­pel im­por­tan­te en la vi­da política y amo­ro­sa de la prin­ce­sa de Po­me­ra­nia.

Al lle­gar a San Pe­ters­bur­go, So­fía tu­vo una enor­me de­silu­sión: el pro­me­ti­do aún ju­ga­ba con sol­da­di­tos de plo­mo, era bas­tan­te feo, en­clen­que, tor­pe y me­dio de­for­me.

Pre­pa­rán­do­la pa­ra la bo­da, le die­ron el nom­bre de Ca­ta­li­na, tu­vo que es­tu­diar el idio­ma ru­so y le im­pu­sie­ron las cos­tum­bres de la cor­te. La za­ri­na es­pe­ra­ba que la jo­ven le die­ra un he­re­de­ro pa­ra al trono.

La bo­da se ce­le­bró en 1745 y asis­tie­ron to­das las co­ro­nas de Eu­ro­pa, tras­la­da­dos en do­ce­nas de bar­cos a tra­vés del río Ne­va.

El ves­ti­do de Ca­ta­li­na era de bro­ca­do con hi­los de oro y pla­ta y bor­da­do con in­fi­ni­dad de pie­dras pre­cio­sas. La fies­ta du­ró diez días con cenas, tea­tro, bai­les po­pu­la­res, fue­gos de ar­ti­fi­cio y gran ale­gría del pue­blo, que fes­te­ja­ba en las ca­lles.

El ma­tri­mo­nio en­tre ellos fue un ver­da­de­ro desas­tre: Pe­dro era acom­ple­ja­do y en­fer­mi­zo, y aun­que no con­su­mó el ma­tri­mo­nio, pro­pu­so a Ca­ta­li­na que par­ti­ci­pa­ra en or­gías secretas. La za­ri­na los des­cu­brió, des­te­rró a los cor­te­sa­nos y en­tre­gó a los jó­ve­nes prín­ci­pes a un ma­tri­mo­nio que los man­tu­vo ais­la­dos por varios años.

Sin em­bar­go, Ca­ta­li­na no per­dió el tiem­po; se pu­so a es­tu­diar y ad­qui­rió una enor­me cul­tu­ra, pues ade­más de in­te­li­gen­te, dis­fru­ta­ba mu­cho de la lec­tu­ra.

El tiem­po pa­só y ocho años des­pués de la bo­da, a pe­sar de que los jó­ve­nes com­par­tían el dor­mi­to­rio, Isa­bel com­pren­dió que el he­re­de­ro que es­pe­ra­ba no lle­ga­ría y co­mo no era mu­jer de acep­tar los de­sig­nios de los dioses, sino de im­po­ner el ca­pri­cho de los hu­ma­nos, de­ci­dió en­con­trar so­lu­ción al pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.