Pri­sio­ne­ras de la his­to­ria

En la Ar­gen­ti­na siem­pre hu­bo mu­je­res in­vo­lu­cra­das tan­to en los triun­fos de la gue­rra co­mo en las de­rro­tas po­lí­ti­cas.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos, los te­mas his­tó­ri­cos −can­ta­dos, ri­ma­dos, con­ta­dos, en tea­tro, en pin­tu­ra, en mú­si­ca o co­mo te­ma fun­da­cio­nal de paí­ses y re­li­gio­nes−, han pre­do­mi­na­do en el gus­to de la gen­te. Po­de­mos nom­brar obras su­bli­mes, co­mo al­gu­nas de Sha­kes­pea­re, de Mar­gue­ri­te Your­ce­nar, de Ro­bert Gra­ves, de Pérez Re­ver­te y Um­ber­to Eco.

O las pro­duc­cio­nes más mo­des­tas, las que re­la­tan los su­ce­di­dos de nues­tro pue­blo na­tal.

Ha­ce unos días he re­leí­do un li­bro que me­re­ce ser res­ca­ta­do de en­tre mu­chos de dis­tin­tos gé­ne­ros que apa­re­cie­ron jun­to con él. Se ti­tu­la Pri­sio­ne­ras de la His­to­ria; su au­tor es Mar­ce­lo La Ro­sa, quien to­ma mu­je­res que pa­sa­ron por la his­to­ria ar­gen­ti­na y da una vuel­ta de tuer­ca ha­cia las cir­cuns­tan­cias de sus vi­das y mo­ti­va­cio­nes.

En el pró­lo­go de la obra, el au­tor ha­bla de su pre­di­lec­ción por el gé­ne­ro, y, aun­que lo ubi­que­mos le­jos de la plé­ya­de de au­to­ras de es­tos úl­ti­mos años, ha he­cho un ex­ce­len­te tra­ba­jo. Si lo en­cuen­tran en un es­ca­pa­ra­te, o en una li­bre­ría de usa­dos, les re­co­mien­do leer la in­tro­duc­ción, ya que en ella ex­pli­ca el por­qué eli­gió de­ter­mi­na­das per­so­na­li­da­des o eta­pas de nues­tra his­to­ria, y lo fun­da­men­ta con mu­cha so­li­dez.

Así, nos re­la­ta his­to­rias que van des­de las in­va­sio­nes in­gle­sas a la gue­rra con el Pa­ra­guay, to­man­do mu­je­res de to­das las cla­ses so­cia­les, in­vo­lu­cra­das de una u otra ma­ne­ra, tan­to en los triun­fos de la gue­rra co­mo en las de­rro­tas po­lí­ti­cas, sin ol­vi­dar aque­llas que que­da­ron co­mo rehe­nes de las cir­cuns­tan­cias –tal los ca­sos de Mar­ga­ri­ta Weild y de Elisa Lynch–, y las que fue­ron más allá de sus lí­mi­tes.

Di­ce la con­tra­ta­pa: “Es­to tra­ta de có­mo las mu­je­res han su­fri­do las vi­ci­si­tu­des de la his­to­ria, y de có­mo es­to mis­mo ha afec­ta­do a los va­ro­nes.” Y en el pró­lo­go, el au­tor re­fle­xio­na: “Siem­pre he pen­sa­do que el ti­po de re­la­ción que se es­ta­ble­ce en­tre hom­bre y mu­jer ter­mi­na sien­do el mo­tor de la so­cie­dad”.

Mu­chos lec­to­res de­jan de la­do la in­tro­duc­ción de un li­bro. No lo ha­gan en es­te ca­so, ya que fun­da­men­ta per­so­nal e his­tó­ri­ca­men­te el li­bro, y por­que nos da las cla­ves pa­ra ubi­car a sus per­so­na­jes.

Mar­ce­lo La Ro­sa es un hom­bre de pro­sa no­ta­ble, su vi­sión del al­ma fe­me­ni­na es de ad­mi­rar, y sus cuen­tos son real­men­te in­tere­san­tes. No só­lo es una atrac­ti­va lec­tu­ra pa­ra quie­nes aman el gé­ne­ro, sino tam­bién pa­ra cual­quier lec­tor in­tere­sa­do en ahon­dar en la his­to­ria por sí mis­ma.

¿Quién pue­de ne­gar­se a in­da­gar en mu­je­res que se es­con­den ba­jo tí­tu­los co­mo “Sa­tur­ni­na y las com­plo­ta­das”; “Ca­ta­li­na y las en­claus­tra­das”; “Ani­ta y las viu­das”; “María Lo­re­to, la espía”…?

Yo no pu­de y creo que mu­chos no po­drán re­sis­tir una his­to­ria que co­mien­za con la fra­se: “Allí es­ta­ban, al­re­de­dor del fé­re­tro del hom­bre ase­si­na­do. To­das ellas de ne­gro”. O bien: “El fuer­te de Bue­nos Ai­res no era el lu­gar más ade­cua­do pa­ra una jo­ven co­mo ella”. En fin, tra­ten de en­con­trar­lo: es in­tere­san­te, es­tá bien es­cri­to y me atra­jo la di­ver­si­dad de si­tua­cio­nes que ha po­di­do desa­rro­llar siem­pre con es­tas his­to­rias ca­si des­co­no­ci­das, de mu­je­res –ca­si to­das ellas– muy co­no­ci­das.

Su­ge­ren­cias: 1) Bus­car el li­bro Pri­sio­ne­ras de la His­to­ria en in­ter­net o en li­bre­rías de usa­dos; 2) Con­se­guir bio­gra­fías de sus protagonistas y com­pa­rar las his­to­rias. 3) En el ca­nal de ca­ble Vol­ver es­tán pa­san­do Pam­pa bár­ba­ra; un filme di­ri­gi­do por Lu­cas De­ma­re y Hu­go Fre­go­ne­se, so­bre guión de Ho­me­ro Man­zi. Es una pe­lí­cu­la muy vie­ja, pe­ro va­le la pe­na. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.