Ha­cer­nos in­vi­si­bles

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR RAÚL G. KOFFMAN Psi­có­lo­go, Ro­sa­rio, San­ta Fe. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rumbosdigital.com

La in­vi­si­bi­li­dad es un sue­ño de la hu­ma­ni­dad. Mi­rar sin ser vis­to, ser in­vi­si­ble en una reunión pa­ra es­cu­char lo que “real­men­te” se di­jo o con­tro­lar sin que el con­trol sea evi­den­te, son al­gu­nas de sus for­mas. Pe­ro no es una im­po­si­bi­li­dad.

¿Al­gu­nos ejem­plos? Quie­nes ven­den dro­gas no siem­pre son ven­de­do­res vi­si­bles. Pe­ro no siem­pre por­que se ocul­ten sino por inesperados. ¿Es­pe­ra­ría us­ted que un ju­bi­la­do de su ba­rrio, a quien us­ted co­no­ce des­de siem­pre, ven­da dro­ga? No se tra­ta de un “kios­co” o al­guien re­co­no­ci­ble por su as­pec­to. Lo ha­ce al­guien que us­ted nun­ca es­pe­ra­ría que lo ha­ga. El ven­de­dor y la ven­ta se han in­vi­si­bi­li­za­do.

En la gue­rra de Orien­te Me­dio al­guien lle­va una bom­ba ba­jo sus ro­pas. Pue­de ser un hom­bre, una mu­jer o un ni­ño; to­dos vis­ten nor­mal­men­te. No es un sol­da­do con uni­for­me y ar­ma en mano. Pue­de ser cual­quie­ra (o nin­guno). El enemi­go se ha in­vi­si­bi­li­za­do an­te sus ojos.

A ve­ces las es­ta­dís­ti­cas mien­ten, o no exis­ten. Us­ted nun­ca po­drá sa­ber la gra­ve­dad de un pro­ble­ma si no cuen­ta con los da­tos pre­ci­sos. La gra­ve­dad de una si­tua­ción tam­bién pue­de in­vi­si­bi­li­zar­se.

En al­gu­nas fa­mi­lias hay da­tos que cir­cu­lan por ca­rri­les muy ex­clu­si­vos. Cier­tos miem­bros de­ci­den ocul­tar ocul­tar in­for­ma­ción im­por­tan­te a sus fa­mi­lia­res, y así se la in­vi­si­bi­li­za jun­to a tan­tas otras si­tua­cio­nes.

Los es­pías, por su la­do, pa­re­cen sa­ber có­mo es­cu­char y ver (fi­nal­men­te sa­ber) sin que el in­tere­sa­do se en­te­re. “El ar­te de la gue­rra se fun­da en el en­ga­ño”, afir­man. Es que ser in­vi­si­ble per­mi­te ha­cer­le creer al otro que es inex­pug­na­ble y que tie­ne el con­trol de la si­tua­ción. De allí aque­lla fra­se que di­ce “Nun­ca odies a tus enemi­gos, pues afec­ta­rá tu ra­zón”. Su­ce­de que el odio se ha­ce vi­si­ble en el ac­to de odiar y se pier­de el con­trol. Y tam­bién la in­vi­si­bi­li­dad.

Hay otro mo­do de la in­vi­si­bi­li­dad que re­sul­ta más inocen­te. Si us­ted no cree en al­go (o no cree que sea po­si­ble), las pro­ba­bi­li­da­des de que su­ce­da pa­ra us­ted se­rán ce­ro. Y cuan­do su­ce­da, le re­sul­ta­rá di­fí­cil acep­tar­lo sim­ple­men­te por­que no lo cre­yó po­si­ble. Se­gu­ra­men­te di­rá: “¡No, im­po­si­ble!” o “no te pue­do creer”. En es­te ca­so no po­drá acu­sar a na­die de ocul­ta­mien­to. Us­ted so­li­to lo in­vi­si­bi­li­zó con su inocen­cia.

Ocul­tar una in­ten­ción, cier­ta­men­te, es un in­ten­to por in­vi­si­bi­li­zar­la. Al­gu­nas per­so­nas más des­con­fia­das no se­rán víc­ti­mas de es­te ac­to de ma­gia. Has­ta lle­ga­rán a acu­sar de “dis­fra­zar” las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes. So­bre to­do si el ocul­ta­mien­to vie­ne acom­pa­ña­do de fun­da­men­ta­cio­nes con­fu­sas o li­mos­nas de­ma­sia­do ge­ne­ro­sas.

La in­vi­si­bi­li­dad da po­der y su con­di­ción con­tra­ria −la ex­po­si­ción− tie­ne los be­ne­fi­cios del re­co­no­ci­mien­to o los per­jui­cios de la des­ca­li­fi­ca­ción. Us­ted eli­ge. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.