Jó­ve­nes hi­per­ten­sos

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. CAR­LOS BRUNO Car­dió­lo­go - Director de edu­ca­ción mé­di­ca con­ti­nua de Swiss Me­di­cal Group.

Ca­da vez más ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes pre­sen­tan ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer hi­per­ten­sión. Se­gún el es­tu­dio RE­NA­TA (Re­gis­tro Na­cio­nal de Hi­per­ten­sión Ar­te­rial), la pre­va­len­cia de es­te pro­ble­ma en la Ar­gen­ti­na es de 33,5% y los ca­sos au­men­tan con la edad, lle­gan­do a cer­ca del 70% en ma­yo­res de 65 años, y si se rea­li­za­ra un re­le­va­mien­to en mu­je­res pos­me­no­páu­si­cas, lle­ga­rían al 50% de­bi­do a la dis­mi­nu­ción de es­tró­ge­nos y pro­ges­te­ro­na.

En lo que res­pec­ta a los me­no­res de 35 años, la hi­per­ten­sión tam­bién es un he­cho. Si bien años atrás veía­mos ca­sos de hi­per­ten­sión ju­ve­nil co­mo con­se­cuen­cia de en­fer­me­da­des re­na­les, en la ac­tua­li­dad, en­tre el 3% y el 5% de los ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes pue­den pa­de­cer hi­per­ten­sión a cau­sa de há­bi­tos de vi­da inade­cua­dos co­mo el se­den­ta­ris­mo y la obe­si­dad. Tam­po­co de­be­mos de­jar de la­do la con­se­cuen­cia del con­su­mo de dro­gas de adicción en epi­so­dios agu­dos de pre­sión al­ta.

El al­cohol es la dro­ga más usa­da y una de las más pe­li­gro­sas ya que, en vo­lú­me­nes al­tos, tam­bién es­tá li­ga­da a la hi­per­ten­sión, al igual que el há­bi­to de fu­mar, que es un fac­tor agra­van­te de es­ta en­fer­me­dad y al­go ne­fas­to pa­ra to­do el ár­bol ar­te­rial.

Otra cau­sa de hi­per­ten­sión ju­ve­nil es el fac­tor he­re­di­ta­rio. De­be­mos pres­tar aten­ción a ni­ños y jó­ve­nes cuan­do al­guno de los pa­dres es hi­per­ten­so y, más aún, cuan­do lo son am­bos; y con­sul­tar de ma­ne­ra pre­coz al pe­dia­tra. El con­trol de la hi­per­ten­sión pue­de re­du­cir la in­ci­den­cia del ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar has­ta en un 40% de los ca­sos, el in­far­to de mio­car­dio en un 25% y la in­su­fi­cien­cia car­día­ca tam­bién pue­de dis­mi­nuir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

Una de las me­di­das más im­por­tan­tes pa­ra evi­tar la hi­per­ten­sión es dis­mi­nuir el con­su­mo de sal y lle­var un pe­so ade­cua­do. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­mien­da con­su­mir 5 g dia­rios, aun­que en la Ar­gen­ti­na el pro­me­dio de in­ges­ta es de 11,2 g. Un hi­per­ten­so diag­nos­ti­ca­do, en ge­ne­ral, no pue­de to­mar más de 2 g de sal por día.

¿Otras me­di­das de pre­ven­ción? Lle­var a ca­bo una die­ta ba­sa­da en fru­tas y ver­du­ras y dis­mi­nuir el con­su­mo de co­mi­da cha­ta­rra, rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar, mo­de­rar el con­su­mo de al­cohol, ca­fé y be­bi­das ca­fei­na­das. La prác­ti­ca de yo­ga tam­bién re­sul­ta be­ne­fi­cio­sa.

Las to­mas pe­rió­di­cas de pre­sión son im­por­tan­tes en to­das las eda­des y en los jó­ve­nes con sos­pe­cha. La pre­sión ar­te­rial ade­cua­da tie­ne que es­tar en el or­den de los 120/80. En ni­ños se de­be de con­sul­tar a las ta­blas di­se­ña­das por per­cen­til.

Cuan­do la pre­sión ar­te­rial ele­va­da no res­pon­da al tra­ta­mien­to hi­gié­ni­co die­té­ti­co, se re­cu­rri­rá al tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co, que cuen­ta con un am­plio ar­se­nal te­ra­péu­ti­co y, si se ma­ne­ja con cui­da­do, ha­bi­tual­men­te no pre­sen­ta efec­tos ad­ver­sos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.