Vi­vir en los ex­tre­mos

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR RAÚL G. KOFFMAN Psi­có­lo­go, Ro­sa­rio, San­ta Fe. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rumbosdigital.com

Su­pon­ga­mos por un mo­men­to, que us­ted es­tá subido so­bre un péndulo que os­ci­la. Y tam­bién que en los ex­tre­mos del péndulo co­lo­ca­mos pa­res opues­tos de ideas. Por ejem­plo: "te­me­ro­so-te­me­ra­rio", "mie­do a la con­fron­ta­ción-de­cir lo que vie­ne en ga­na", “im­po­ten­cia-om­ni­po­ten­cia”, o “siem­pre me equi­vo­co-los otros vi­ven equi­vo­cán­do­se”.

Lo que sa­be­mos es que us­ted, subido al péndulo, se­gún el lu­gar en el que se en­cuen­tre, sen­ti­rá, pen­sa­rá y ac­tua­rá de ma­ne­ra di­fe­ren­te. To­me­mos el pri­mer ejem­plo. En el po­lo “te­me­ro­so”, us­ted de­du­ci­rá que cual­quier obs­tácu­lo se­rá más0s po­de­ro­so que us­ted. Sen­ti­rá te­mor y has­ta se des­ca­li­fi­ca­rá “con fun­da­men­tos”. Los ries­gos se­rán eva­lua­dos co­mo má­xi­mos y ob­via­men­te in­hi­bi­rá cual­quier ac­ción. En el po­lo con­tra­rio (el “te­me­ra­rio”), no ha­brá te­mor, los ries­gos se­rán mi­ni­mi­za­dos, se sen­ti­rá in­vul­ne­ra­ble y ac­tua­rá con con­fian­za y se­gu­ri­dad.

El fa­mo­so “pun­to me­dio”, por su par­te, tam­bién lo sa­be­mos, es vir­tual. Es más un ideal que una po­si­bi­li­dad. Co­mo to­do es­tá en per­ma­nen­te mo­vi­mien­to, un “su­pues­to” pun­to me­dio es una uto­pía. El equi­li­brio es una cons­truc­ción co­ti­dia­na, no un es­ta­do per­ma­nen­te. Ade­más, ca­da per­so­na sien­te ma­yor o me­nor con­fian­za an­te di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes, fa­ci­li­da­des pa­ra en­fren­tar al­gu­nas y di­fi­cul­ta­des pa­ra otras (las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des). Na­die es per­fec­to, se sue­le de­cir.

Sa­be­mos tam­bién que quie­nes ha­bi­tan los po­los evalúan y sien­ten cual­quier mí­ni­mo mo­vi­mien­to, co­mo un em­pu­jón sin con­trol ha­cia el otro ex­tre­mo. Así, en el po­lo te­me­ro­so, a un mí­ni­mo mo­vi­mien­to se lo in­ter­pre­ta co­mo irre­fle­xi­vo, co­mo un “ha­cer sin pen­sar”. Y, créa­se o no, es­tas per­so­nas has­ta te­men vol­ver­se te­me­ra­rias, una po­si­bi­li­dad ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble. Y to­do con to­tal con­ven­ci­mien­to. En el po­lo te­me­ra­rio, en tan­to, al­gu­na pro­pues­ta de pos­ter­ga­ción es eva­lua­da co­mo in­ne­ce­sa­ria. Quie­nes así sien­ten, con­clui­rán que no son ton­tos, que no los de­jan ser fe­li­ces y au­tó­no­mos y que los otros in­ten­tan “me­ter­les mie­do”.

En ca­da uno de los po­los, las ideas son ex­tre­mas y ce­rra­das al cues­tio­na­mien­to; ca­si ab­so­lu­tas. Quie­nes ha­bi­tan los ex­tre­mos, tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra pen­sar en los me­dios por­que creen que el mo­vi­mien­to no pue­de de­te­ner­se más que en el otro ex­tre­mo. Por eso el mo­vi­mien­to es sen­ti­do co­mo ver­ti­gi­no­so, en un ca­so, y co­mo in­ne­ce­sa­rio, en el otro. Por eso lo re­cha­zan. ¿Una pro­pues­ta po­si­ble? Cons­truir el me­dio vir­tual has­ta que se ha­ga más real, vi­vi­ble y so­por­ta­ble. Y con to­das las di­fi­cul­ta­des que su­po­ne sa­car a al­guien de su zo­na de se­gu­ri­dad y co­mo­di­dad. Zo­na de se­gu­ri­dad, por lo co­no­ci­do y fa­mi­liar que re­sul­ta. Y zo­na de co­mo­di­dad, jus­ta­men­te, por la mis­ma ra­zón. ¡O us­ted creía que ba­jar a las per­so­nas mon­ta­das so­bre los pén­du­los era una ta­rea fá­cil! •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.