La fi­lo­so­fía del cie­lo

La Voz del Interior - Rumbos - - Contame Una Historia Staff - NATALIA MO­RÁN LA CA­LE­RA, CÓR­DO­BA

¿Có­mo es que el cie­lo es de to­dos? ¿Có­mo es que sien­do de to­dos no es de na­die? Allá, tan arri­ba pe­ro tan cer­ca, el cie­lo me ha­ce pen­sar que aun es­tan­do a la vis­ta de to­dos, só­lo yo lo pue­do ver­lo co­mo lo veo. A ve­ces creo que es­tá ahí pa­ra que ca­da uno vea en él lo que ne­ce­si­ta ver, o sien­ta lo que ne­ce­si­ta sen­tir.

Me he pues­to a pen­sar qué que­rrá de­cir­nos cuan­do cam­bia, ca­si tan­to co­mo nues­tras emo­cio­nes.

Se lo pue­de ver to­tal­men­te ce­les­te o col­ma­do de nu­bes eté­reas, flo­tan­do, di­ná­mi­cas, for­man­do fi­gu­ras di­fe­ren­tes pa­ra ca­da par de ojos.

Se­gún el día, nos en­vía una le­ve bri­sa o un fuer­te vien­to que­rien­do re­fres­car­nos, re­no­var­nos. En ocasiones, tam­bién nos ba­ña con su llu­via, co­mo un llan­to, sin sa­ber si es de pe­na o ce­le­bra­ción.

Po­de­mos no­tar que an­da­mos con suer­te cuan­do nos ben­di­ce de­co­rán­do­se con una ban­da mul­ti­co­lor, co­mo si se es­tu­vie­ra vis­tien­do de fies­ta (en ca­sa le de­ci­mos ar­coi­ris).

Po­ne a prue­ba nues­tra va­len­tía arro­ján­do­nos pie­dras o ru­gien­do a vi­va voz. Pe­ro lue­go, por las no­ches, se com­pa­de­ce y nos en­tre­ga mi­llo­nes de es­tre­llas pa­ra sen­tir que no es­ta­mos so­los, aun si lo con­tem­pla­mos en so­le­dad.

¡Có­mo he po­di­do de­jar­los pa­ra el úl­ti­mo! Si co­mo aman­tes des­en­con­tra­dos vi­ven en él la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.