Pe­que­ños con pro­ble­mas gran­des

La ni­ñez no siem­pre es un cuen­to de ha­das, el in­som­nio, la de­pre­sión y el es­trés de­ri­va­do por la com­pe­ti­ti­vi­dad y las exi­gen­cias de la ru­ti­na pue­den afec­tar la vi­da de una per­so­na a una edad muy temprana y traer gra­ves com­pli­ca­cio­nes tan­to men­ta­les co­mo f

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEI­LA SUCARI ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

La in­fan­cia no es un cuen­to de ha­das don­de to­do es ale­gría y co­lo­res. El in­som­nio, la de­pre­sión y el es­trés afec­tan ca­da vez a más chi­cos, so­bre to­do en las ciu­da­des. ¿Por qué su­ce­de? ¿De qué ma­ne­ra se pue­de evi­tar? ¿Có­mo ayu­dar a nues­tros hi­jos cuan­do pa­san por una eta­pa así?

Un gru­po de ni­ños jue­ga en un te­rreno bal­dío con una pe­lo­ta des­in­fla­da. Tie­nen la ro­pa cu­bier­ta de pol­vo, los pan­ta­lo­nes ro­tos y los pies des­cal­zos. Son in­mi­gran­tes re­fu­gia­dos, aca­ban de co­no­cer­se y es­tán de pa­so en un cam­pa­men­to. A su al­re­de­dor, el mun­do pa­re­ce des­plo­mar­se. El ham­bre, la gue­rra y la muer­te ace­chan por to­das par­tes. Sin em­bar­go, ellos jue­gan. Un par de pie­dri­tas pue­den trans­for­mar­se en un te­so­ro y un agu­je­ro ne­gro en la tie­rra es el pa­sa­di­zo a un uni­ver­so pa­ra­le­lo. “To­do es ce­re­mo­nia en el jar­dín sal­va­je de la in­fan­cia”, es­cri­bió Pa­blo Ne­ru­da.

Aso­cia­mos la in­fan­cia al sue­ño pro­fun­do, la ale­gría, el jue­go y el asom­bro apa­sio­na­do del mun­do. Sin em­bar­go, no siem­pre es así. Un chi­co pue­de vi­vir en el peor de los es­ce­na­rios y con­ser­var la vi­ta­li­dad. Otro pue­de es­tar ro­dea­do de al­moha­do­nes, ju­gue­tes y pa­dres ca­ri­ño­sos y es­tar tris­te, des­ga­na­do y ner­vio­so. Ca­da vez son más las con­sul­tas por ca­sos de ni­ños con pro­ble­mas que, has­ta ha­ce po­co, eran con­si­de­ra­dos tras­tor­nos de adul­tos. “En la ac­tua­li­dad, el es­trés se da a eda­des ca­da vez más tem­pra­nas”, di­ce el psi­quia­tra in­fan­til Mario Val­di­via Pe­ral­ta. “Hay va­rias cau­sas, pe­ro en­tre ellas se cuen­ta la ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad y que las me­tas de vi­da que son muy exi­gen­tes”. “Mu­chos chi­cos son en­via­dos a te­ra­pia por re­co­men­da­ción de la es­cue­la”, agre­ga la psi­có­lo­ga Adriana Martínez de la Fun­da­ción Tiem­po. “Su­ce­de que pre­sen­tan con­duc­tas atí­pi­cas a la ni­ñez: que­dar­se dor­mi­dos en cla­se, preo­cu­par­se ex­ce­si­va­men­te, no po­der dor­mir o te­ner an­gus­tias reite­ra­das. En ge­ne­ral sue­le ha­ber di­fi­cul­ta­des en la or­ga­ni­za­ción, con­ten­ción y trans­mi­sión de se­gu­ri­dad por par­te de los pa­pás o adul­tos a car­go. La res­pon­sa­bi­li­dad siem­pre es de los adul­tos, no en el sen­ti­do de la cul­pa ya que ha­ce­mos lo que po­de­mos y la per­fec­ción no exis­te, pe­ro sí en dar­les los me­dios a nues­tros hi­jos pa­ra que es­tén me­jor y eso se da a tra­vés de la pa­cien­cia, el diá­lo­go, el ca­ri­ño y, en al­gu­nos ca­sos, la eva­lua­ción pro­fe­sio­nal”.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, el es­trés en la ni­ñez pro­du­ce al­tos ries­gos pa­ra la sa­lud: un ne­ne es­tre­sa­do tie­ne ma­yor ries­go a su­frir pro­ble­mas car­dio­me­ta­bó­li­cos, ar­te­rios­cle­ro­sis y dia­be­tes ti­po 2. "La pre­ven­ción temprana pue­de ser una bue­na ma­ne­ra de re­du­cir es­tos efec­tos da­ñi­nos", di­ce Ash­ley Win­ning, mé­di­ca in­ves­ti­ga­do­ra. “An­tes se pen­sa­ba que el es­trés afec­ta­ba lo psi­co­ló­gi­co, pe­ro hoy sa­be­mos que tam­bién afec­ta lo fí­si­co", afir­ma el psi­có­lo­go Fe­li­pe Le­can­ne­lier.

Una se­pa­ra­ción vio­len­ta de los pa­dres, el na­ci­mien­to ines­pe­ra­do de un her­ma­ni­to, la muer­te de un ser que­ri­do, la so­bre­xi­gen­cia o los con­flic­tos de so­cia­bi­li­za­ción en la es­cue­la pue­den ser de­to­nan­tes pa­ra que los ni­ños em­pie­cen a te­ner pro­ble­mas de in­som­nio, de­pre­sión y an­sie­dad. Es­to no sig­ni­fi­ca que, fren­te a una reali­dad ad­ver­sa, ne­ce-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.